Mostrando entradas con la etiqueta Literatura. Historia.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Literatura. Historia.. Mostrar todas las entradas

viernes, 16 de diciembre de 2011

CURIOSIDADES SOBRE “TERTULIAS DE INVIERNO EN CHINCHON”.


El 2 de septiembre de 2008, ver enlace:


os contaba algunos datos sobre esta publicación de la que es autor Antonio Valladares Sotomayor. Hoy os quiero contar cómo llegué a dar con estos libritos. 
Encontré la referencia a este libro por casualidad. A la sorpresa le siguió la curiosidad. Entré en internet, y posiblemente por mi poca pericia en el medio, mi búsqueda fue infructuosa.
El siguiente paso fue dirigirme a la Biblioteca Nacional, donde me informaron que el libro no estaba en sus fondos, pero me facilitaron datos concretos de su existencia en la Biblioteca de Historia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Posteriormente, encontré en internet la existencia de otros ejemplar en la Biblioteca del Mosteiro de Poio en Galicia.
Como en la Enciclopedia se decía que las “Tertulias” era un interesante documento de la época, pensé que allí podría encontrar datos interesantes de la vida política, social y cultural de Chinchón referidos al primer tercio del siglo XIX, me dirigí al C.S.I.C. donde la directora de la biblioteca me dio toda clase de facilidades y se ofreció personalmente a localizar los libros, que aunque están catalogados, estaban pendientes de colocación definitiva en los fondos de la biblioteca.

“Tertulias de Invierno en Chinchón” es una obra que consta de cuatro tomos. Su tamaño es de 16 centímetros de alto por 10 de ancho y cada uno tiene unas 220 páginas. Los dos primeros están editados en el año 1815, el primero, por la imprenta de D. Francisco de la Parte, y el segundo, por la imprenta de la Viuda de Vallín.
En los tomos 3.º y 4.º el título es Tertulias de Chinchón, están editados en el año 1820 e impresos en la imprenta de la Viuda de Aznar y se pusieron a la venta en las Librerías Vizcaíno, en la calle Concepción Gerónima y en la plazuela de Santo Domingo.
Los cuatro tomos están algo deteriorados, con tapas de cartón de color azul claro y lomos también de cartón marrón con el nombre del autor y el tomo en números romanos, con una especie de pegatina de cuero en que está grabado el título.
Estos ejemplares pertenecieron al académico gallego D. Armando Cotarelo Valledor, que nació en Vegadeo-Asturias en el año 1879 y murió en Madrid en el año 1950. En el tomo primero aparece un sello del librero-anticuario Luis Bardón.
El autor, Antonio Valladares de Sotomayor, dedica esta obra a D. Cayetano Miguel Manchón, al que agradece sus desvelos y sus enseñanzas, en recuerdo del miedo que pasaron juntos en Madrid los días 2 y 3 de mayo de 1808.
En la presentación de la obra nos cuenta que doña Elvira Samaniego, que por entonces contaba con 50 años, mujer que aún conservaba parte de la belleza de cuando tenía 20, enviudó de Don Segismundo -no indica apellido-que había profesado con éxito la jurisprudencia.
Decía don Segismundo que el letrado que perdiese un juicio debería quedar obligado a satisfacer al cliente los daños y perjuicios que le causasen, pues de este modo ni habría tantos litigios, ni tan malos abogados; y es que él jamás admitió la defensa de ningún litigio si no le canonizaba por justo la razón, por lo mismo, habiendo defendido tantos, no perdió ninguno.
Al morir su esposo le quedaron tres hijas, en edad de merecer, Nicasia, Dorotea y Polonia, y las cuatro mujeres guardaron luto en la Corte durante un año, llorando a tan ilustre marido y progenitor.
Nos cuenta el autor que la educación que don Segismundo dio a sus hijas fue correspondiente a la delicadeza de su conciencia, hizo que aprendieran a leer y a escribir, aquello con sentido y esto con buena ortografía, porque sin estas cualidades, es lo primero gruñir y lo segundo, pintar. Aprendieron gramática, historia sagrada y de la patria, mitología y los idiomas francés e italiano. Estudiaron música, tocando varios instrumentos y cantando con primor.
Pasado este año, la madre pensó que era ya hora de ofrecer a sus hijas una vida menos recluida y les propuso trasladarse a una casa que tenían en Chinchón, donde con su marido habían pasado tantos veranos. Las hijas aceptaron muy complacidas y las cuatro se trasladaron a esa casa, tan querida para doña Elvira, de la que su difunto esposo había sido el único arquitecto y director de la fábrica y que tenía una bella disposición y repartimiento de sus habitaciones y una preciosa distribución del terreno de un dilatado y frondoso jardín que tenía.
Cuando llegan al pueblo, a finales del otoño del año 1813, reciben numerosas visitas de sus familiares y amigos de la Corte, pero, sobre todo, son calurosamente acogidas por los vecinos, antiguos conocidos de sus estancias veraniegas.
Cuando ya están instaladas, a primeros del año 1814, reciben la visita del Señor Cura Párroco Selbor con su sobrino Baltasar, acompañados de D. Paulino que era joven, rico y filósofo, otro joven llamado Agustín y por don Gabriel Yer y doña Juliana Mezgo, que también era viuda.
El señor cura les propone celebrar, para hacer más llevaderas las largas noches de aquel invierno, unas tertulias para lo que encarga a cada uno de ellos preparen temas de interés, puesto que los acontecimientos del pueblo eran de escasa importancia.

