lunes, 16 de agosto de 2010

OCUPACION Y REPOBLACION DEL TERRITORIO DE CHINCHÓN EN LA EDAD MEDIA

El pasado jueves, día 12 de Agosto, en el Salón de Actos de la Casa de Cultura de Chinchón, tuvo lugar la entrega de premios del VI Concurso de investigación sobre Chinchón y su entorno del año 2010.
El encabezamiento de esta entrada es el título del trabajo que ha obtenido el primer premio y en tanto se publique el trabajo íntegro, quiero dejaros unas notas de lo que es y trata este estudio de investigación y para ello os trascribo la Introducción del trabajo:

“Los historiadores, que hasta ahora han escrito sobre Chinchón, coincidían en determinar que el primer documento histórico de nuestro pueblo estaba datado el día 10 de octubre de 1375. Este documento estaba escrito en un pergamino de cuero y desgraciadamente desapareció. Se conserva, no obstante, un testimonio notarial del año 1501 que autentifica su contenido, y está depositado en el Archivo Histórico de Chinchón.
En este documento se indica que el Concejo de la Ciudad de Segovia, que era propietario de la dehesa boyal de Valdechinchón, que se encontraba dentro del término del concejo de la aldea de Chinchón, hace donación del valle indicado al Concejo y hombres buenos de Chinchón para que tengan una dehesa donde pasten los bueyes con los que labran sus tierras. Sin duda que éste no será el primer documento que exista, pero era el más antiguo de los que se tenía constancia.
El motivo de este trabajo de investigación es divulgar el hallazgo de otro documento, más antiguo, en el que se hace referencia a los territorios de Chinchón y precisamente en un momento histórico muy importante. Concretamente en los años en que se estaba llevando a cabo la ocupación y la repoblación de los territorios de lo que fue el antiguo condado de Chinchón y lo que es el actual término municipal.
En muchas ocasiones el descubrimiento de algún acontecimiento histórico importante se debe al azar y en esta ocasión también ha sido así. En un trabajo de la historiadora doña María Asenjo González, sobre los Caballeros Quiñoneros de Segovia en los Siglos XIV y XV, se hacía mención a un documento fechado el 15 de Agosto de 1302, que trataba sobre la "Ocupación de la zona sur de la Sierra y repoblación de la misma por el concejo de Segovia". Algunos datos de este documento despertaron mi interés y decidí investigar.
En una visita al Archivo Histórico Nacional, pude acceder al documento, a que el artículo hacía referencia. Es un documento que se encuentra de un deteriorado estado de conservación, faltando incluso algunas partes de los márgenes de los folios. Al ser una copia del año 1787 es fácilmente legible y se trata de una certificación del documento de compraventa efectuado por los caballeros escuderos dueñas, doncellas de las cuatro cuadrillas de los quiñones, tierras, construcciones y término que poseen en el lugar de las Chozas, al concejo, alcaldes, alguaciles y oficiales del concejo de las Chozas, jurisdicción del Real de Manzanares, efectuada el 3 de marzo de 1443.
Anexo a esta certificación está el documento original de la escritura de compraventa, que se encuentra en mucho peor estado de conservación, y cuya lectura resulta difícil porque utiliza la grafía de mediados del siglo XV. Está escrita en papel y se utilizó tinta de color sepia que presenta partes descoloridas.
Al inicio de esta escritura de compraventa se inserta la trascripción de otro documento fechado el 15 de agosto de 1302 que, según se indica, estaba escrito en un pergamino de cuero y que había desaparecido. Éste es el documento que aparecía en el trabajo sobre los Caballeros Quiñoneros de Segovia, citado anteriormente, y es el documento que nos interesa a nosotros.
El documento, que es muy amplio, y que se reproduce íntegramente en la primera parte de este trabajo de investigación, recoge el ordenamiento de todas las zonas repobladas por los quiñoneros de la Ciudad de Segovia, al sur de la sierra, entre los que se encuentran los territorios que después formarían parte del Señorío y Condado de Chinchón, y va identificando las distintas "cuadrillas" (territorios acotados) que están siendo repoblados.

Esta repoblación consistía en la repartición de los "quiñones" para que fuesen labrados y para que los "quiñoneros" hiciesen sus casas donde vivir. En lo que hoy conocemos como Chinchón podría haber en esta época algún pequeño asentamiento, que a raíz de esta repoblación fue adquiriendo importancia y al que se fueron uniendo los pobladores de los demás asentamientos de la vega del Tajuña hasta que 73 años después, como vemos en el documento ya conocido de 1375, es considerada una aldea y la Ciudad de Segovia les dona la dehesa de Valdechinchón.
Al mismo tiempo, en el documento, se detallan las normas que se deben seguir para esta repoblación, y en uno de sus párrafos se puede leer: "e que todos labren de alli de Bayona e no de otra parte nenguna e de aqui hasta que sea poblada la quadrilla de cinchon adentro."
Según se desprende de este documento, en el año 1302 se estaba llevando a cabo la repoblación del territorio (cuadrilla) de Cinchón. (¿Estaba hablando realmente del pueblo de Chinchón?).
Lógicamente este documento era conocido por muchos y, como muestra, está el trabajo donde yo lo descubrí. Pero el hallazgo está en haber relacionado este documento directamente con la colonización del territorio de Chinchón y con el nacimiento de Chinchón como aldea. Con este documento se demuestra fehacientemente que Chinchón, como asentamiento humano, todavía no existía cuando se inicia la repoblación de estos territorios por los caballeros quiñoneros de Segovia a inicios del siglo XIV.
El objetivo de este trabajo de investigación es doble. Por un lado, y en primer lugar, divulgar este documento y en segundo lugar hacer un recorrido por toda la historia de Chinchón durante la Edad Media.
Para la segunda parte me he nutrido, además de varios documentos existentes en el Archivo Histórico de Chinchón, de los datos que aparecen en diversas publicaciones, entre las que debemos destacar la de don Paulino Alvarez Laviada: "Chinchón histórico y diplomático" y otras más que se detallan en la bibliografía de este trabajo.
En este segundo capítulo del trabajo se hace un amplio recorrido por el largo periodo que abarca toda la Edad media, desde la caída del imperio romano hasta la segregación de las tierras de Chinchón de la Municipalidad de Segovia, en el año 1480, cuando los Reyes Católicos crean para los Marqueses de Moya, don Andrés de Cabrera y doña Beatriz de Bobadilla, el Señorío de Chinchón.
Es un complemento de la primera parte y tiene como finalidad elaborar una crónica de esta época, en la que se puedan contemplar los hechos de la historia de Chinchón de forma cronológica y coherente, y con una clara intención divulgadora que la hagan más asequible a todos los públicos”.

