sábado, 23 de abril de 2016

DÍA DEL LIBRO: UN REGALO DEL EREMITA



Hoy celebramos EL DÍA DEL LIBRO, coincidiendo con el aniversario de las muertes de Miguel de Cervantes y de Williams Shakespeare ocurridos allá por el año 1616, aunque realmente Cervantes fue enterrado este día, y había muerto en Madrid el día 22. En cuanto a la muerte del dramaturgo inglés, la fecha del 23 de abril corresponde al calendario juliano que equivales al 3 de mayo del calendario gregoriano. En este mismo día murió Inca Garcilaso de la Vega, lo que supone una coincidencia que, sin duda, había que aprovechar. 
Son muchos los actos que se van a celebrar con este motivo, pero El Eremita también se quiere unir a esta celebración editando una nueva recopilación de relatos, como ya hizo en años anteriores, que ha titulado "LOS CUENTOS DEL ABUELO" para regalárselo a sus amigos y lectores.
Al mismo tiempo, quiero aprovechar para felicitar a Pablo que el día 21 cumplió nada menos que 13 años, a quien va tambien dedicado este libro, junto con mis otros nietos.

Este es el ÍNDICE:
“Y EL GANADOR ES…”
LA ALEGRE VIDA DE ERMELINDA EN FACEBOOK.
Y HERMENEGILDO SE HIZO ATEO.
LA MOSCA DE LA SEÑORA EDUVIGIS.
GINÉS UN CHICO MUY, PERO QUE MUY ANTIPÁTICO.
Y DOÑA ANA, POR FIN, PUDO MORIR.
"RR.DJ."
LA DUDA DE HELENA.
EL TÍO AFOBINIO SE DESCONECTA.
YLENIA "LA VAMPIRA".
GENARO, CONCEJAL.
EL DILEMA.
EL FANTASMA.
SECUNDINO RIQUELME R.I.P.
LA AGENDA DE DON EDELMIRO.
EL BALÓN DE MIGUELITO.
EL CRITERIO DE JUAN ELVIRO.
UN CUENTO CON POCA GRACIA Y, NO MUY CREÍBLE.
JOB, UN BUEN PACIENTE.
SIN BILLETE DE VUELTA.
LAS INCREÍBLES VENTAJAS DE LLEGAR 
A SEPTUAGENARIO.
CONTAGIO.
EUTIMIO "DONSISEÑOR".
Y LE LLAMARON ANACONDO.
SINFOROSA LA FANTÁSTICA.
LA DETENCIÓN DE DON MEDARDO.
EL PROSPECTO.
EL NIÑO QUE SOÑABA NOVELAS.
EUPREPIO NO SABIA SOÑAR
EL ROSCÓN DE REYES.
EL PASEO.
EL AMIGO IMAGINARIO.
EL CHAMARILERO.

Lo puedes leer en este enlace:


Forges

viernes, 22 de abril de 2016

jueves, 21 de abril de 2016

Y A ESTAS ALTURAS, ¿EN QUIÉN PODEMOS CREER?




En muchos políticos, no; en algunos curas, tampoco; en los que dicen defendernos, cada vez menos; en los que pregonan su honestidad, casi nada, y en los que dan lecciones de moralidad... De esos es mejor huir lo más rápido que podamos.
Y es una lástima tener que ir por la vida desconfiando de todo el mundo. A este paso nos vamos a quedar sin ningún referente para tomarle como ejemplo de conducta. 
Después de lo de Soria,(la ciudad no, el ministro), lo de Ausbanc, lo de Manos Limpias, lo del alcalde de Granada (con el que, por cierto, compartí mesa en una cena); de la multa de hacienda al señor Aznar, émulo de Monedero; poco a poco, se nos van cayendo todos los palos de nuestro modesto sombrajo y eso ahora que estamos a punto de hacer nuestra declaración de la renta del año pasado.
Y mientras tanto, todos los líderes políticos diciéndonos que ellos no han tenido la culpa de no llegar a los acuerdos para formar gobierno. Y es el momento de hacernos la pregunta que encabeza el artículo: A estas alturas, ¿En quién podemos creer?
Pues aunque podamos equivocarnos, no hay más remedio que seguir creyendo en alguien o algo... Y si no terminan de ponerse de acuerdo, tendremos que volver el mes de junio a votar... Por lo menos para poder seguir creyendo en nosotros mismos....

miércoles, 20 de abril de 2016

RELIGIÓN POR VAGANCIA.