Para no cansaros, ya os contaré, en otra ocasión, más curiosidades de las “Tertulias de Invierno en Chinchón”.

viernes, 24 de abril de 2009

LA CONFUSA MEMORIA DE UN NIÑO UN POCO RARO.

Fotografía de los soportales de la Plaza Mayor de Chinchón, tomada en el año 1950.
"Éramos tan pobres que no teníamos ni traumas. Entonces tampoco conocíamos la televisión, sólo algunas radios y las bicicletas de los niños ricos. En los días de fiesta grande, como las Navidades, se comía gallina en pepitoria; y jugábamos a la pídola - las niñas a la comba - y al rescatao en la plaza. No teníamos, tampoco, balones de reglamento hasta que no los regaló el chocolate Dulcinea completando la colección de jugadores de fútbol... Puchades, César, Olsen, Ben Barek - el negrito del atleti -, Juanito Alonso que era el portero del Real Madrid... tampoco nuestros padres tenían depresiones, porque sólo tenían tiempo para trabajar de sol a sol, ellos en el campo y ellas lavando en el tinajón a la intemperie aunque estuviese helando; entonces calentaban agua en un cubo de zinc para derretir la gruesa capa de hielo que se había formado en la superficie.


En el Patio de la Posada en la calle de Morata nº 5, actual Museo Etnológico.
Lo que sí teníamos, en invierno, eran sabañones... en las manos y en los pies... rojos, grandes y perdurables hasta que llegaba de la primavera. También teníamos una cartilla, cuando éramos más pequeños, y después el Catón que guardábamos en el cabás de cartón - nosotros decíamos cabaz - con un cuaderno de dos rayas, que nos tenía que durar todo el curso, un lápiz, un borrador y un sacapuntas.En los soportales de la plaza, frente a la tienda de Antero, cambiábamos los tebeos de "Roberto Alcazar y Pedrín", del "Guerrero del antifaz" y de "Hazañas bélicas". Los nuevos se compraban en el estanco de las "Quetis" de la calle de los Huertos y creo que costaban veinticinco céntimos, o sea, un real. Luego llegarían el "Jabato" y el "Capitán Trueno" con Crispín y Goliat.

Sentados junto a las columnas esperábamos pacientemente hasta que llegaba el coche de viajeros que entraba majestuoso por la Puerta de la Villa y después de dar una torera vuelta al ruedo se veía rodeado por los familiares que recibian a sus deudos como si llegasen de fabulosas y arriesgadas expediciones y por los curiosos desocupados que no disimulaban su interés por conocer las aficiones viajeras de sus paisanos que aprovechaban la vuelta que daba el coche por la plaza para dejarse ver mientras saludaban efusivamente por la ventanilla a cualquier conocido para no pasar desapercibidos. También esperaba "el Ochoa" con su carretilla que se encargaba de recoger las mercancias que llegaban de la capital para hacer después el correspondiente reparto.

