Mostrando entradas con la etiqueta Cuento.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cuento.. Mostrar todas las entradas

jueves, 6 de febrero de 2014

EL RATONCITO PÉREZ


A finales del siglo XIX (1894) le pidieron al padre Coloma desde la corte de la Reina María Cristina que escribiera un cuento cuando a Alfonso XIII, que entonces tenía 8 años, se le cayó un diente.
Al jesuita se le ocurrió la historia del Ratoncito Pérez, protagonizada por el Rey Buby, que era como la Reina Doña María Cristina llamaba a su hijo (Alfonso XIII). 


Desde entonces el Ratoncito Pérez es un personaje muy popular entre los niños españoles e hispanoamericanos, a los que pone un regalo bajo la almohada cuando se les cae un diente.
El ratón vivía con su familia dentro de una gran caja de galletas (Huntley), en el almacén de la entonces famosa confitería Prast (el dueño era Carlos Prast, aragonés), en el número 8 de la calle del Arenal, en el corazón de Madrid, a unos cien metros del Palacio Real. El pequeño roedor se escapaba frecuentemente de su domicilio y, a través de las cañerías de la ciudad, llegaba a las habitaciones del pequeño rey Bubi I (Alfonso XIII) y las de otros niños más pobres que habían perdido algún diente, despistando a los gatos, que siempre estaban al acecho.


El manuscrito original de 1894 forrado de terciopelo verde se encuentra en  la Biblioteca del Palacio Real (Madrid), la primera edición impresa se publicó en 1902, en 1911 se publicó la 2ª edición esta vez ilustrada, de donde he recogido las ilustraciones que acompañan esta entrada.
Esta edición está dedicada al Príncipe de Asturias. 
El Ayuntamiento de Madrid rindió un homenaje a este ratoncito de leyenda instalando una placa conmemorativa en la calle del Arenal, número 8, de Madrid, el mismo lugar donde el padre Coloma situó la vivienda del roedor con el siguiente texto:
 
"Aquí vivía, en una caja de galletas, Ratón Pérez, según el cuento que el padre Coloma escribió para el niño Rey Alfonso XIII".
 
Hoy en ese mismo lugar hay una galería comercial, la placa romboidal está en la fachada del primer piso.
 

Dentro de la galería, en una farola, hay una estatuilla del ratoncito con otra placa.
En ese primer piso está el “Museo del ratón Pérez”, digno de visitar, os darán el certificado original de “Feliz Caída”.

viernes, 4 de octubre de 2013

EL NIÑO QUE SOÑABA NOVELAS. (Cuento)




Los pediatras del Sanatorio de San Camilo certificaron que el niño era totalmente normal. Después, con el paso de los años, sus padres empezaron a notar algo raro en su comportamiento.
Primero, cuando apenas si tenía diez o doce meses, se despertaba sobresaltado por las noches y empezaba a llorar sin causas aparentes. Los médicos dijeron que eso se pasaría cuando el niño fuese más mayor. Efectivamente, con el tiempo se seguía despertando, pero ya no lloraba. Unas veces reía, otras daba palmas, otras, tardaba en dormirse y parecía que quería decir algo, y recitaba las palabras sueltas que ya había aprendido: papa, aba, tata, ajo y circunspecto, porque aunque parezca extraño, y realmente lo era, el niño, nadie sabía cómo y por qué, había aprendido a decir circunspecto.
Cuando ya supo hablar, confesó a su madre que por la noche tenía sueños muy raros, y que se acordaba muy bien de todo lo que había soñado la noche anterior. Su madre, intrigada, se lo contó al padre y éste dijo a su vástago que le contase lo que había soñado la noche anterior.
Era, de principio al fin “La Historia Interminable” de Michael Ende. Él lo supo porque había visto la película hacia unos meses, y no se lo podía creer. Unas noches después, el niño soñó “Harry Potter y la piedra filosofal” y se la contó a sus padres con todo lujo de detalles.
Los padres no se atrevieron a decírselo a nadie, más que nada porque, con un poco de suerte, una noche el niño podía soñar una novela que aún no estaba escrita y se podrían forrar.
Cuando el niño llegó a la pubertad dejó de soñar novelas porque sólo tenía sueños para su amiga Antonella, a la que soñaba unos versos preciosos, aunque estaba seguro que podían ser de Lope, de Dante o de Petrarca, por lo que no se atrevía a recitarlos a nadie.