 "Un fácil 10 en catolicismo obvio, por muy descreído que se sea, ayuda mucho a subir la media".





En mi corta o larga (según con qué se compare) vida de laico he visto de todo (o casi): amigos perfectamente ateos casarse por la Iglesia (y la más grande); familiares que presumían de no saber la diferencia entre la comunión y unción de enfermos bautizar a sus hijos con mantilla bordada por la abuela; votantes de la alternativa más republicanamente radical mentir en el empadronamiento para obtener una plaza en el muy religioso, elitista y (atentos, que vienen curvas) concertado colegio del Pilar de Madrid, y, lo último, becados del Cesic y lectores de Hitchens insistir a sus vástagos en que, en vez de tecnología o dibujo técnico, escojan Religión entre las optativas de Bachillerato. Ya se sabe (y ellos, los investigadores en precario, más), el currículo es importante y desde que la Lomce está en marcha, un fácil 10 en catolicismo obvio, por muy descreído que se sea, ayuda mucho a subir la media. Cuando me contaron esto último (entre risas) súbitamente lo entendí todo. Por un momento estuve tentado de elaborar una concienzuda tesis sobre la debilidad de las creencias o sobre la hipocresía de la izquierda o sobre la madre que parió (con perdón) a los curas. Pero se me pasó pronto. «Ya escribiré una columna», pensé.
Entiendo que con la misma naturalidad con que el propietario de una offshore insiste en que todo es legal (la abrió, dice, para pagar -atentos, más curvas- una deuda con Hacienda), o con el gesto asertivo con que un ministro hace malabarismos con sus explicaciones (Soria acabará por confesar que su padre no es suyo), o con la contundencia con que una lideresa se muestra dispuesta a sanear su partido tras amparar todos los casos de corrupción imaginables; entiendo, decía, que con esos mismos modales tan españoles entre lo obvio y lo arrogante, podemos renunciar fácilmente a lo que creemos por pura vagancia. Qué más dará. Quizá ahí esté el quid. Nos pasamos demasiado tiempo pensando quiénes somos, qué pensamos, contra quién vamos y, a la hora de la verdad, lo que importa es la media. ¿No será mejor hacer lo que todos y no pagar el IVA? Para qué molestarse.

martes, 19 de abril de 2016

"JOSÉ SACRISTAN SOMOS TODOS" UN ARTÍCULO CON POLÉMICA INCLUIDA.


Un artículo-entrevista de Luis Martinez en el periódico El Mundo del día 10-4-2016.