La llegada del coche de viajeros a la plaza de Chinchón. sobre el Año 1960.
A Madrid sólo íbamos para que nos viese el médico cuando don Pedro o don Marcial no solucionaba el problema que era las menos de las veces. Pocas veces para comprar, como, por ejemplo, el traje de la Primera Comunión y casi nada más. En alguna ocasión nos dejaban nuestros padres ir en el camión de melones que llevaban a vender a Legazpi y después volvíamos en el coche de viajeros, ante la admiración de nuestros amigos que no disimulaban su envidia.
Tambien iban a Madrid los pocos que estudiaban el Bachillerato y tenían que examinarse en el Ramiro de Maeztu. Cuando tenían que pasar unos días en Madrid se hospedaban en una pensión de la calle Postas. Claro que de esto me enteré unos años después.
Cuando llegaba el coche solían encenderse las luces de las calles y se producía la desbandada general de toda la chiquillería porque esa era la señal que se marcaba como tope para volver a nuestras casas.
Entonces tampoco había señales de tráfico en las calles, ni direcciones prohibidas... ni coches, claro; sólo carros, tirados por mulas, cargados de ajos y de mies en verano, de cubetos de uva en el otoño y de sacos de aceitunas en el invierno. Y a la caída de la tarde una larga retahíla de caballerías que volvían de la vega. Los burros con grandes albardas sobre las que se habían colocado las alforjas ahora ya casi vacías y que servían de asiento a los hombres ya cansados de la ruda y larga tarea, detrás las mulas uncidas a pesados arados y vertederas en cuyo extremo chirriaba un pequeño carrillo o con grandes serones en los que sobresalían los azadones, los bieldos o las estevas de los arados y, en demasiados casos, cabalgadas por un niño, arrebujado en una manta, que ese día no había podido ir a la escuela.
Eran los principios de los cincuenta. Ya entonces nos empezaban a contar que había habido una guerra y que entonces sí que habían pasado hambre... y miedo... pero éramos demasiado pequeños para contarnos más detalles... y empezamos a ir al colegio. Estaba el de don Fernando al final de la calle Morata, el de don Lorenzo en la calle de los Huertos, el de doña Matilde y don Ramón en la calle Grande por las mañanas y en la calle Morata, donde vivían, por las tardes, y el Colegio de Cristo Rey sólo para las niñas.

18 de julio de 1951, Franco llega a Chinchón para inaugurar el Grupo Escolar "Hnos.Ortiz de Zárate" Saludando desde el balcón del Ayuntamiento.

Unos años después Franco inauguró el Grupo Escolar un día 18 de julio y empezamos a disfrutar de unas fantásticas instalaciones los días que no teníamos que ir al campo para ayudar a nuestros padres, sobre todo si eras el mayor de los hermanos, como era mi caso.

Así pues, en esos años nos faltaban muchas cosas. Eran tiempos de carencias y de renuncias, pero también de disfrutar con fruición cualquier pequeña fruslería que pudiese llegar a nuestras manos. Las cosas más insignificantes podían llegar a ser fabulosos tesoros. Una hoja de papel en blanco, sin rayas, en la que poder dibujar, era casi imposible de conseguir y aprovechábamos cualquier trozo de periódico en el que había un espacio vacío para emborronarlo con nuestros "burrapatos". Pero eso era también harto difícil, porque sólo llegaba a nuestras casas como emboltorio de alguna que otra esporádica compra. Las chucherías las conseguíamos, los domingos, en el "puesto" de la tia "Nuncia", que colocaba su cesta repleta de caramelos en la Columna de los Franceses, y nos vendía las pastillas de malvavisco y los chicles de "bazoca" que cortaba en trozos con un cuchillo para poderlos dar a perra gorda..."

viernes, 23 de enero de 2009

MARIO PARAJÓN, UN CUBANO QUE QUISO VIVIR EN CHINCHON.