domingo, 15 de agosto de 2010

ENTREVISTAS IMPOSIBLES, HOY: CRISTOBAL COLON Y BEATRIZ DE BOBADILLA,

Para ser un buen periodista hay que estar informado, y yo lo estoy. Hoy llega a Chinchón un navegante genovés llamado Cristóbal Colón. Como no sabía la hora exacta de su llegada, le esperé en el camino que llega desde el poniente. Allí sentado bajo un olivo, esperé pacientemente. Le ví llegar a lo lejos.
Cuando Cristóbal el "Navegante" coronó el pequeño altozano, ante sus ojos se le apareció un paisaje deslumbrante. El crepúsculo de aquella soleada tarde de finales de octubre teñía de rojos la silueta de la impresionante mole del castillo que se recortaba en un cielo azul limpísimo.
Era el castillo de traza gótica, de planta cuadrangular, con torreones circulares en las esquinas. Por la parte norte, el este y el oeste le cercaba una muralla almenada que estaba flanqueada por fuertes torreones. También las almenas coronaban todo el castillo y los torreones de la plaza de armas. La torre del homenaje se erguía, majestuosa, en el ángulo noroeste.
No era normal contemplar un castillo recién construido y en todo su esplendor, cuando la política de los Católicos Monarcas era obstaculizar la construcción de fortificaciones que podían servir de valuarte a los señores feudales que quisieran oponérseles. Sin duda que los Marqueses de Moya, Señores de Chinchón, debían ser unos súbditos cuya fidelidad estaba fuera de toda duda.
Cristóbal viajaba solo. El borriquillo que portaba su reducido equipaje sólo le servía de cabalgadura a ratos. En su largo peregrinar a lo largo de los reinos de Portugal, Castilla y Aragón había ido conociendo a gentes que siempre terminaban por mirarle con desconfianza cuando narraba sus aventuras y aseguraba que había encontrado la ruta para llegar a las Indias sin tener que bordear todo el continente africano.
Con su mano derecha palpó a través de su jubón la carta que el Conde de Benavente le había dado para la Marquesa de Moya, Doña Beatriz de Bobadilla. Le había asegurado el Conde que sólo la Señora de Chinchón podría abrirle las puertas para llegar hasta Isabel, la Reina Católica, y a su esposo Don Fernando.
Debía de ser cierto porque era de dominio público un dicho según el cual: "En Castilla, después de Isabel, la Bobadilla". Había oído que era una mujer recia, de carácter templado y de fuertes convicciones. Conocía a la Reina Isabel desde su infancia y con ella vivió hasta que se casó con Don Andrés de Cabrera en el año 1467.
Salí a su encuentro, le saludé y le acompañé hasta su destino. Habíamos llegado a la puerta del Castillo. Encima de la puerta, el heráldico escudo de armas de los Cabrera-Bobadilla: Sobre Cruz de Santiago y surmontado por corona de marqués y águila isabelina, en él aparecían, además de la cabra y de las águilas y castillos de sus linajes, el castillo y el león que eran el símbolo de las Armas Reales que sólo aparecían también en el escudo de los Reyes Católicos. No sabía Cristóbal Colón, mientras esperábamos la venia para entrar en el castillo, que estos símbolos estarían, años después, también en su escudo en reconocimiento de sus servicios a la Corona de España.
Me contó que acostumbraba a escribir todo en su diario, y esa misma noche escribiría:
"En el Castillo de los Marqueses de Moya y Señores de Chinchón, a veintiséis del mes de Octubre del año del Señor de mil cuatrocientos y noventa y uno.
He sido recibido hoy por los señores de este precioso castillo, desde el que se domina una villa construida en la falda de tres montañas que circundan una plaza desde la que se podía divisar en el alto de una de las montañas el palacio de los Condes, también de reciente construcción, que dominaba el valle, enfrente justo del castillo.
El Marqués debe tener alrededor de los sesenta años y en su noble rostro se pueden adivinar los muchos años dedicados a las guerras, siempre por lealtad a los reyes a los que había servido.
Doña Beatriz, que debe ser algo más joven, tiene el porte distinguido y los ademanes enérgicos de las personas acostumbradas a mandar.
Ante la carta de presentación de su amigo el conde de Benavente me ha invitado a entrar a su castillo y me han obsequiado con una cena en la que se sirvió un exquisito cordero lechal asado al estilo de Segovia y al que se añadía una salsa de aceite y ajo que resultaba sumamente estimulante. Los anfitriones me informaron de la sorpresa que supuso para ellos el comprobar la excelente calidad del aceite de los olivos que poblaban todos los alrededores del castillo y que estas tierras eran las más adecuadas para el cultivo de los ajos que eran uno de los principales productos de la comarca.
Han escuchado con sumo interés los relatos de mis aventuras marineras. Les he tenido que contar cómo me inicié en las artes de navegar en mi Génova natal y todo mi periplo por tierras de Portugal y de los reinos de Aragón, de Castilla y de León.
Como se hacía tarde, hemos quedado que mañana les mostraré mis cartas marinas, mis cálculos y mis previsiones para llegar hasta las Indias."
A la mañana siguiente, muy temprano me acerqué al castillo para enseñarle el pueblo. La plaza interior del castillo era como un hormiguero. Las mujeres se afanan en transportar las viandas y el agua hasta las cocinas. Los hombres cuidan de los animales y se ejercitan en la vecina plaza de armas. Todavía los albañiles efectuaban las últimas obras de acondicionamiento interior del castillo.
Habían pasado once años desde que los Reyes Católicos concedieron a Don Andrés de Cabrera y su esposa Doña Beatriz de Bobadilla el Señorío de Chinchón. Desde entonces se había producido un cambio cualitativo en la vida de la apacible villa. Empezaron a llegar los canteros, albañiles, carpinteros, herreros y demás obreros de la construcción que en pocos años levantaron la impresionante construcción del palacio, a la que se trasladaron los Marqueses de Moya, cuyo título les había sido concedido también por Isabel y Fernando el día 12 de enero de 1475 un mes y un día después de haber sido proclamados Reyes de Castilla, después de la muerte de Enrique IV en el alcázar de Madrid. Cinco años después, en 1480 es cuando se crea el Señorío de Chinchón y se inicia la construcción del Castillo.
Salimos el “Navengante” y yo hacia el palacio de los Condes, donde nos recibiría la Señora de Chinchón. Había pernoctado en el castillo, en los aposentos reservados a los visitantes ilustres. El puente levadizo nos dio acceso a la Plaza de armas, desde donde se divisa una panorámica de todo el pueblo. Bajamos por un empinado camino hacia un valle en cuyo centro se agolpan las edificaciones formando una plaza en la que se estaban montando los puestos de un mercadillo. La tibia mañana otoñal invitaba a observar el ir y venir apresurado de aquellas gentes que portaban los productos recogidos el día anterior en las huertas; los panes humeantes cuyo olor se mezclaba con el estiércol de las cabras que esperaban a que las ordeñasen sus dueños. Un alfarero colocaba cuidadosamente sus vasijas, mientras en el puesto de al lado una mujer regañaba a un niño que había dejado caer, sin querer, un cesto de huevos.
Junto a las casas de adobe de los labriegos se iban levantando edificaciones de una mejor construcción de los servidores de alto rango de los Condes.
Los primeros rayos del sol se reflejaban en los mármoles de la fachada del palacio de los Condes, que coronaba el cerro que dominaba la plaza, y hacia allí dirigímos nuestros pasos.