Cuando entró en el Instituto, fue adquiriendo una cierta  formación literaria y a partir de ese momento sus sueños empezaron a ser muy prolíficos. En dos noches seguidas se soñó enterito “Cien años de soledad”, otra noche, “El viejo y el mar” y en una sola siesta  el “Pantaleón y las visitadoras” de Vargas Llosa.
El profesor de literatura estaba intrigadísimo y no podía creerse que fuese capaz de recitarle, casi al pie de la letra, varios párrafos del “Ulises” de James Joyce y además hacer un amplio recorrido por todos los pasajes más importantes del libro. No tenía la menor duda de que estaba haciendo trampas, pero no tuvo más remedio que ponerle un sobresaliente.
Sus padres se dieron de baja del Círculo de lectores, y esperaban con impaciencia las nuevas novelas que soñaba el niño, con lo que estaban totalmente al día en la actualidad literaria, sin costarles ni un euro.
Entró a trabajar en una editorial para detectar los plagios que podían llegar como novedades para su edición, y es que con el tiempo, ya se tenía soñadas las principales novelas de la literatura universal.
Un día soñó una novela que no tenía título y que era de un autor totalmente desconocido para él. Investigó en Internet y supo que se trataba de un escritor ya difunto que tuvo un blog, donde había ido publicando la novela por entregas bajo el título de “La condesa del Reino”. Como le gustó tanto, pensó que no era justo que permaneciese en el anonimato y decidió mandarla al premio Planeta con el nombre de “El Valle de las mariposas”.
Ganó el primer premio, pero a él se le había olvidado poner el nombre del verdadero autor y no tuvo más remedio que acudir personalmente a recoger el galardón.

jueves, 12 de septiembre de 2013

GEMELAS. (Un cuento que escribí ayer para vosotros)



Su madre no lo supo hasta que llegaron. Las ecografías no lo habían detectado y después fue un caso a estudiar por los alumnos de la Facultad de Medicina. Eran dos y llegaron por sorpresa. La primera Edelmira y la segunda, Segunda; aunque para economizar, a una siempre la llamaron Edel y a la otra Segun; y eran totalmente iguales. Ni una señal, ni un peca, ni un lunar, no había nada que diferenciase a la primera de la segunda. Pesaron lo mismo, tenían el mismo pelo; hasta las uñas de las manos y de los pies eran idénticos.
Ya en la Maternidad les pusieron un letrerito con el nombre de cada una, Edel la primera Segun la segunda. Después las dos querían mamar del mismo pecho, las dos se dejaban dos rayitas del biberón, las dos se hacían caca al mismo tiempo y a las dos le salió el primer diente el mismo día.
Las dos lloraban igual, dijeron “papa” al unísono, y sus voces tenían el mismo timbre y la misma entonación. No hubo más remedio que continuar con el recurso del cartelito con su nombre para distinguirlas. El cura se tuvo que cerciorar de quien era cada una, antes de echarles el agua bendita por la cabeza.
La madre pensó que una solución sería vestirlas de forma diferente, pero las dos lloraban si no iban igual que su hermana. Después en el colegio, ni las amigas, ni las profesoras eran capaces de distinguirlas.
Como suele ocurrir en estos casos, según me han comentado los que han estudiado este fenómeno, ellas se solían cambiar el letrerito del nombre para pasar por la otra cuando así les convenía, y no veáis cómo se reían con los equívocos que se producían.
Pero, con el tiempo, después de pasar las paperas, la varicela, el sarampión, la gripe y las viruelas al mismo tiempo, surgió una grave controversia entre ellas. Segun quería llamarse Edel y ésta quería llamarse Segun, y como llegaron a la conclusión de que era imposible llamarse las dos igual, decidieron ellas solas, sin decírselo a nadie, echar a suertes el nombre que llevaría a partir de ese momento cada una de ellas.
El proceso era sencillo; pondrían dos trocitos de papel convenientemente doblados, cada uno con un nombre, en una bolsa de tela y cada una sacaría un papelito.
Edel, que para eso era la primera, sacó el primer papelito, Segun, el segundo; en el de Edel ponía Segun y en de Segun, Edel; como era de esperar tratándose de un cuento. Si hubiera sido en la realidad, a Edel le habría salido Edel y a Segun, Segun.
Pero siguiendo con el cuento, ni Edel ni Segun quedaron conformes y después de mucho discurrir y meditar llegaron a la conclusión de que era imposible encontrar una solución a su problema, porque en cualquier circunstancia el maldito nombre les haría diferentes.
Cuando llegaron a la pubertad, las dos se enamoraban siempre de los mismo chicos y no tenían más remedio que compartirl0s. Cuando estaban con ellos, aunque nunca al mismo tiempo,  las dos se llamaban Edel o Segun en función de quien había iniciado el idilio, y ellos no se enteraban del cambio, porque las dos besaban igual, y su piel tenía la misma tersura.
Segun, posiblemente por ser la segunda, era más propensa a los celos y no llevaba bien lo de compartir el amor con su hermana y ahora rival. Un día se lo dijo a Gustavo, que ahora era su novio, quien se maravilló de no haber logrado diferenciar a las dos hermanas.