José Sacristán no es José Sacristán. Él cree que sí. De hecho, habla, gesticula y se luce con esos requiebros al castellano que tanto gustan a la gente de Chinchón, donde nació hace 78 años y donde, dicen, crecen los ajos que da gusto verlos. Y todo lo hace con un entusiasmo supuestamente natural, nada fingido. Como si fuera el mismísimo José Sacristán. O Pepe, que también se hace llamar así. Pero no, no nos engaña. José Sacristán, en realidad, soy yo. Y usted, y ese que se esconde al fondo, y ese otro que con la revista PAPEL en las manos está convencido ahora mismo de que el que escribe estas líneas es un perfecto gilipollas. José Sacristán, admitámoslo, lo es cualquiera de los que hoy pisan ese lugar llamado España. De hecho, José Sacristán es España. Entera. Toda ella, con sus contradicciones, sus andares torpes, sus gestos heroicos, sus miedos y sus posturas irreconciliables. Somos así. Somos él. Como siempre.
Como España, él grita desde el balcón de su casa. Ve asomar al periodista calle arriba y no se reprime: «Coño, llegas en el peor momento. Justo ahora que empieza una de John Ford en la tele». Como España, tiempo atrás él pasó hambre, y, como España, hasta tuvo la tentación de olvidarlo. «Yo estoy encantado con mi vida. No sería ni justo ni educado que me quejara, pero lo que está pasando ahora mismo no me gusta, para qué nos vamos a engañar», dice. Como España vivió una transición del gris al magenta, del silencio al ruido, del incienso a la carne, de la braga alta al tanta hortera... Y como España, a ella vuelve (a la transición que no a las bragas). ¿No estamos ahora, dicen, en elformateo de todo lo viejo, en el reseteo de las formas antiguas, en la emergencia de los impacientes, no estamos, como siempre, empezando otra vez? ¿Y no está, como siempre, José Sacristán ahí, en el centro, en el punto medio de todo lo que ocurre? ¿Quién de los presentes a la vista de lo que hay puede decir que no es, que no somos, él?
«Vamos a ver», empieza resignado el hombre que pretende ser Sacristán, «comparar lo que vivimos en la Transición con lo que está pasando ahora mismo no tiene sentido. Entonces existía una necesidad de contar y contarse. Era una cuestión natural, biológica, una urgencia... Sería terrible considerar que lo vivido desde el 75 a ahora tuviera algo que ver con el franquismo. Reprocho a los emergentes la impaciencia de los malos aprendices. Por dios, ¡cómo se puede decir eso de la cal viva! Quien dice eso y luego saluda al 'ciudadano' Otegui es que no estuvo ahí. Hay que tener claro de dónde se viene para hablar. Si antes entrabas en una capilla sin sostén, ibas a la puta cárcel directamente. No jodamos». Y ahí lo deja. El que sepa leer, que lea. Café, sacarina y agua. Es lo que toma.
Nos citamos en su casa. Todo sea para demostrar que él es él y que vive donde vive. La tarde es soleada y la idea no es tanto cumplir con los trámites de la entrevista como de la demostración. Que le den, con perdón, a John Ford. Demuéstreme, oiga, que usted es el que dice ser, que usted es Sacristán. La idea es recorrer juntos el trayecto que va desde el portal hasta el teatro donde día a día, a día de hoy, da vida a un magnate cabrón y tierno en la obra Muñeca de porcelana, de David Mamet. El camino se hace en metro, en la línea amarilla del suburbano de Carmena hasta la mismísima estación de Legazpi, donde están los teatros de El Matadero. No es tanto populismo de artista llano como comodidad de jubilado sibarita. «Con esta tarjeta paso por el torno como el mismísimo James Bond. Date cuenta qué facilidad», dice, enseña a la máquina el pase de la EMT y el torno cede ante su paso ligero. Pura clase.
Permítame una pregunta de enjundia: ¿Cómo se las arregla para sobrevivir a todos los naufragios?
[Hace como que entiende la cuestión] Trato de adecuar el ejercicio de una profesión, la mía, a un país como éste. Intento ser un buen alumno de Fernando Fernán Gómez. Y eso que sólo estoy en segundo de Fernando. Procuro mantener el equilibrio. Me siento más un superviviente que un maestro. Y, por encima de todo, sé que soy un privilegiado. Mi actitud es la de un aprendiz permanente. ¿Cómo lo diría? Aborrezco sentar cátedra. Antes monja que pontificar. Pobre del que piensa que ya lo sabe todo.
Y le creemos. ¿Cómo si no ha hecho este hombre para ser cómico cuando en España nada hacía ni la más triste (además de puta) de las gracias? ¿Cómo ha conseguido sobrevivir al atracón de españoladas (y que nadie se ofenda) que poblaron los 60 y los 70 de la mano de Lazaga, Ozores o Dibildos? ¿Cómo logró convertirse en uno de los referentes del nuevo cine español? Sí, el de Olea, Gonzalo Suárez, Gutiérrez Aragón o Camus. ¿Y qué decir de su papel en el complicado equilibrio de la tercera vía, entre el cine de autor y comercial, que soñaran Garci, Drove o Bodegas? ¿Cómo se ha mantenido firme al lado de la presente nueva ola con Carlos Vermut, Isaki Lacuesta o Kike Maíllo, con el que está a punto de estrenar Toro? Un momento, ¿Y todo el teatro acumulado? ¿Y su labor en el musical con Paloma San Basilio? Definitivamente, demasiado trabajo para un solo hombre. Reconózcalo, usted no es usted.