El Navegantes, a sus cuarenta años, parecía nervioso. Esperamos ante la puerta del gabinete privado de Doña Beatriz. Su esposo había salido visitar el lugar de Bayona, la antigua Titulcia, y sería ella quien nos iba a recibir. Al fin y al cabo, era quien tenía que facilitarle el acceso a la Reina, para conseguir la financiación de su aventura.
- Señora, estas son las cartas marinas de las que les hablé anoche. Aquí están, en estos pergaminos, los cálculos exactos de las coordenadas a seguir y de los rumbos que tomar. Según estos cálculos estoy seguro que si partimos por occidente podremos llegar a las costas orientales de Asia, con el consiguiente ahorro que supone el no tener que bordear todas las costas africanas, según proponen los navegantes portugueses.
- Es muy interesante, sin duda, pero ¿qué beneficios se podrían obtener de una aventura como ésta?
- Fabulosos, tengo aquí - y sacó, de unas alforjas de cuero, un legajo - el relato de las aventuras que escribió Marco Polo, un viajero veneciano que en el año 1271 recorrió toda China y cuenta las maravillas que allí se pueden conseguir... metales preciosos... sedas.. Y sobre todo, las valiosas especias...
Yo procuré mantenerme un poco alejado, para no interferir en su conversación, pero sin perder una sola sílaba de lo que decían. Continuó Colón, con apasionamiento, contando a su anfitriona, las maravillas que se podrían conseguir en las lejanas tierras del oriente, aumentando, si era posible, las increíbles historias narradas por el aventurero de Venecia hacía más de doscientos años.
- Si eres tan buen navegante como narrador, y pones en ello la misma pasión que en contarlo, no dudo que conseguirás lo que te propones. Como sabes, los Reyes se encuentran a las puertas de Granada. Según las últimas noticias el cerco a la Ciudad se va cerrando y es posible que el Rey Boabdil, al que llaman "El chico" se rinda sin mucho tardar...
Por cierto, ¡qué bella es Granada!, ¿la conoces, Cristóbal?
- Sí, Señora, una puesta de sol en la Alhambra sólo es comparable con el atardecer que ayer contemplé llegando a Chinchón...
- Eres muy hábil, Navegante, ¡sabes muy bien cómo adular!
- En este caso no hay ninguna voluntad de adular. Cuando ayer contemplaba la silueta del Castillo sobre esa alfombra del verde de los olivos, teñidos en tonos rojizos por los últimos rayos del sol y recortándose en ese peculiar cielo azul intenso en el que no se podía encontrar ni una sola nube, sentí el presagio de que este encuentro era el que iba a abrir definitivamente la puerta de mi gran aventura y sin saber porqué vino a mi mente la imagen de la Alhambra.
- Posiblemente, pueda simbolizar que esta puerta que hoy se empieza a abrir para ti, deje totalmente el paso despejado cuando nuestros Monarcas lleguen a la Alhambra... Conociendo como conozco a la Reina - continuó doña Beatriz - sé que es capaz de vender hasta sus joyas personales para sufragar los gastos de vuestro viaje, si eso fuese necesario.
La conversación se prolongó durante toda la mañana. Ella le contó cómo la última vez que había visto a los Reyes fue cuando acompañó al Cardenal de España y a otras personalidades de la intimidad de los Monarcas al Campamento que tenían en la localidad granadina de Baza.
Colón se mostró muy impresionado cuando la Señora le narró, sin darle demasiada importancia, la terrible aventura que había vivido hacía cuatro años en el asedio de Málaga, cuando en una de sus visitas a los reyes, un malvado espía llamado Abrahen Algerbí, le hirió a ella con una daga al confundir su aposento con el del Rey Fernando.
Ya por la tarde, había regresado don Andrés de su visita a los sitios de Bayona y Villaconejos, la tertulia se prolongó hasta muy entrada la noche.
Cristóbal Colón, les aseguraba que con tres carabelas y sus correspondientes dotaciones se podría hacer la travesía. Les contó que ya tenía vistas varias embarcaciones en el Puerto de Palos de la Frontera, en la provincia de Huelva, que estaban patroneadas por unos hermanos apellidados Pinzón, y cuyas tripulaciones tenían las experiencia necesaria para ayudarle en su arriesgada empresa. Creía recordar que dos de esas embarcaciones se llaman "La Pinta" y "La Niña". A su nao capitana, no tenía duda, la llamaría "Santa María".
El Marqués, le contó con toda clase de detalles cuando allá por el año 1473, ayudado por su esposa y su amigo el Conde de Benavente consiguieron introducir, en ausencia del Rey, a Isabel en el alcázar de Segovia, y después como le persuadieron a Enrique IV para que recibiera a Fernando, el Infante de Aragón , casado con su hermana el año 1469, y para que accediese a sentarse los tres a la mesa, con lo que de alguna forma estaba "designando" su sucesión. Así cuando muere el Rey, unos meses después, Isabel es proclamada Reina en el alcázar de Segovia, bajo la protección de su Alcaide, don Andrés de Cabrera.
El futuro descubridor de las Indias Occidentales, iba comprendiendo cómo eran lógicas todas las prebendas que los Reyes Católicos habían concedido a estos súbditos que nunca habían dudado en arriesgar sus vidas y patrimonios en favor de sus señores. Como cuando un año antes de casarse - esto lo contaba doña Beatriz - cuando aún vivía con Isabel, el Marqués de Villena propuso a su hermano Pedro Girón, Maestre de Calatrava como pretendiente a la mano de la Infanta lo que sumió a ésta en una gran turbación.
- Entonces yo, viéndola tan consternada y afligida, le dije: "Dios no lo permitirá, ni yo tampoco" y saqué un puñal que llevaba oculto en mi regazo, y dije estar dispuesta a hundirlo en el corazón del Maestre si fuese necesario.
Mientras todos reían la salida de doña Beatriz, sus ojos brillaban recordando aquellos tiempos de insidias y maquinaciones para la sucesión al trono de Castilla y que gracias a su intervención y a la de su esposo se fundamentaron las bases de lo que iba a ser el Reino de España.
- Mira, Colón, esta preciosa copa de oro es obsequio también de la Reina Católica. La recibimos el día de Santa Lucía, que es el aniversario de su proclamación como Reina de Castilla y de su entrada en el alcázar de Segovia como dueña. ¡Qué tiempos aquellos, ¿verdad Andrés?
Convencieron al Navegante para que retrasase un par de días la partida, de forma que pudiese hacer su camino hasta Granada acompañando a una mesnada que precisamente salía del castillo para colaborar en el asedio de la Ciudad.
Cristóbal me comentó que nunca podría olvidar aquellos días que vivió en Chinchón ni a sus anfitriones, sobre todo a doña Beatriz de Bobadilla que le facilitó una larga y apasionada epístola dirigida a su "amiga" y reina Isabel de Castilla y que fue la llave que abrió esa puerta que le dio acceso a realizar la mayor hazaña que vieron los siglos...
Aquella mañana, muy temprano, con las primeras luces del alba, la Señora de Chinchón, Marquesa de Moya y amiga de la Reina Católica, doña Beatriz de Bobadilla, asomada a la ventana de sus aposentos vio como se perdía en el horizonte un tropel de caballos que escoltaban a un navegante visionario que aseguraba que navegando hacia el occidente se podía llegar a las costas orientales de China...
Los primeros rayos del sol empezaban a iluminar los tejados de aquella villa que aún dormía a sus pies... y sin saber porqué, le pareció que estaba viendo amanecer en la Alhambra.
Yo, a la salida del pueblo, vi cómo el navegantges se volvía para decirme adios con la mano, mientras se perdía detrás de un altozano del camino.