Le convenció para fugarse los dos a tierras lejanas, a orillas del mar, donde nadie les conociese y su hermana no fuese capaz de localizarles. Se cambió el nombre y desde que se casaron, se llamó Edel. Muy lejos de allí, Edel lloraba desconsolada no por Gustavo, sino por Segun y a modo de venganza cruel, desde entonces rompió el cartelito de Edel, se hizo llamar Segun, y nadie se enteró.

viernes, 25 de noviembre de 2011

EL CIPRÉS.

Hacía mucho tiempo que no os contaba un cuento. Éste lo escribí hace ya algunos años. Espero que os guste. Lo titulé "EL CIPRÉS"



"Debió ser cuando yo era muy pequeño. Es posible, incluso, que fuese la propia doña Matilde, aquella horonda maestra de mis años de párvulos. Es muy posible que fuese ella la que dijo aquellas palabras que iban a regir toda mi vida.
- "Para que un hombre se realice tiene que tener un hijo, escribir un libro y plantar un árbol".
Y pasó el tiempo y a mí se me olvidó aquella sentencia. Eso, al menos, creía yo. 
A mí me pareció, primero, mucho más importante jugar a la pídola; luego jugar al fútbol y a continuación conseguir que Carmencita quisiese salir conmigo.
Después llegaron las matemáticas, el francés, la historia y la literatura. Luego la mili de voluntario en Aviación y el aprendizaje en la imprenta del señor Argimiro.
Como Carmencita no llegó a hacerme demasiado caso, conocí a María Emilia en el embarcadero del estanque del Parque del Retiro y cuando superé la calificación de aprendiz y el bueno de don Argimiro me ofreció el puesto de oficial de segunda como cajista en la empresa familiar, en mi casa pensaron que ya era hora de que me independizase y un día siete de noviembre nos casamos María Emilia y yo en la Iglesia de San Manuel, oficiando la ceremonia una primo lejano de mi madre, la madrina, que era arcipreste en la provincia de Guadalajara y que, de pequeño, le llamaban "Palito", pero que ahora todos le conocían como D. Cristóbal.
Nueve meses y quince días después, es decir el día veintidós de agosto, nació mi hijo, que, a pesar de mis más airadas protestas, su madre decidió que se debería de llamar Pantaleón como su abuelo - materno - que había llegado a ser corresponsal del Banco Central en su pueblo.
Y después vinieron largos años de trabajo monótono mientras veía crecer a mi querido Pantaleoncito, que desde muy pequeño demostraba una gran sabiduría. Aunque tardó tres años en empezar a hablar, siempre se las arregló para hacerse entender y conseguir todo lo que se proponía; cosa, por otro lado, no demasiado difícil si tenemos en cuenta que su madre nunca dudó en darle todo lo que quiso, porque para eso era, e iba a ser, unigénito.
Cuando la linotipia quedó obsoleta y las nuevas tecnologías irrumpieron en las, ahora llamadas, artes gráficas; no tardé en ponerme al día en las vanguardias informáticas, lo que me permitió asociarme con el hijo del patrón y crear una nueva empresa que llamamos "Neografic" lo  que me permitió incrementar el nivel económico-social de la familia.
María Emilia, entonces, pensó que debíamos comprar una casa en el pueblo de sus padres, que sólo estaba a ciento cincuenta kilómetros de Madrid, y aunque la carretera no era demasiado buena, en poco más de tres horas podíamos ir los fines de semana.
Pantaleoncito, no había terminado la Educación General Básica, a pesar de haber repetido tres veces el octavo curso, y consiguió el Graduado Escolar en la Academia de un primo-hermano de la mujer de mi cuñado. Después se matriculó en una escuela de arte dramático, porque su madre decía que tenía grandes aptitudes para la interpretación, lo que yo también compartía, puesto que en sobradas ocasiones nos había demostrado su habilidad  para hacer creíbles sus pretendidos propósitos de enmienda.