Y justo en este momento, se rinde. Aunque sólo sea por hacer callar al pesado (o gilipollas, según se mire) que tiene en frente. Aunque tan sólo sea por respeto a los que viajan en el metro. «Todo lo que soy se lo debo al chaval de Chinchón que todavía soy. Lo llevo siempre conmigo. Se sienta a mi lado a ver cine en la sala que tengo en mi casa y le tengo un respeto del copón. Echo mano de él cada vez que me pongo delante de una cámara o subo al escenario. Para mí, él es la médula espinal que alimenta este oficio. Lo que tiene de juego. Cuando jugaba a ser un mosquetero. Le tengo un cariño increíble. Y, sobre todo, procuro no hacer nada que le obligara a mandarme a la mierda. Llevo 60 años sobre el escenario y disfrutando como un cabrón con los jóvenes y con los no tan jóvenes. A ese crío se lo debo todo». El cabrón, valga la redundancia, casi nos hace llorar.
Cuenta (ahora ya no queda claro si el que habla es el crío) que, cuando la familia se exilió en Madrid desde el pueblo al que no podían volver, recorría la Gran Vía con los ojos perfectamente abiertos. «Me recuerdo con la tartera para ir al taller. Salía de trabajar y me iba a hacer el recorrido delante de los cines. En el Coliseo vi Al rojo vivo... "Madre, estoy en la cima del mundo", decía James Cagney... Y con aquella Virginia Mayo estrábica, pero con dos tetas como dos carretas».
Cuenta que todo, o casi, se lo debe a Venancio, su padre. «Un contrincante cojonudo», aclara. Al Venancio (mejor así, con artículo determinado delante) le encarcelaron por rojo. Por eso y por perdedor. Militante de UGT y del PCE, cuando salió al aire, que no libre, se encontró con una España sin sitio para los de condición. La familia tuvo que emigrar a la capital, a un Madrid triste, sucio y hacinado de tres familias por piso. Y allí, cuenta, continuó con un hábito, con modales de manía, adquirido en el cine Lope de Vega de Chinchón: devorar, que no ver, cine desde la delantera del gallinero. Allí desde el paraíso en el que los sueños adquieren la pesada sustancia de lo cierto, de lo único, de la supervivencia. Y con él, en efecto, España entera.
«Yo ya tenía la fantasía de ser Tyrone Power [léase tirone pober] o Errol Flynn[aquí no hay dudas]. El referente moral que era mi padre hacía lo posible para convencerme de que aquello era una simple gilipollez. Mi padre trataba de decirme que todos mis sueños no eran más que un camino equivocado...». Pausa dramática. «Y, qué coño, tenía la razón».
Vaya con el Venancio.
¿Es eso una pregunta?
No, es comentario.
[Hace como que entiende] Un día mi padre me preguntó: «¿Cómo has vendido los ajos este año?». En Chinchón, si habías tenido una buena cosecha de ajos, dabas por buena la temporada entera. En ese momento, comprendí que ya se tomaba en serio esto a lo que yo me dedicaba. Lo dicho, era un contrincante al que había que convencer. No vencer. 
Al pasar por la estación de metro Embajadores, el que dice ser Sacristán se siente seguro. Las miradas de los compañeros de vagón (disimuladas, unas; asombradas, el resto) parecen darle la razón. Él es él. Pero, seamos sinceros, en un actor uno acaba por proyectar algo mucho más importante de lo que simplemente es; un actor nos devuelve la imagen de lo que alguna vez quisimos ser. Por ello, todo actor, y más Sacristán, puede ser él mismo con la misma claridad y vehemencia con la que es cualquiera de nosotros. ¿Me siguen?
Con el correr del tiempo, allá en los 60, el hombre que quería ser tirone pober,acabó por serlo. O casi. El hombre que despuntaba en las obras de teatro para aficionados terminó por debutar en el teatro. En el 61 hace su primera gira, un año después salta el Atlántico para hacer las Américas («Ríete tú de la aventura de Colón») y con la década ya mediada entra en la compañía Lope de Vega a razón de 80 pesetas. Todo va bien en la España del desarrollismo y los ministros del Opus... «¡Para nada!», exclama y salta como un resorte ante el entusiasmo no justificado del párrafo. «Aquello no daba ni para lo más básico. Me recuerdo haciendo siete papeles a la vez en Julio César por 30 duros». En el 64 y 65 nacieron sus hijos y la cosa se complicó aún más. «Fue una irresponsabilidad. Con la familia, todo fue muy difícil y salí adelante gracias al Círculo de Lectores. Fui uno de sus primeros vendedores», rememora y en la descripción de lo recordado se va la memoria intacta de, otra vez, un país entero.
Y así hasta que todo cambió por la sencilla razón de que el mundo, como diría con algo de amargura Fernán Gómez, sigue. De repente, el estreno de la obra La pulga en la oreja con unas críticas irrefutables; de repente, el debú en el cine. De repente, el Sacristán que nos representaba en la oscuridad del anonimato como trasunto de todas las vidas infelices en un tiempo fundamentalmente infeliz se transforma, poco a poco, en la imagen palpable de todo lo que se ve. Él es, por fin, nosotros.
«Un día sonó el teléfono de mi vecina. Yo no tenía. Me llamaba Pedro Masó para una prueba en La familia y uno más. Entré a formar parte de la factoría de la comedia española. Luego vinieron Cómo está el servicio, Matrimonios separados, Operación Matahari, Pierna creciente, falda menguante, Más fina que las gallinas... Fue un respiro de alivio. No era solamente poder aspirar a una forma de vida más o menos digna, sino la confirmación de que el crío de Chinchón no andaba descaminado y le llamaban para hacer películas y no para ir al taller. A esto le doy una importancia básica que, quizá, otros no le dan», afirma, se acerca el café que ha pedido en la cafetería del teatro (ya hace un par de párrafos que salimos del metro) y hasta suspira. Contento. Se diría que hay recuerdos que hacen asomar a la felicidad. Sea esto último lo que sea.