sábado, 14 de agosto de 2010

HOY HACE SESENTA Y CINCO AÑOS QUE TERMINÓ LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL


El 6 de Agosto un B-29, de nombre Enola Gay, arrasó la ciudad de Hiroshima. Dos días después, China, viendo el final de al guerra cercano, y dado que querían parte del botín, declararn la guerra a Japón e invadieron Manchuria. El día 9, EE.UU. lanzó otra bomba atómica sobre Nagasaki. Un día después, el emperador de Japón, Hirohito, aconsejó a su Consejo Supremo la aceptación de la Declaración de Postdam. Cuando aquella noche hicieron llegar sus intenciones de rendición a los aliados, éstos les exigieron que el emperador se sometiera al comandante supremo americano en las islas y que fuera el pueblo japonés, en unas elecciones libres, el que decidiera el futuro de Hirohito.
Aún así, la flota norteamericana siguió atacando tierras japones, al norte de Honshu y los Kuriles, y él día 13 atacó Tokio. El día 14 de agosto Japón se rindió oficialmente, y China firmó un armisticio con las fuerzas japonesas en Manchuria aún cuando el comandante japonés en esas tierras siguió la lucha hasta el día 21.
El día siguiente, el 15 de Agosto de 1945, en Chinchón se estaban celebrando las Fiestas de de Nuestra Señora de Gracia y San Roque, en la que se organizaron las correspondientes procesiones, encierros, capeas, novilladas y fuegos artificiales.
En la fotografía, mis padres paseaban por la plaza esperando la Procesión de la Virgen de Gracia. El niño, tan guapo, que lleva mi madre en brazos, soy yo.

Así celebré la terminación de la Segunda Guerra Mundial.

Unos días después, el 29 de agosto, a bordo del Missouri anclado en la bahía de Tokio, el ministro de Relaciones Exteriores en Japón firmó la rendición. MacArthur firmó por parte de todas las fuerzas aliadas, y fue nombrado comandante supremo y gobernador de Japón hasta las elecciones, y Chester Nimitz añadió su firma como representante de los EE.UU.

viernes, 13 de agosto de 2010

"EL HUMOR EN LA OPERA" DE LA CAMERATA LIRICA DE ESPAÑA.



Concierto en homenaje a uno de los músicos más importantes de la historia mundial: Wolfgang Amadeus Mozart.

En “El Humor en la ópera”, Camerata Lírica de España realiza un homenaje al genio de Mozart, acercando el género, que tanto amó, al gran público, con una cuidada selección de cuatro de las mejores y más representadas óperas buffas de la historia de la música; “Die Zauberflöte” (La Flauta Mágica), “ Così Fan Tutte” (Asì hacen todas), “Il Barbiere di Siviglia” (El Barbero de Sevilla) y “L’Elisir d’Amore”.

Las dos primeras compuestas por el propio Mozart y las otras dos por Rossini y Donizetti dos de los compositores más importantes del género, que siguieron su estela.

Para ello se han elegido los números más espectaculares de cada obra mostrándolos como el compositor requiere, en su mas alta calidad musical y vocal pero añadiéndoles sorpresas interpretativas que interrelacionen al espectador con lo que está presenciando, de forma que comprenda en cada momento la idea del compositor.

Mañana sábado, dia 14 de agosto, a las 21 horas, en el Teatro Lope de Vega de Chinchón.

jueves, 12 de agosto de 2010

ENTREVISTAS IMPOSIBLES: HOY DON FRANCHO DE GOYA Y LUCIENTES.