He conocido por Raúl Martinez -colaborador suyo durante su estancia en Chinchón- que durante los últimos años de su vida, vivió en Chinchón el filósofo y literato cubano Mario Parajón.
Ejerció como profesor de filosofía en el Instituto de Enseñanza Media de Chinchón, y aquí se quedó a vivir cuando se jubiló, porque en Chinchón encontró la paz y el sosiego, como tantos artistas e intelectuales a través de los tiempos.
En sus últimos años se le podía ver paseando por la Ronda del Mediodía, camino de su casa, donde quiso pasar los últimos años de su vida, sin duda recordando a su Cuba natal.
Había nacido en La Habana, el 3 de agosto de 1929, y se vinculó estrechamente al grupo Orígenes, siendo el más joven de sus integrantes, y participó en sus actividades junto a José Lezama Lima, Gastón Baquero, Eliseo Diego, Cintio Vitier, Fina García Marruz, Lorenzo García Vega, el padre Ángel Gaztelu y otros intelectuales cubanos de la generación de los cincuenta.
Desde joven destacó en todo tipo de actividades relacionadas con el teatro. En los años cincuenta estrenó Hamlet y Cándido, de Bernard Shaw, con la Compañía de Teatro de la Universidad de La Habana. Su montaje de El tiempo y los Conway, de W.B. Priestley, con el Grupo Prometeo, obtuvo todos los premios de teatro el año de su estreno, incluido el prestigioso Premio Talía.
En 1971 se exilió en Madrid debido al veto que le impuso el régimen cubano para publicar en Cuba, tanto en la prensa como en editoriales. Su carrera como profesor universitario también se vio truncada por el hecho de ser un intelectual católico.
Ya en Madrid impartió cursos de Filosofía y Teología en la Universidad Pontificia de Comillas y en la Universidad de El Escorial. En sus primeros años de exilio participó activamente en los seminarios y cursos de Xavier Zubiri y Julián Marías, e impartió conferencias sobre Literatura y Filosofía en los ciclos de las asociaciones culturales Politeia y Arte y Cultura, así como en el entonces Instituto de Cultura Hispánica.
Entre los años 1976 y 1977 ganó la Beca de Literatura de la Fundación Cintas y en 2003 se graduó de Doctor en Teología en el Seminario Mayor de Madrid. Hasta su jubilación fue catedrático de Enseñanza Secundaria de Filosofía, ejerciendo en el Instituto de Alcobendas y en el del pueblo madrileño de Chinchón.
Entre sus libros publicados en Madrid se encuentran Eugenio Florit y su poesía (Editorial Ínsula, 1977), Cinco escritores y su Madrid (Editorial Prensa Española, premio Mesonero Romanos, 1986), Santa Teresa de Lisieux (Biblioteca de Autores Cristianos, 1987) y las guías turísticas de Segovia, Toledo, y el Monasterio del Paular (Editorial Everest).
Mario Parajón murió el 21 de septiembre de 2006 en la Clínica Moncloa de Madrid, a los 77 años de edad, pasando casi desapercibido para sus convecinos durante su vida en Chinchón. Ahora, desde este humilde blog, quiero rendir el homenaje y el recuerdo a uno de los que optaron voluntariamente por vivir en nuestro pueblo.

sábado, 16 de agosto de 2008

ROQUE, NATURAL DE MONTPELLIER Y VECINO DE CHINCHON

Mi amigo Jesús Castillo escribió, ya hace algunos años, una pequeña crónica sobre la vida y milagros de San Roque. A mí me gustó mucho y ahora, pasados los años, lo he vuelto a encontrar para ofrecerlo a todos vosotros. Y qué mejor que el día de su fiesta para hacerlo. Espero que a vosotros también os guste.