Por aquellos años se despertó en mí la vena literaria y se me ocurrió que podría escribir un libro de un tema que me había apasionado desde siempre: El champiñón.
Durante once meses, y después de una larga labor de investigación bibliográfica, logré completar un precioso libro que me atreví a titular: "El champiñón, su cultivo, su comercialización y su influencia en la deprimida economía rural de la España del desarrollo". 
Lógicamente se imprimieron en "Neografic" los mil ejemplares de que constó la primera, y como mi hijo, única edición. La presentación del libro tuvo lugar en la inauguración de la casa que habíamos rehabilitado en el pueblo de mis suegros, y entre los libros que regalé ese día y los que mandé a los clientes y proveedores de la empresa, a los vecinos, a los directores e interventores de los bancos y a los curas de la parroquia, alcanzaron una cifra de ciento veintitrés. Diez más los dejé en la papelería que el primo de mi mujer tenía en el pueblo y veinticinco en una librería de Carabanchel a la que le hacíamos trabajos en la empresa. Todavía, pasados diez años, cuando llego al pueblo, Cándido, el primo de mi mujer me recuerda que tengo que pasar por la tienda para retirar los nueve libros que le quedan y pagarme las mil pesetas del libro que vendió a unos turistas que no entendían nada de español pero que les había gustado mucho la fotografía de la portada de mi libro. El dueño de la librería de Carabanchel, pasados tres años, me envió un paquete con los veinticinco libros que se unieron al resto de la edición que aún permanece en aquel rincón del almacén de la empresa y de los que sólo me acuerdo cuando el encargado me pregunta cómo hay que reflejarlos en el inventario.
Pantaleoncito, al que ahora se le conoce por sólo "Pan", terminó los cursos de la Escuela de Arte Dramático, logró un par de papelitos en una obra de teatro experimental y unas cuantas figuraciones en una telenovela que duró doscientos treinta capítulos. Primero estuvo viviendo en casa donde dormía, por el día, comía y obtenía financiación. Años después se fue a vivir con su amigo al Barrio de Chueca, aunque periódicamente volvía por casa siempre que su economía así lo requería, aunque tenía el detalle de hacerlo cuando yo estaba en el trabajo para evitarme el disgusto de tener que tratar con él cuestiones tan prosaicas como las del dinero. Cuando ahora lo recuerdo tengo que reconocer que mi hijo me ha dado casi las mismas satisfacciones que mi libro.
Y fue entonces cuando recordé la sentencia de doña Matilde. ¡Me faltaba lo del árbol!
En el pequeño patio de la casa del pueblo planté un ciprés. Era pequeñito, no medía más de metro y medio. Lo regué, lo aboné y, año a año, fui recortando las ramas que se iban secando, mientras contemplaba cómo iba creciendo. Siempre que podía me sentaba junto a él y llegué a conocer cada una de sus ramas. Ahora ya es mayor, debe de medir más de cinco metros. Le cuento mis penas y mis alegrías y siempre me escucha. Cuando llego a su lado parece que sus ramas tratan de abrazarme y aprovecha el rumor del viento para darme la bienvenida. 
Tenía razón doña Matilde. Si quieres realizarte, puedes tener un hijo, puedes escribir un libro, pero, no se te olvide, tienes que plantar un árbol".