Había quedado con don Francho en casa de los Lopez Robledo. Era una de las familias que frecuentaba cuando venía a visitar a su hermano Camilo, el cura de Chinchón. Estamos en el año 1815.
Después contó que había salido de la casa de su hermano y se encaminó hacia la Iglesia de la Piedad que estaba siendo reparada de los terribles desperfectos que habían ocasionado los franceses, hacía ya siete años. Cuando subió las escaleras, que daban acceso a la puerta principal, se volvió y se quedó absorto contemplando los soportales de la plaza, allá abajo, como a vista de pájaro.
Desde allí también se divisaba el castillo de los Condes, semiderruido, aunque conservando aún la prestancia que debió tener allá por el siglo XVI, en la época de mayor esplendor de esta Villa.
Entró en la Iglesia y allá arriba, enfrente, estaba su cuadro. Estaba satisfecho de su obra. La había empezado sin demasiadas ganas, casi obligado por su hermano que, desde que en aquella nefasta noche del mes de diciembre del 1808, cuando el fuego arrasó la Iglesia de Santa María de Gracia y con ella el majestuoso cuadro de la Asunción pintado por Claudio Coello que presidía el retablo del Altar Mayor, no había dejado de insistirle en que sólo él podía remediar esta pérdida.
El nunca había sido demasiado religioso y siempre le había costado mucho trabajo el concentrarse en estos temas... Pero el hallazgo de la modelo fue todo un descubrimiento... Le había salido un Virgen realmente guapa...
- Buenas tardes, Don Francisco, ha estado aquí D. Juan López Robledo y me ha dicho que le espera en su casa de la calle de Morata, que está allí ese periodista al que le ha prometido una entrevista.
Era el Sacristán Mayor que se afanaba en organizar, como podía, a los carpinteros, albañiles y canteros que desde hacía varios años estaban realizando una buena labor de restauración de la Capilla que, gracias a la solidez que le proporcionaba su construcción de piedra, no había corrido la misma suerte que su vecina parroquia.
El había insistido, hacía dos años, para que se colocase en el centro del retablo el majestuoso cuadro de la Asunción que había pintado D. Francisco, el hermano del señor Capellán, aunque, según sus cálculos, eran necesarios todavía veinte años para poder dar por terminadas las obras de restauración, porque, decía él: "mirando el cuadro nadie se dará cuenta de las obras que faltan por realizar".
Que sin duda eran muchas. Las paredes estaban negras por el humo de las hogueras que se hicieron dentro del templo. Todos los retablos habían sido destruidos y tan sólo algunos altares se habían salvado del fuego. Las imágenes estaban casi destrozadas y con el presupuesto disponible las obras no avanzaban demasiado deprisa. Además el suelo de la Iglesia había perdido sus losas de piedra, que por orden real, había sido "requisadas" para solar el palacio de Aranjuez... Sin duda serían necesarios muchos años... muchos más de los que pensaba el bueno del sacristán mayor, para considerar restaurada la Capilla de la Piedad.
A sus 69 años, las cuestas de Chinchón se le hacían muy pesadas al pintor. Bajando por debajo de la torre, junto al cementerio y sorteando las ruinas de la Iglesia de Santa María de Gracia, llegó a la Plaza y dejando a la izquierda la "Columna de los franceses", se encaminó, por la calle de Morata hasta la casa de su amigo.
Era superior a sus fuerzas. Cada vez que pasaba por allí le venían a la memoria los luctuosos hechos que ocurrieron el 29 de diciembre de 1808, cuando más de cien chinchonenses fueron vilmente asesinados por las tropas francesas, además de saquear las casas e incendiar las iglesias y el castillo. Su hermano Camilo se la había contado con tanto detalle que varios de los hechos que ocurrieron en Chinchón los había plasmado en los grabados de "Los horrores de la guerra".
Llegó a la mansión de su amigo Juan López, al que había retratado en el año 1798, como muestra de una entrañable amistad, que se había iniciado allá por el año 1785, cuando pasó una temporada en Chinchón, para restablecerse de la enfermedad que le provocó la sordera, y como agradecimiento de todos los detalles que su familia había tenido con él y con su madre cuando visitaban a Camilo.
Su amigo y yo le esperábamos en el portal de la entrada, cuyo frescor se agradecía en aquella soleada tarde de finales del mes de mayo.
- Don Francisco, le presento a Manolo, un buen amigo, al que llaman el Eremita, es quien le dije que estaba muy interesado en hacerle una entrevista, para una página que tiene en internet.
Me saludo, aunque no se muy bien si oyó toda la explicación que le había dado nuestro común amigo.
El anfitrión, continuó:
- Me alegro que venga porque tengo noticias para usted.
- ¿ No íbamos a hablar hoy de la corrida de toros para las Fiestas de San Roque?
- Para eso ya habrá tiempo; ahora tengo que contaros que acabo de llegar de Toledo, donde he pasado unos días para solucionar unos asuntos con la Condesa, que se encuentra allí con su hermano Monseñor Luis María de Borbón, que está confinado allí por orden de su primo nuestro Señor el rey Fernando VII, y cuando le he comentado que Vd. estaba en Chinchón, me ha encargado que le diga que estaría muy honrada en que le visitase en alguna ocasión.
- Realmente siempre he apreciado a Doña María Teresa. La conocí cuando sólo tenía diez años y le hice un retrato. Era una niña muy cariñosa, vivaracha y sensible. Pasados los años, después de casarse con don Manuel Godoy, creo que fue en el año 1797... Sí, en el mes de septiembre... cuando estaba embarazada de su hija Carlota, tres años después, le hice el retrato del que estoy más satisfecho... Creo que siempre se nota cuando haces una cosa con cariño... La pobre ha sufrido mucho con los devaneos de su marido... Ahora lo llaman razones de estado... Por cierto, que el lienzo que utilicé para este cuadro estaba previsto para un retrato de su marido que ya había iniciado... Pero me apetecía mucho más hacer el retrato de ella...
Los dos hombres quedaron callados durante unos minutos, como ensimismados en sus recuerdos, yo tampoco me atrevía a decir nada.
- Sin duda, don Francisco, que nos han tocado vivir unos tiempos difíciles. Continuó hablando, como si estuviera haciendo una reflexión. Cuando a principios de siglo, en la guerra de sucesión, los señores de Chinchón se aliaron con el Rey nuestro Señor don Felipe V, al obtener la victoria, en reconocimiento de esa fidelidad no sólo nos concedió el título de "Muy Noble y Muy Leal Villa" sino que hasta compró los derechos del Condado de Chinchón para su hijo el infante don Felipe, lo que supuso una época de pujanza para nuestro pueblo. Después, cuando los monarcas trasladaron, durante el verano, su corte a Aranjuez y nuestra querida doña María Teresa casó con el "Príncipe de la Paz", todos eran buenos augurios para Chinchón... ¡Malditos franceses! ellos nos trajeron la muerte, el dolor, el hambre y la desolación a nuestras casas y a nuestra gentes...
Le gustaba a Juan López hablar con el pintor que, aunque había conseguido llegar al más alto de las categorías sociales, nunca había perdido la sencillez de los hombres de pueblo. Sin duda que sus estancias en Chinchón le recordaban sus primeros años en Fuendetodos, el pueblo de su madre.
- Por cierto, don Francisco -me atreví a terciar yo- hasta nosotros ha llegado la sensación que están causando los grabados de los "desastres de la guerra"... Yo, sinceramente, no resisto contemplarlos, me parece revivir las pesadillas de aquellos días de finales del 1808.
- Para mí también fueron días de pesadillas, cuando mi hermano me contó lo que aconteció en Chinchón. Considero que era mi deber dejar para las generaciones venideras un testimonio de tanta maldad y perversión. ¡ Dios quiera que los hombres no tengan que volver a vivir días como aquellos!
- ¡Dios lo quiera, don Francho!, asentí.
- Pues yo venía a hablar de toros... No sé si sabéis que estoy realizando desde el año pasado un nuevo proyecto: hacer otra colección de grabados, esta vez dedicados a la tauromaquia... y tengo que tomar algunos apuntes en las próximas Fiestas de San Roque...
Me parece muy bien y sin duda que también causaron impresión en la Corte... Pero ahora creo que debe probar un vinito que tengo reservado para las grandes ocasiones...
- Si es acompañado de aquel jamón que tenías secando en la cueva...
Reímos los tres y la tertulia se prolongó hasta las primeras horas de la noche en que llegó su hermano Camilo para acompañarlo hasta su casa. Nosotros quedamos para el día siguiente en la Fuente Pata.