A todos los niños de Chinchón nos impresionaba la figura de San Roque a quien veíamos como un santo muy especial. Mientras los demás santos estaban en la Parroquia y tenían su día de fiesta, más o menos sonada, San Roque estaba durante todo el año encerrado en su ermita y sólo se le veía por los ventanillos de las puertas. Sin embargo, el día de San Roque ¡Eran las Fiestas!, en plural, todo cambiaba, había encierros y corridas, verbenas, pólvora, venían los parientes que no vivían en el pueblo, y las mujeres se preparaban un traje especial para alumbrar en la procesión. Con todo eso llegábamos a la conclusión de que ese santo, cuya silueta se adivinaba en la penumbra de la luz de la lamparilla de la ermita, era la persona más importante del pueblo.En las tardes del mes de Agosto, cuando ya se había puesto el sol y el calor aminora, nuestros padres nos llevaban a ver a San Roque y, cogiéndonos en brazos, nos aupaban para tocar la campana de la ermita. Cuando poniéndonos de puntillas podíamos ya tocarla nosotros solos, sentíamos que nos estabamos haciendo mayores, y cuando la tocábamos cuando no se debía y en el momento más inoportuno, era un signo evidente de que estabamos entrando en la "edad del pavo".En la Misa el cura nos contaba que San Roque era de Montpellier, un pueblo de Francia. Eso, después de la sorpresa que nos producía al principio, no nos gustaba mucho, no le identificábamos con los franceses, San Roque no podía ser más que de Chinchón.Quizás por esas fuertes imágenes que se quedan grabadas de niño, siempre he sentido curiosidad por la realidad histórica de San Roque, sobre todo después de leer que había quienes afirmaban que es una leyenda y que nunca existió. Cuando motivos de trabajo me llevaron a pasar algún tiempo en Montpellier, aproveché los momentos libres para investigar la figura histórica de San Roque.No cabe duda que San Roque existió, por supuesto, y que nació en Montpellier hacia el año 1.350. Mientras unos dicen que era hijo del Precepto de la Ciudad, para otros su padre era un rico comerciante. En cualquier caso, era hijo de familia adinerada e importante.Del Montpellier de esa época, después de las muchas guerras, sobre todo de religión, que ha sufrido la ciudad, quedan pocos vestigios. En la zona céntrica de la Ciudad queda la parte de un arco y un muro de piedra que, según dicen, es lo único que se conserva de lo que fue la casa de San Roque.Sus padres mueren y él, en plena juventud, sigue fielmente el consejo del Evangelio y vende todos sus bienes, entrega el dinero a los pobres y se marcha, pobre ya también él, de peregrino a Roma. Se han descubierto las ruinas de una primitiva iglesia románica dedicada a la Virgen, y la imagen que allí se veneraba se guarda en el Museo Municipal. Sin duda ante esa imagen San Roque rezaría y a ella se encomendaría al marchar de su ciudad natal.Permanece en Roma desde 1.367 hasta 1.371 en que decide volver de regreso a Montpellier. En el camino de vuelta, al llegar a la localidad de Acquapendente, en los Apeninos, se encuentra la ciudad asolada por la peste y, en lugar de continuar su camino, se queda allí ayudando a los enfermos, muchos de los cuales curaban cuando él les hacía la señal de la Cruz. Rápidamente se extiende su fama de hombre santo y milagroso y decide marcharse huyendo de la popularidad. Pero al haber enfermado también él y, teniendo el cuerpo con llagas, no puede continuar su camino y se oculta en una cueva solitaria. Dice la tradición que un ángel le cura sus heridas, y que el perro de un noble, que vivía en un castillo próximo, cogía cada día un trozo de pan de la mesa de su amo para llevárselo a la cueva al Santo. Continúa el regreso a Montpellier a donde llega hacia 1.373, pero sin revelar su identidad. Con el Papa en la vecina localidad de Avignon, se sospechaba de toda persona que venía de Italia. Sentando fatigado en un banco de piedra, que aún se conserva con una inscripción que recuerda el hecho, se le toma por espía y es detenido y llevado a la cárcel, donde muere el 16 de Agosto de 1.379, a los 29 años de edad, aproximadamente.
Al ir a retirar el cadáver, una mujer que había trabajado en casa de sus padres le reconoce por un antojo o lunar que tenía. Un enfermo tocó el cuerpo y sanó y algunos dijeron que un ángel había bajado del Cielo y prometió que quien invocara el nombre de San Roque sanaría de la peste. Llegó a Montpellier la fama de sus milagros en Italia y la veneración a San Roque se extendió por una Europa que se encontraba, en los últimos años de la Edad Media, asolada por guerras, pestes, con la Iglesia dividida y sometida al poder civil, y que vio en la figura de San Roque un ejemplo a seguir y un Santo a quien recurrir en situaciones irremediables.En el año 1.485 se trasladan sus restos a Venecia y se hace aún más popular su culto. En las epidemias de 1.835 y 1.854 se vuelve a producir un reavivamiento de su devoción, adoptándole multitud de pueblos por Patrono. Chinchón le veneraba desde el siglo XV en una pequeña ermita, siendo el día del Sr. San Roque fiesta destacada en la que se lanceaban toros en el patio del Castillo. En el año 1.716 el Marqués de Alvarez Gato dona una imagen que, según la tradición de nuestros mayores, es traída a hombros desde la Corte a Chinchón por los vecinos del pueblo en el que el cólera diezmaba a la población, y, a partir de ese momento, termina la epidemia.En el final de la calle de la Logia, donde antes terminaba Montpellier, se conserva una casa con el pozo donde bebió agua San Roque y llenó su calabaza de peregrino antes de salir para Roma. El pozo tiene acceso directo por la calle pero estaba cerrado.