ESTAS SON LAS ÚLTIMAS ENTRADAS

ESTAS SON LAS ÚLTIMAS ENTRADAS
Si quieres seguir leyendo las de los días anteriores, pincha en "ENTRADAS ANTIGUAS" de más arriba... te pueden interesar. Hay mas de 2000, pero no es necesario que las leas todas hoy...

ENCUENTRA LOS TEMAS QUE MÁS TE INTERESAN

MIS EDICIONES MUSICALES

MIS EDICIONES MUSICALES
SENTIRES. Canta Mª Antonia Moya. Edición remasterizada. 2012. Incluye las canciones siguientes:

AVE MARIA

AVE MARIA
De Schubert. Canta María Antonia Moya, acompañada por el Maestro Alcérreca. 2011. Para escucharlo, pinchar en la image.

LA TARARA

LA TARARA
Canta Maria Antonia Moya. Si quieres escuchar la canción, pincha en la imagen

LOS PELEGRINITOS

LOS PELEGRINITOS
La canción de Lorca, cantada por María Antonia Moya, con imágenes de Lucena (Córdoba) Para escuchar la canción pincha en la imagen.

EN EL CAFÉ DE CHINITAS

EN EL CAFÉ DE CHINITAS
La copla de Lorca, cantada por María Antonia Moya, acompañada a la guitarra por Fernando Miguelañez. 1986. Para escuchar la canción, pinchar en la imagen

VERDE, QUE TE QUIERO VERDE

VERDE, QUE TE QUIERO VERDE
Maria Antonia Moya canta el Romance Sonámbulo de Federico García Lorca. Puedes escucharlo pinchando la imagen.

LOS CUATRO MULEROS.

LOS CUATRO MULEROS.
Canta: María Antonia Moya. 1986.Para escucharlo,pinchar en la imagen.

PERFIDIA

PERFIDIA
Canta Maria Antonia Moya, acompañada a la guitarra por Fernando Miguelañez. Año 1986. Para escuchar la canción, pincha en la imagen.

PASODOBLE DE CHINCHÓN

PASODOBLE DE CHINCHÓN
Letra: L.Lezama - Música: Palazón. Canta: María Antonia Moya. 1987Puedes escucharlo pinchando en la imagen

MIS LIBROS DE FICCIÓN. LA BODA

MIS LIBROS DE FICCIÓN. LA BODA
"La boda" 1996 -2001. Inédito.Para leer el cuento, pincha en la imagen

CHINCHÓN MÁGICO

CHINCHÓN MÁGICO
"Chinchón Mágico" 2002. Inédito. Para leer el libro, pincha en la imagen.

ANDANZAS Y SENTIRES

ANDANZAS Y SENTIRES
"Andanzas y sentires" 2003. Inédito. Para leer el libro, pinchar en la imagen,

ANTOLOGIA: CUENTOS Y RELATOS

ANTOLOGIA: CUENTOS Y RELATOS
"MIS QUERIDOS FANTASMAS" Recopilación de mis 100 cuentos y relatos que he seleccionado para vosotros.Próximamente en este mismo blog.

CUENTOS DE OTOÑO

CUENTOS DE OTOÑO
Cuentos de Otoño. 2006. Si quieres leer los cuentos, pulsa en la imagen.

CUENTOS DE CAFÉ CON LECHE

CUENTOS DE CAFÉ CON LECHE
Cuentos de café con leche. Pinchar en la imagen para leer los cuentos.