Después me lo contó. Aquella noche, cuando volvían a su casa, el bueno del capellán, cuando subían por la cuesta de la torre, le dijo a su hermano:
- Francho, tienes que comprenderlo, yo soy el Capellán de los Condes y no está bien el mal ejemplo que estás dando en todo el pueblo.
- Camilo, como no me hables un poco más alto no te entiendo nada. Sólo te he oído que eres el Capellán de los Condes y eso ya lo sabía yo... Te nombraron por mis influencias....
- Tú sólo oyes lo que te interesa oír. Le replicó su hermano subiendo el tono de voz.
- Pues ya hablaremos de lo tú quieras... pero luego, cuando lleguemos a casa...
Era una forma de cortar la conversación porque no le gustaba que nadie - ni aún su hermano- se metiese en sus cosas.
Al día siguiente nos encontramos a la puerta del Monasterio de las Madres Clarias. Llegó don Francho acompañado por su amigo Fray Juan Fernández de Rojas, padre agustino, natural de la vecina Colmenar de Oreja, que era Catedrático de Filosofía y Teología, y además escritor y poeta, que había llegado esa misma mañana de visita a Chinchón. Siempre cuando sabían que estaban en el pueblo, procuraban encontrarse. Estos días había llegado a Colmenar porque se encontraba algo delicado de salud, y los médicos le habían aconsejado que se tomase un pequeño descanso.
A Goya le agradaba la compañía del fraile agustino, al que había conocido por su hermano Camilo. Apreciaba, sobre todo, su fina ironía y su buen humor; al igual que le constaba el afecto que éste sentía hacia él. Le había hecho un retrato en el que se podía apreciar este afecto que el pintor sentía por el fraile. Así que aprovechaban cualquier oportunidad para pasar largas jornadas de animada charla.
Desde allí nos encaminamos hacia la Fuente que llamaban de Perico Pata, y entre olivos y viñedos disfrutamos de aquella mañana primaveral. Al pintor le gustaba la soledad de los campos para enfrascarse en sus meditaciones y para las charlas con sus amigos. Allí nunca importaba si sus interlocutores tenían que elevar el tono de su voz para que él les oyese.
Yo procuré mantenerme un poco alejado, para que los dos amigos, pudiesen hablar con más intimidad.
- Francisco, tu hermano Camilo está preocupado por los rumores que se están corriendo en el pueblo sobre tu demasiada... "afición" a las visitas a esa joven.. A la que llaman "la graja".
- ¡No me digas que tú también te has dejado influir por esas maledicencias! Mira, a mis años, hay placeres más apetecibles que los del amor... por ejemplo... los de la carne... si es de cordero y está bien asada...
- No te lo tomes a broma. Tú sabes que soy un hombre de mente abierta y que no me asustan las debilidades de los hombres, pero piensa que eres un personaje importante y las gentes sencillas del pueblo se pueden escandalizar...
- Hablando en serio, - y el pintor adoptó un tono adusto y grave - Desde que murió mi esposa, mi querida Josefa, hace ya tres años; el despego que me demostró mi hijo y esta maldita sordera, me han ido alejando de la gente... Así que cuando conocí a esa joven... Anita... y posó para el cuadro de la Asunción de la Virgen... fue como un soplo de aire fresco que abrió de par en par mi alma... simplemente me gusta admirar su belleza y escucharla cómo me cuenta todos los chismes que pasan en el pueblo.
Habíamos llegado hasta la fuente y los tres bebimos el agua que manaba entre unas piedras tapizadas de verde musgo. Nos sentamos en unas piedras bajo el árbol centenario que ocupaba el centro de la explanada.
- Lo que yo no puedo soportar es esa pléyade de escritores ignorantes que en sus escritos sólo se puede encontrar pedantería y carencia de ideas. Cuando estaba escribiendo mi última obra "La crotología o el arte de tocar las castañuelas" , me acordaba de tus dibujos de los grabados de los "Caprichos", mi intención no era otra que ridiculizar a esos personajillos ridículos.
- Tienes razón, Fray Juan. En la Corte... bueno, y en todas partes, siempre te encuentras a esos ignorantes que además siempre quieren saber más que nadie de cualquier tema que se trate.
La conversación se prolongaba porque sus ideas eran siempre coincidentes. Ya de vuelta, ambos contemplaron la vista del Castillo, que desde allá abajo, parecía mucho más importante.
- La verdad es que la historia del Castillo de los Condes de Chinchón ha tenido una vida azarosa. ¿Los Reyes Católicos autorizaron su construcción a los Marqueses de Moya, verdad ?
- Sí, y debieron aprovechas los cimientos de una fortificación anterior de los Caballeros de Quiñones, que a su vez habían utilizado unos primitivos aljibes romanos, que aún se conservan en las mazmorras del castillo. Poco después, los Comuneros terminaron prácticamente con él cuando el primer conde de Chinchón don Fernando abandona sus tierras para acudir en ayuda de su hermano don Diego que se encontraba sitiado por los comuneros en el Alcázar de Segovia.
- A finales del Siglo XVI el tercer conde de Chinchón, Don Diego Fernández de Cabrera y Bobadilla, casado con Doña Inés de Pacheco y consejero de Felipe II, en sus viajes a Portugal e Italia ve las fortificaciones que se construyen, principalmente para defenderse de los ataques marítimos. Aunque en Chinchón esta eventualidad es imposible, ordena la construcción de un palacio-fortificación aprovechando los cimientos de castillo de sus antepasados. Sin duda que esta decisión estaba guiada más por motivaciones demostrativas de poder y riqueza que por el temor a unas amenazas que nos eran previsibles estando en el centro de la península, cuando en las tierras dominadas por España no se ponía el sol.
- Luego llegó lo del Archiduque Carlos, en la guerra de sucesión, que casi lo destruyó porque los de Chinchón se aliaron con Felipe V.
- ¡Y para terminar el fuego!.
- Cuando se incendio el cáñamo que había allí almacenado.
- También contribuyeron los vecinos que poco a poco han ido "saqueándolo" para utilizar sus piedras y su columnas en sus propias edificaciones.
- Y para terminar... los franceses...
- Por cierto, ¿conoces que aquí en el pueblo se culpa a los de Colmenar de Oreja de la represión que sufrió el pueblo a manos de los "gabachos"?
- Sí, por supuesto; pero creo que es infundado... en realidad fue un desaprensivo, que según me han contado, no se le ocurrió nada menos que liarse a tiros con una patrulla de soldados y que otra pandilla de desaprensivos le secundaron... el primero era de Colmenar y los otros eras de Chinchón... los resultados, desgraciadamente, los conocemos todos.
Ya de vuelta, nos encontramos, de nuevo, con el Convento de las madres franciscanas descalzas y subimos por la calle que bordeaba los huertos, pasando por delante del Convento de los padres agustinos, llegamos a la plaza. Había quedado a la derecha la "Casa de la Cadena", donde se había alojado Felipe V en la noche del 25 al 26 de febrero de 1706.
Después nos encaminamos a la calle de la Iglesia. Sólo la esperanza de la buena mesa que, sin duda, les habría preparado el ama de su hermano, les dio fuerzas para subir las empinadas cuestas que les llevarían hasta su casa.
Allí nos despedimos.
- Joven, al final poco le he dicho para la entrevista que me quería hacer, si quiere nos podemos ver otro día, porque hoy con mi amigo, casi no le he hecho caso...
-No se procupe, don Francho, muchas gracias por recibirme, con lo que ha dicho, tengo más que suficiente para completar la entrevista...
Y pasaron trece años. A primeros de otro soleado y primaveral mes de mayo llega a Chinchón la luctuosa noticia de que el día 16 del pasado mes de Abril, en Burdeos - Francia - había fallecido D. Francisco de Goya y Lucientes, el hermano del Capellán de la Iglesia de la Piedad, que desde hacía unos meses había entrado en un estado de postración que también le llevaría a la tumba el día 13 de septiembre de ese mismo año. Fue enterrado en el antiguo cementerio de la Iglesia de Santa María de Gracia, junto a la Torre, donde también estaba enterrada su madre.
Antes de terminar ese año de 1828, también lejos de Chinchón, muere en Paris, el 7 de diciembre, doña María Teresa de Borbón y Vallábriga, la Condesa de Chinchón. Tenía sólo 48 años. Aquella niña vivaracha y simpática que el pintor conoció en su Palacio de Arenas de San Pedro, había tenido una vida desgraciada y breve.
Pero su fama la sobrevivió. Y todo porque un día, cuando estaba embrazada de su hija Carlota, un genio que hasta entonces no era comprendido por los gustos académicos de la época, la inmortalizó en un lienzo, que estaba preparado para pintar a su marido, y que pasados muchos, muchos años... más de un siglo, llegará a alcanzar un valor que, entonces, nadie podría calcular...