Llamé a la puerta de la casa para pedir que me dejaran beber agua del pozo. Me abre una señora que, mirándome con desconfianza y con la puerta entreabierta, me contesta:
-Sólo se abre el pozo el día 16 de Agosto. Venga ese día y beberá todo lo que quiera.
-Señora, ese día yo siempre estoy en Chinchón, acompañando a San Roque cuando vuelve a su casa desde la Parroquia.
-¿Cómo dice?
-Que sí, que San Roque vive en Chinchón, en su plazuela, a la entrada del pueblo, cerca de la parada del coche de viajeros.

La señora cerró la puerta con cara de no comprender nada, y yo me marche de vuelta a Chinchón.

ESTAS SON LAS ÚLTIMAS ENTRADAS

ESTAS SON LAS ÚLTIMAS ENTRADAS
Si quieres seguir leyendo las de los días anteriores, pincha en "ENTRADAS ANTIGUAS" de más arriba... te pueden interesar. Hay mas de 2000, pero no es necesario que las leas todas hoy...

ENCUENTRA LOS TEMAS QUE MÁS TE INTERESAN

MIS EDICIONES MUSICALES

MIS EDICIONES MUSICALES
SENTIRES. Canta Mª Antonia Moya. Edición remasterizada. 2012. Incluye las canciones siguientes:

AVE MARIA

AVE MARIA
De Schubert. Canta María Antonia Moya, acompañada por el Maestro Alcérreca. 2011. Para escucharlo, pinchar en la image.

LA TARARA

LA TARARA
Canta Maria Antonia Moya. Si quieres escuchar la canción, pincha en la imagen

LOS PELEGRINITOS

LOS PELEGRINITOS
La canción de Lorca, cantada por María Antonia Moya, con imágenes de Lucena (Córdoba) Para escuchar la canción pincha en la imagen.

EN EL CAFÉ DE CHINITAS

EN EL CAFÉ DE CHINITAS
La copla de Lorca, cantada por María Antonia Moya, acompañada a la guitarra por Fernando Miguelañez. 1986. Para escuchar la canción, pinchar en la imagen

VERDE, QUE TE QUIERO VERDE

VERDE, QUE TE QUIERO VERDE
Maria Antonia Moya canta el Romance Sonámbulo de Federico García Lorca. Puedes escucharlo pinchando la imagen.

LOS CUATRO MULEROS.

LOS CUATRO MULEROS.
Canta: María Antonia Moya. 1986.Para escucharlo,pinchar en la imagen.

PERFIDIA

PERFIDIA
Canta Maria Antonia Moya, acompañada a la guitarra por Fernando Miguelañez. Año 1986. Para escuchar la canción, pincha en la imagen.

PASODOBLE DE CHINCHÓN

PASODOBLE DE CHINCHÓN
Letra: L.Lezama - Música: Palazón. Canta: María Antonia Moya. 1987Puedes escucharlo pinchando en la imagen

MIS LIBROS DE FICCIÓN. EL AMARGO SABOR DE LAS ROSAS.

MIS LIBROS DE FICCIÓN. EL AMARGO SABOR DE LAS ROSAS.
"El amargo sabor de las rosas" Novela. Marzo de 2017

LA BODA

LA BODA
"La boda" 1996 -2001. Inédito.Para leer el cuento, pincha en la imagen

CHINCHÓN MÁGICO

CHINCHÓN MÁGICO
"Chinchón Mágico" 2002. Inédito. Para leer el libro, pincha en la imagen.

ANDANZAS Y SENTIRES

ANDANZAS Y SENTIRES
"Andanzas y sentires" 2003. Inédito. Para leer el libro, pinchar en la imagen,

ANTOLOGIA: CUENTOS Y RELATOS

ANTOLOGIA: CUENTOS Y RELATOS
"MIS QUERIDOS FANTASMAS" Recopilación de mis 100 cuentos y relatos que he seleccionado para vosotros.Próximamente en este mismo blog.