CUENTOS AMORALES

CUENTOS AMORALES
"Cuentos amorales" 2005. Inédito. Para leer los cuentos, pincha en la imagen

LOS CUENTOS DEL ABUELO

LOS CUENTOS DEL ABUELO
Próximamente en este blog.

TRABAJOS FORZADOS

TRABAJOS FORZADOS
Recopilación de 44 relatos escritos para el taller literario.2007-2012. Para leer los relatos pinchar en la portada.

EL CIELO DE LAS AMAPOLAS

EL CIELO DE LAS AMAPOLAS
EL CIELO DE LAS AMAPOLAS Y OTROS CUENTOS PEQUEÑITOS.2015. Recopilación. Para leerlo pinchar en la portada del libro.

LOS VELOS DE LA MEMORIA I. HISTORIA DEL SOLAR

LOS VELOS DE LA MEMORIA I. HISTORIA DEL SOLAR
"Los velos de la memoria". Historia del Solar. Edición restringida de 95 ejemplares. Se presentó el 10.1. 2010.

LOS VELOS DE LA MEMORIA II. EL AMO.

LOS VELOS DE LA MEMORIA II. EL AMO.
Los Velos de la Memoria II. El Amo. Edición digital. 2012.

LOS VELOS DE LA MEMORIA III LA HEREDERA

LOS VELOS DE LA MEMORIA III LA HEREDERA
LOS VELOS DE LA MEMORIA III. La Heredera..AÑO 2014.

DÉJAME QUE TE CUENTE....

DÉJAME QUE TE CUENTE....
"Déjame que te cuente"... 2013. Recopilación. Para leerlo, pinchar en la portada del libro.

HISTORIAS DE INTRIGA PARA DORMIR LA SIESTA

HISTORIAS DE INTRIGA PARA DORMIR LA SIESTA
2013.Recopilación de relatos. Para leerlos, pincha en la portada

PAISAJES CON FIGURA

PAISAJES CON FIGURA
2013. Recopilación. Para leer los relatos, pinchar en la portada

MIS LIBROS DE ENSAYO. LA OPINIÓN DEL EREMITA

MIS LIBROS DE ENSAYO. LA OPINIÓN DEL EREMITA
LA OPINIÓN DEL EREMITA. Recopilación. 2008-2013. Para leer los trabajos, pinchar en la portada.

LA OPINIÓN DEL EREMITA 2º TOMO

LA OPINIÓN DEL EREMITA 2º TOMO
Segunda entrega. Próximamente en este blog.

MIS OBRAS DE TEATRO.

MIS OBRAS DE TEATRO.
Un ramito de Violetas. Para leerlo, pulsar en la portada.

MIS LIBROS DE POESÍAS.

MIS LIBROS DE POESÍAS.
"SINSENTIDO" Para leer las poesías, pinchar en la portada.

MIS LIBROS DE VIAJES

MIS LIBROS DE VIAJES
Los viajes del Eremita.Volumen I. 2016.

LOS VIAJES DEL EREMITA VOLUMEN II

LOS VIAJES DEL EREMITA VOLUMEN II
VOLUMEN II. LOS VIAJES DEL EREMITA.

LOS VIAJES DEL EREMITA. VOLUMEN III

LOS VIAJES DEL EREMITA. VOLUMEN III
Los viajes del Eremita. 2016.

LOS VIAJES DEL EREMITA. VOLUMEN IV

LOS VIAJES DEL EREMITA. VOLUMEN IV
Los viajes del eremita.Volumen IV. 2016.

EL CATÁLOGO DE MI PINTURA.

EL CATÁLOGO DE MI PINTURA.
POLITÉCNICA. CATÁLOGO DE ARTE. Pintura, dibujo, diseño.Para ver el catálogo, pinchar la portada

FOTOGRAFÍA: ESPAÑA,UN MOSAICO DE IMÁGENES.

FOTOGRAFÍA: ESPAÑA,UN MOSAICO DE IMÁGENES.
ESPAÑA: UN MOSAICO DE IMÁGENES. Fotografías. Para verlo, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: CHINCHÓN EN DUOTONO.