miércoles, 11 de agosto de 2010

EL ESCULTOR FRANCISCO JUAN CONDE HERRERO EXPONE EN CHINCHON.





El escultor Francisco Juan Conde Herrero tiene una amplia carrera como escultor, habiendo realizado diversas exposiciones, entre las que podemos destacar la realizada en la Galería de Artes Visuales Juan Manuel Cedeño, del Instituto Nacional de Cultura (INAC). de Panamá, con obras elaboradas en bronce que están inspiradas en su afición a la naturaleza y a la belleza de muchas de sus especies. Muestro algunas de las esculturas de la exposición titulada “Faunología”, y durante los días de las Fiestas de San Roque, las podremos admirar en la Casa de Cultura “Manuel Alvar” de Chinchón.




martes, 10 de agosto de 2010

ESPAÑA: UN MOSAICO DE IMÁGENES.


Lo prometido es deuda. Aquí tenéis algunas de las imágenes del resto de España que se recogen en la exposición "ESPAÑA UN MOSAICO DE IMÁGENES" , que a partir del próximo día 12 de agosto, con motivo de las Fiestas Patronales de Nuestra Señora de Gracia y San Roque, se va a realizar en el Claustro del Parador de Turismo de Chinchón:

Entrada libre, os espero a todos, porque voy a pasar lista...

ESTAS SON LAS ÚLTIMAS ENTRADAS

ESTAS SON LAS ÚLTIMAS ENTRADAS
Si quieres seguir leyendo las de los días anteriores, pincha en "ENTRADAS ANTIGUAS" de más arriba... te pueden interesar. Hay mas de 3100, pero no es necesario que las leas todas hoy...

ENCUENTRA LOS TEMAS QUE MÁS TE INTERESAN

GRAN NOVEDAD

AHORA PUEDES ACCEDER AL CONTENIDO INTEGRO DE LA MAYORÍA DE LOS LIBROS QUE SE ANUNCIAN A CONTINUACIÓN.

SÓLO HAY QUE PULSAR EN LAS PORTADAS EN LAS QUE SE INDICA ESTA POSIBILIDAD Y PODRÁS LEER CÓMODAMENTE Y GRATIS TODOS ESTOS LIBROS.

IGUALMENTE PODRÁS ESCUCHAR Y VER LOS VÍDEOS DE LAS CANCIONES DE "MIS EDICIONES MUSICALES", PULSANDO EN LAS CARÁTULAS DE LOS DISCOS.

¡TIENES MUCHAS HORAS DE LECTURA Y ENTRETENIMIENTO!

¡¡¡Y PRÓXIMAMENTE, MÁS!!!

MIS EDICIONES MUSICALES

MIS EDICIONES MUSICALES
SENTIRES. Canta Mª Antonia Moya. Edición remasterizada. 2012. Incluye las canciones siguientes:

AVE MARIA

AVE MARIA
De Schubert. Canta María Antonia Moya, acompañada por el Maestro Alcérreca. 2011. Para escucharlo, pinchar en la image.

LA TARARA

LA TARARA
Canta Maria Antonia Moya. Si quieres escuchar la canción, pincha en la imagen

LOS PELEGRINITOS

LOS PELEGRINITOS
La canción de Lorca, cantada por María Antonia Moya, con imágenes de Lucena (Córdoba) Para escuchar la canción pincha en la imagen.

EN EL CAFÉ DE CHINITAS

EN EL CAFÉ DE CHINITAS
La copla de Lorca, cantada por María Antonia Moya, acompañada a la guitarra por Fernando Miguelañez. 1986. Para escuchar la canción, pinchar en la imagen

VERDE, QUE TE QUIERO VERDE

VERDE, QUE TE QUIERO VERDE
Maria Antonia Moya canta el Romance Sonámbulo de Federico García Lorca. Puedes escucharlo pinchando la imagen.

LOS CUATRO MULEROS.

LOS CUATRO MULEROS.
Canta: María Antonia Moya. 1986.Para escucharlo,pinchar en la imagen.

PERFIDIA

PERFIDIA
Canta Maria Antonia Moya, acompañada a la guitarra por Fernando Miguelañez. Año 1986. Para escuchar la canción, pincha en la imagen.

PASODOBLE DE CHINCHÓN

PASODOBLE DE CHINCHÓN
Letra: L.Lezama - Música: Palazón. Canta: María Antonia Moya. 1987Puedes escucharlo pinchando en la imagen

MIS LIBROS DE FICCIÓN. EL AMARGO SABOR DE LAS ROSAS.

MIS LIBROS DE FICCIÓN. EL AMARGO SABOR DE LAS ROSAS.
"El amargo sabor de las rosas" Novela. Marzo de 2017

MIS QUERIDOS FANTASMAS

MIS QUERIDOS FANTASMAS
ENERO 2020. RELATOS Y CUENTOS..PRÓXIMA EDICIÓN

HISTORIAS IMPOSIBLES

HISTORIAS IMPOSIBLES
ENERO 2020. PRÓXIMA EDICION.

SUI GENERIS

SUI GENERIS
ENERO 2020. PRÓXIMA EDICIÓN

LA BODA

LA BODA
"La boda" 1996 -2001. Inédito.Para leer el cuento, pincha en la imagen

ANDANZAS Y SENTIRES

ANDANZAS Y SENTIRES
"Andanzas y sentires" 2003. Inédito. Para leer el libro, pinchar en la imagen,

CHINCHÓN MÁGICO

CHINCHÓN MÁGICO
"Chinchón Mágico" 2002. Inédito. Para leer el libro, pincha en la imagen.

CUENTOS DE OTOÑO

CUENTOS DE OTOÑO
Cuentos de Otoño. 2006. Si quieres leer los cuentos, pulsa en la imagen.

LUZ DEL CIELO Y OTROS RELATOS CON NOSTALGIA

LUZ DEL CIELO Y OTROS RELATOS CON NOSTALGIA
“Luz del Cielo” y otros relatos con nostalgia. 2019. Proximamente en este blog

CUENTOS DE CAFÉ CON LECHE

CUENTOS DE CAFÉ CON LECHE
Cuentos de café con leche. Pinchar en la imagen para leer los cuentos.

CUENTOS AMORALES

CUENTOS AMORALES
"Cuentos amorales" 2005. Inédito. Para leer los cuentos, pincha en la imagen

LOS CUENTOS DEL ABUELO

LOS CUENTOS DEL ABUELO
Próximamente en este blog.

TRABAJOS FORZADOS

TRABAJOS FORZADOS
Recopilación de 44 relatos escritos para el taller literario.2007-2012. Para leer los relatos pinchar en la portada.

EL CIELO DE LAS AMAPOLAS

EL CIELO DE LAS AMAPOLAS
EL CIELO DE LAS AMAPOLAS Y OTROS CUENTOS PEQUEÑITOS.2015. Recopilación. Para leerlo pinchar en la portada del libro.

LOS VELOS DE LA MEMORIA I. HISTORIA DEL SOLAR

LOS VELOS DE LA MEMORIA I. HISTORIA DEL SOLAR
"Los velos de la memoria". Historia del Solar. Edición restringida de 95 ejemplares. Se presentó el 10.1. 2010.