CUENTOS DE OTOÑO

CUENTOS DE OTOÑO
Cuentos de Otoño. 2006. Si quieres leer los cuentos, pulsa en la imagen.

CUENTOS DE CAFÉ CON LECHE

CUENTOS DE CAFÉ CON LECHE
Cuentos de café con leche. Pinchar en la imagen para leer los cuentos.

CUENTOS AMORALES

CUENTOS AMORALES
"Cuentos amorales" 2005. Inédito. Para leer los cuentos, pincha en la imagen

LOS CUENTOS DEL ABUELO

LOS CUENTOS DEL ABUELO
Próximamente en este blog.

TRABAJOS FORZADOS

TRABAJOS FORZADOS
Recopilación de 44 relatos escritos para el taller literario.2007-2012. Para leer los relatos pinchar en la portada.

EL CIELO DE LAS AMAPOLAS

EL CIELO DE LAS AMAPOLAS
EL CIELO DE LAS AMAPOLAS Y OTROS CUENTOS PEQUEÑITOS.2015. Recopilación. Para leerlo pinchar en la portada del libro.

LOS VELOS DE LA MEMORIA I. HISTORIA DEL SOLAR

LOS VELOS DE LA MEMORIA I. HISTORIA DEL SOLAR
"Los velos de la memoria". Historia del Solar. Edición restringida de 95 ejemplares. Se presentó el 10.1. 2010.

LOS VELOS DE LA MEMORIA II. EL AMO.

LOS VELOS DE LA MEMORIA II. EL AMO.
Los Velos de la Memoria II. El Amo. Edición digital. 2012.

LOS VELOS DE LA MEMORIA III LA HEREDERA

LOS VELOS DE LA MEMORIA III LA HEREDERA
LOS VELOS DE LA MEMORIA III. La Heredera..AÑO 2014.

DÉJAME QUE TE CUENTE....

DÉJAME QUE TE CUENTE....
"Déjame que te cuente"... 2013. Recopilación. Para leerlo, pinchar en la portada del libro.

HISTORIAS DE INTRIGA PARA DORMIR LA SIESTA

HISTORIAS DE INTRIGA PARA DORMIR LA SIESTA
2013.Recopilación de relatos. Para leerlos, pincha en la portada

PAISAJES CON FIGURA

PAISAJES CON FIGURA
2013. Recopilación. Para leer los relatos, pinchar en la portada

MIS LIBROS DE ENSAYO. LA OPINIÓN DEL EREMITA

MIS LIBROS DE ENSAYO. LA OPINIÓN DEL EREMITA
LA OPINIÓN DEL EREMITA. Recopilación. 2008-2013. Para leer los trabajos, pinchar en la portada.

LA OPINIÓN DEL EREMITA 2º TOMO

LA OPINIÓN DEL EREMITA 2º TOMO
Segunda entrega. Próximamente en este blog.

MIS OBRAS DE TEATRO.

MIS OBRAS DE TEATRO.
Un ramito de Violetas. Para leerlo, pulsar en la portada.

MIS LIBROS DE POESÍAS.

MIS LIBROS DE POESÍAS.
"SINSENTIDO" Para leer las poesías, pinchar en la portada.

MIS LIBROS DE VIAJES

MIS LIBROS DE VIAJES
Los viajes del Eremita.Volumen I. 2016.

LOS VIAJES DEL EREMITA VOLUMEN II

LOS VIAJES DEL EREMITA VOLUMEN II
VOLUMEN II. LOS VIAJES DEL EREMITA.

LOS VIAJES DEL EREMITA. VOLUMEN III

LOS VIAJES DEL EREMITA. VOLUMEN III
Los viajes del Eremita. 2016.

LOS VIAJES DEL EREMITA. VOLUMEN IV

LOS VIAJES DEL EREMITA. VOLUMEN IV
Los viajes del eremita.Volumen IV. 2016.

EL CATÁLOGO DE MI PINTURA.

EL CATÁLOGO DE MI PINTURA.
POLITÉCNICA. CATÁLOGO DE ARTE. Pintura, dibujo, diseño.Para ver el catálogo, pinchar la portada

FOTOGRAFÍA: ESPAÑA,UN MOSAICO DE IMÁGENES.