¿Qué tiene que decir a todos aquellos que durante tanto tiempo han pasado a lanzallamas la españolada
[Se le borra la sonrisa] Yo, a ciertos lanzallamas me los paso por donde el Coloso de Rodas se pasaba los barcos. Yo tenía y tengo mi conciencia y hacía otras cosas además del cine, pero gracias a ese cine pude ganarme la vida. Gratitud infinita por tanto.
Y así hasta la mismísima Transición, con la T mayúscula. «En el 80, la revistaCambio 16 me dedicó una portada con el título "Vino con la democracia, elLlenacines". Se acaba de estrenar Operación Ogro de Pontecorvo, y El diputado, de Eloy de la Iglesia. En el teatro acababa de hacer la adaptación de El proceso de Kafka a manos de Peter Weiss y dirigida por Manuel Gutiérrez Aragón... Estaba en plenas facultades», dice como perfecto albacea de su legado. Y, en efecto, tanta memoria hace sospechar. Tal vez sólo alguien que se sabe otro puede tenerse tan perfectamente estudiado. Sea como sea, aquél fue un tiempo que venía de Asignatura pendiente, de Garci, Un hombre llamado Flor de Otoño, de Pedro Olea, o Reina zanahoria, de Gonzalo Suárez, y se encaminaba hacia La colmena, de Mario Camus, La vaquilla, de Berlanga, o El viaje a ninguna parte, de Fernando Fernán Gómez. O, por qué no y ya en los 90, Un lugar en el mundo, de Adolfo Aristarain. Todo cine nuevo como testigo de un tiempo nuevo.
De otro modo, y se ponga como se ponga el hombre que afirma ser Sacristán, la memoria de cualquier español, cinéfilo o no, pasa por él. España entera ha vivido cada uno de sus sueños, sus inseguridades y sus certezas en el rostro de un hombre que, ahora, reclama su derecho a ser él. Qué osadía.
Por cierto, ¿a usted, como a tantos, le duele España?
 [La mirada denota paciencia. Eso o algo más grave] Lo que me duele es que la izquierda haya hecho tan mal las cosas. Y hablo de la izquierda exclusivamente porque a la derecha no le doy ningún crédito ni moral ni de ningún tipo. Lo que se ha hecho pésimamente es la malversación de un depósito moral que le correspondía a la izquierda. Lo ha malversado, lo ha lapidado y lo ha mandado a tomar por culo. Ahora la reelección del nuevo secretario de UGT es un episodio corporativo como si hubieran cambiado al de El Corte Inglés. Ellos solitos, los propios sindicalistas han mandado a la mierda todo. Por eso han aparecido estos muchachos. Pero míralos. Ellos mismos vuelven a reproducir los vicios de los anteriores. De un plumazo, este muchacho ha echado a todos los que le molestaban. ¡Eso es lo asambleario!... ¿Y dónde está el partido comunista? ¿Y lo del PSOE? ¿Y la cultura del pelotazo de los 80? ¿Y lo de Bankia? ¿Y los ERES en Andalucía?...
Y ahí lo deja. Tan cabreado que, de nuevo, podría ser cualquier de nosotros, cualquier lector, cualquier español.
Ahora, cuando apenas faltan unos segundos para que se meta en la piel de un magnate traicionado, tierno y muy cabrón, cuando se prepara en el camerino momentos antes de salir a escena con unas gotas de agua en la nariz, ahora que ya tiene 78 años y la voz grave («Esta voz de hombre es nueva», dice), Sacristán vive una nueva, quizá eterna, juventud. Todo empezó cuando David Trueba le llamó para dar vida a un émulo de Francisco Umbral en Madrid 1987. Aquello fue un salto triple sin red. Toda la película la pasaba desnudo encerrado en un baño en compañía de María Valverde. Aquello le colocó delante de una nueva generación de cineastas que, de forma quizá inédita, reclamaban para sí un legado. Su legado. Dentro de poco le veremos en Toro, de Kike Maíllo. Allí encarna al más malvado de cuantos personajes ha interpretado en su vida. Pero antes fueron Rebollo, Lacuesta y, sobre todo, Carlos Vermut los que solicitaron para sí el privilegio de ser José Sacristán. Y con él, todos los demás. Su papel enMagical girl le devolvía al imaginario de lo que efectivamente somos y seguiremos siendo. Por los siglos de los siglos. Tan patéticos como el turista deslumbrado por la piel de las suecas, tan enfermos de libertad como los héroes rotos de Eloy de la Iglesia, tan derrotados como el Hans, el personaje exiliado de sí mismo en Un lugar en el mundo, tan...
Le pedimos una última prueba de su existencia. ¿Quién es usted? 
[La mirada ahora es de cansancio] Yo vengo de Sancho Panza y soysanchopancesco por aspiración. Por eso ando en quijotadas permanentemente. Y siempre vuelvo a Fernando [Fernán Gómez] y a mi padre, el Venancio; a la gente que estaba ahí para decime: «Por ahí». A ese punto de tener la certeza de que hay que estar prevenido, alerta, al tanto... porque uno las ha pasado canutas. Hay un entrenamiento moral de procurar estar lo más saludable posible para seguir jugando; seguir en la medida de lo posible disfrutando.... Hay momentos, cuando estoy en el cine... Recuerdo que me desmayé de niño viendo Las mil y una noches. Me desmayé de la impresión. Ahora, me siento a ver Cielo amarillo, de William A. Wellman, o La ruta del tabaco, de John Ford, o La regla del juego, de Jean Renoir... Y miro al lado y veo al chaval que fui... Y que aún soy.