LOS VELOS DE LA MEMORIA II. EL AMO.

LOS VELOS DE LA MEMORIA II. EL AMO.
Los Velos de la Memoria II. El Amo. Edición digital. 2012.

DÉJAME QUE TE CUENTE....

DÉJAME QUE TE CUENTE....
"Déjame que te cuente"... 2013. Recopilación. Para leerlo, pinchar en la portada del libro.

LOS VELOS DE LA MEMORIA III LA HEREDERA

LOS VELOS DE LA MEMORIA III LA HEREDERA
LOS VELOS DE LA MEMORIA III. La Heredera..AÑO 2014.

HISTORIAS DE INTRIGA PARA DORMIR LA SIESTA

HISTORIAS DE INTRIGA PARA DORMIR LA SIESTA
2013.Recopilación de relatos. Para leerlos, pincha en la portada

PAISAJES CON FIGURA

PAISAJES CON FIGURA
2013. Recopilación. Para leer los relatos, pinchar en la portada

MIS LIBROS DE ENSAYO. LA OPINIÓN DEL EREMITA

MIS LIBROS DE ENSAYO. LA OPINIÓN DEL EREMITA
LA OPINIÓN DEL EREMITA. Recopilación. 2008-2013. Para leer los trabajos, pinchar en la portada.

LA OPINIÓN DEL EREMITA 2º TOMO

LA OPINIÓN DEL EREMITA 2º TOMO
Segunda entrega. Próximamente en este blog.

MIS OBRAS DE TEATRO.

MIS OBRAS DE TEATRO.
Un ramito de Violetas. Para leerlo, pulsar en la portada.

MIS LIBROS DE POESÍAS.

MIS LIBROS DE POESÍAS.
"SINSENTIDO" Para leer las poesías, pinchar en la portada.

MIS LIBROS DE VIAJES

MIS LIBROS DE VIAJES
Los viajes del Eremita.Volumen I. 2016.

LOS VIAJES DEL EREMITA VOLUMEN II

LOS VIAJES DEL EREMITA VOLUMEN II
VOLUMEN II. LOS VIAJES DEL EREMITA.

LOS VIAJES DEL EREMITA. VOLUMEN III

LOS VIAJES DEL EREMITA. VOLUMEN III
Los viajes del Eremita. 2016.

LOS VIAJES DEL EREMITA. VOLUMEN IV

LOS VIAJES DEL EREMITA. VOLUMEN IV
Los viajes del eremita.Volumen IV. 2016.

EL CATÁLOGO DE MI PINTURA.

EL CATÁLOGO DE MI PINTURA.
POLITÉCNICA. CATÁLOGO DE ARTE. Pintura, dibujo, diseño.Para ver el catálogo, pinchar la portada

FOTOGRAFÍA: ESPAÑA,UN MOSAICO DE IMÁGENES.

FOTOGRAFÍA: ESPAÑA,UN MOSAICO DE IMÁGENES.
ESPAÑA: UN MOSAICO DE IMÁGENES. Fotografías. Para verlo, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: CHINCHÓN EN DUOTONO.

FOTOGRAFÍA: CHINCHÓN EN DUOTONO.
CHINCHÓN EN DUOTONO. Fotografía.Para ver la exposición, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA. DETALLES

FOTOGRAFÍA. DETALLES
MAS DETALLES. Fotografías. Para ver la exposición pincha en la portada.

FOTOGRAFÍA: ACORTANDO DISTNACIA

FOTOGRAFÍA: ACORTANDO DISTNACIA
ACORTANDO DISTANCIAS. Fotografías. Para ver la exposición, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: FRUTAS Y VERDURAS

FOTOGRAFÍA: FRUTAS Y VERDURAS
FRUTAS Y VERDURAS. Fotografías. Para ver la exposición, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: PAISAJES EN MI RECUERDO

FOTOGRAFÍA: PAISAJES EN MI RECUERDO
PAISAJES EN MI RECUERDO. Fotografías. Para ver la exposición, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: FOTOGRAFÍAS OCULTAS

FOTOGRAFÍA: FOTOGRAFÍAS OCULTAS
FOTOGRAFÍAS OCULTAS. Fotografía. Para ver la exposición, pinchar en la portada

FOTOGRAFÍA: DENIA EN FALLAS

FOTOGRAFÍA: DENIA EN FALLAS
DENIA EN FALLAS. Fotografías. Para ver la exposición, pinchar en la portada

FOTOGRAFÍA: CHINCHÓN EN FIESTAS

FOTOGRAFÍA: CHINCHÓN EN FIESTAS
CHINCHÓN EN FIESTAS. Reportaje fotográfico. Para verlo, pinchar en la portada

FOTOGRAFÍA: TURISMO

FOTOGRAFÍA: TURISMO
TURISMO. IMÁGENES DE MIS VIAJES. Fotografías. Para verlas, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: MIS FOTOS.

FOTOGRAFÍA: MIS FOTOS.
MIS FOTOS. Folografías: para verlas, pinchar en la portada

FOTOGRAFÍA: COMIDAS

FOTOGRAFÍA: COMIDAS
COMIDAS. Fotografías. Para verlas, pinchar en la portada

FOTOGRAFÍA: UN VIAJE A CÓRDOBA Y GRANADA

FOTOGRAFÍA: UN VIAJE A CÓRDOBA Y GRANADA
VIAJE A CÓRDOBA Y GRANADA.FOTOGRAFÍAS. Para ver el reportaje, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: FLORES Y PLANTAS

FOTOGRAFÍA: FLORES Y PLANTAS
Flores y Plantas. FOTOGRAFÍAS. Para ver esta exposición, pinchar en la portada.

LAS RECOMENDACIONES DEL EREMITA: CHINCHÓN MONUMENTAL.

LAS RECOMENDACIONES DEL EREMITA: CHINCHÓN MONUMENTAL.
CHINCHÓN MONUMENTAL. Una visita virtual por las calles, plaza y campos de Chinchón. Para verlo, pinchar en la foto.

Museo Etnológico LA POSADA DEL ARCO

Museo Etnológico LA POSADA DEL ARCO
Una visita al Museo LA POSADA DEL ARCO.Para ver la visita virtual, pinchar en la fotografía.

EL MUSEO ULPIANO CHECA

EL MUSEO ULPIANO CHECA
Una visita al Museo ULPIANO CHECA en Colmenar de Oreja.Para ver la visita virtual, pincha en la imagen:

IMÁGENES RELIGIOSAS DE CHINCHÓN

IMÁGENES RELIGIOSAS DE CHINCHÓN
Una visita a las IMÁGENES RELIGIOSAS de CHINCHÓN.Para ver las imágenes, pincha en la Galería.

CARTELES DE TURISMO EN EL MUNDO

CARTELES DE TURISMO EN EL MUNDO
Un recorrido por distintos países y ciudades, visitando sus carteles de turismo. Para verlos, pinchar en la imagen.

ALELUYAS CHINCHONETAS

ALELUYAS CHINCHONETAS
ALELUYAS CHINCHONETAS. Para poder ver todas las aleluyas chinchonetas, pinchar en el dibujo.

Archivo del blog

Etiquetas