FOTOGRAFÍA: ESPAÑA,UN MOSAICO DE IMÁGENES.
ESPAÑA: UN MOSAICO DE IMÁGENES. Fotografías. Para verlo, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: CHINCHÓN EN DUOTONO.

FOTOGRAFÍA: CHINCHÓN EN DUOTONO.
CHINCHÓN EN DUOTONO. Fotografía.Para ver la exposición, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA. DETALLES

FOTOGRAFÍA. DETALLES
MAS DETALLES. Fotografías. Para ver la exposición pincha en la portada.

FOTOGRAFÍA: ACORTANDO DISTNACIA

FOTOGRAFÍA: ACORTANDO DISTNACIA
ACORTANDO DISTANCIAS. Fotografías. Para ver la exposición, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: FRUTAS Y VERDURAS

FOTOGRAFÍA: FRUTAS Y VERDURAS
FRUTAS Y VERDURAS. Fotografías. Para ver la exposición, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: PAISAJES EN MI RECUERDO

FOTOGRAFÍA: PAISAJES EN MI RECUERDO
PAISAJES EN MI RECUERDO. Fotografías. Para ver la exposición, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: FOTOGRAFÍAS OCULTAS

FOTOGRAFÍA: FOTOGRAFÍAS OCULTAS
FOTOGRAFÍAS OCULTAS. Fotografía. Para ver la exposición, pinchar en la portada

FOTOGRAFÍA: DENIA EN FALLAS

FOTOGRAFÍA: DENIA EN FALLAS
DENIA EN FALLAS. Fotografías. Para ver la exposición, pinchar en la portada

FOTOGRAFÍA: CHINCHÓN EN FIESTAS

FOTOGRAFÍA: CHINCHÓN EN FIESTAS
CHINCHÓN EN FIESTAS. Reportaje fotográfico. Para verlo, pinchar en la portada

FOTOGRAFÍA: TURISMO

FOTOGRAFÍA: TURISMO
TURISMO. IMÁGENES DE MIS VIAJES. Fotografías. Para verlas, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: MIS FOTOS.

FOTOGRAFÍA: MIS FOTOS.
MIS FOTOS. Folografías: para verlas, pinchar en la portada

FOTOGRAFÍA: COMIDAS

FOTOGRAFÍA: COMIDAS
COMIDAS. Fotografías. Para verlas, pinchar en la portada

FOTOGRAFÍA: UN VIAJE A CÓRDOBA Y GRANADA

FOTOGRAFÍA: UN VIAJE A CÓRDOBA Y GRANADA
VIAJE A CÓRDOBA Y GRANADA.FOTOGRAFÍAS. Para ver el reportaje, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: FLORES Y PLANTAS

FOTOGRAFÍA: FLORES Y PLANTAS
Flores y Plantas. FOTOGRAFÍAS. Para ver esta exposición, pinchar en la portada.

LAS RECOMENDACIONES DEL EREMITA: CHINCHÓN MONUMENTAL.

LAS RECOMENDACIONES DEL EREMITA: CHINCHÓN MONUMENTAL.
CHINCHÓN MONUMENTAL. Una visita virtual por las calles, plaza y campos de Chinchón. Para verlo, pinchar en la foto.

Museo Etnológico LA POSADA DEL ARCO

Museo Etnológico LA POSADA DEL ARCO
Una visita al Museo LA POSADA DEL ARCO.Para ver la visita virtual, pinchar en la fotografía.

EL MUSEO ULPIANO CHECA

EL MUSEO ULPIANO CHECA
Una visita al Museo ULPIANO CHECA en Colmenar de Oreja.Para ver la visita virtual, pincha en la imagen:

IMÁGENES RELIGIOSAS DE CHINCHÓN

IMÁGENES RELIGIOSAS DE CHINCHÓN
Una visita a las IMÁGENES RELIGIOSAS de CHINCHÓN.Para ver las imágenes, pincha en la Galería.

CARTELES DE TURISMO EN EL MUNDO

CARTELES DE TURISMO EN EL MUNDO
Un recorrido por distintos países y ciudades, visitando sus carteles de turismo. Para verlos, pinchar en la imagen.

ALELUYAS CHINCHONETAS

ALELUYAS CHINCHONETAS
ALELUYAS CHINCHONETAS. Para poder ver todas las aleluyas chinchonetas, pinchar en el dibujo.

Archivo del blog

Etiquetas