FOTOGRAFÍA: CHINCHÓN EN DUOTONO.
CHINCHÓN EN DUOTONO. Fotografía.Para ver la exposición, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA. DETALLES

FOTOGRAFÍA. DETALLES
MAS DETALLES. Fotografías. Para ver la exposición pincha en la portada.

FOTOGRAFÍA: ACORTANDO DISTNACIA

FOTOGRAFÍA: ACORTANDO DISTNACIA
ACORTANDO DISTANCIAS. Fotografías. Para ver la exposición, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: FRUTAS Y VERDURAS

FOTOGRAFÍA: FRUTAS Y VERDURAS
FRUTAS Y VERDURAS. Fotografías. Para ver la exposición, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: PAISAJES EN MI RECUERDO

FOTOGRAFÍA: PAISAJES EN MI RECUERDO
PAISAJES EN MI RECUERDO. Fotografías. Para ver la exposición, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: FOTOGRAFÍAS OCULTAS

FOTOGRAFÍA: FOTOGRAFÍAS OCULTAS
FOTOGRAFÍAS OCULTAS. Fotografía. Para ver la exposición, pinchar en la portada

FOTOGRAFÍA: DENIA EN FALLAS

FOTOGRAFÍA: DENIA EN FALLAS
DENIA EN FALLAS. Fotografías. Para ver la exposición, pinchar en la portada

FOTOGRAFÍA: CHINCHÓN EN FIESTAS

FOTOGRAFÍA: CHINCHÓN EN FIESTAS
CHINCHÓN EN FIESTAS. Reportaje fotográfico. Para verlo, pinchar en la portada

FOTOGRAFÍA: TURISMO

FOTOGRAFÍA: TURISMO
TURISMO. IMÁGENES DE MIS VIAJES. Fotografías. Para verlas, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: MIS FOTOS.

FOTOGRAFÍA: MIS FOTOS.
MIS FOTOS. Folografías: para verlas, pinchar en la portada

FOTOGRAFÍA: COMIDAS

FOTOGRAFÍA: COMIDAS
COMIDAS. Fotografías. Para verlas, pinchar en la portada

FOTOGRAFÍA: UN VIAJE A CÓRDOBA Y GRANADA

FOTOGRAFÍA: UN VIAJE A CÓRDOBA Y GRANADA
VIAJE A CÓRDOBA Y GRANADA.FOTOGRAFÍAS. Para ver el reportaje, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: FLORES Y PLANTAS

FOTOGRAFÍA: FLORES Y PLANTAS
Flores y Plantas. FOTOGRAFÍAS. Para ver esta exposición, pinchar en la portada.

LAS RECOMENDACIONES DEL EREMITA: CHINCHÓN MONUMENTAL.

LAS RECOMENDACIONES DEL EREMITA: CHINCHÓN MONUMENTAL.
CHINCHÓN MONUMENTAL. Una visita virtual por las calles, plaza y campos de Chinchón. Para verlo, pinchar en la foto.

Museo Etnológico LA POSADA DEL ARCO

Museo Etnológico LA POSADA DEL ARCO
Una visita al Museo LA POSADA DEL ARCO.Para ver la visita virtual, pinchar en la fotografía.

EL MUSEO ULPIANO CHECA

EL MUSEO ULPIANO CHECA
Una visita al Museo ULPIANO CHECA en Colmenar de Oreja.Para ver la visita virtual, pincha en la imagen:

IMÁGENES RELIGIOSAS DE CHINCHÓN

IMÁGENES RELIGIOSAS DE CHINCHÓN
Una visita a las IMÁGENES RELIGIOSAS de CHINCHÓN.Para ver las imágenes, pincha en la Galería.

CARTELES DE TURISMO EN EL MUNDO

CARTELES DE TURISMO EN EL MUNDO
Un recorrido por distintos países y ciudades, visitando sus carteles de turismo. Para verlos, pinchar en la imagen.

ALELUYAS CHINCHONETAS

ALELUYAS CHINCHONETAS
ALELUYAS CHINCHONETAS. Para poder ver todas las aleluyas chinchonetas, pinchar en el dibujo.

Archivo del blog

Etiquetas