A eso de las 10 pasadas, acaba la función. Vuelta a casa. Cada uno a la suya. No nos engaña. Sacristán somos todos.

lunes, 18 de abril de 2016

EL CHAMARILERO

Desde muy pequeño acostumbré a seguir a mi abuelo por los caminos polvorientos del centro de la meseta. Él iba siempre en un tílburi reconvertido en carromato donde escondía su preciada mercancía. Sólo parábamos en los pueblos deshabitados en los que solíamos encontrar sólo fantasmas del pasado y hologramas que deambulaban de acá para allá, siempre sin rumbo fijo, camino a lo desconocido.


Mi abuelo me decía que allí, algún día, encontraríamos a sus verdaderos clientes, que le comprarían todas las existencias. Yo, que aún era pequeño, no entendía muy bien lo que mi abuelo quería decir, pero asentía, posiblemente por ese respeto reverencial a los mayores que me inculcaron desde niño.
Cuando llegábamos a la que había sido la plaza del pueblo, mi abuelo tiraba del ramal y la “Remolona”, una borrica muy delgada, ya casi acostumbrada a no comer, se detenía en seco. Él se bajaba del tílburi, me cogía de la cintura y me ayudaba también a bajar a mí. Miraba alrededor, se quitaba la gorra que siempre llevaba ladeada sobre la sien izquierda, se limpiaba el sudor y mirando al cielo, lanzaba su mismo mensaje:
- ¡El chamarilero, compro sueños viejos! ¡No importa que estén usados, y pago al contado!
Luego, cuando había pasado un tiempo, poco por lo general, gritaba su otro comunicado:
- ¡También vendo sueños a estrenar, sueños reparados y garantizados por toda una vida! ¡Tengo sueños para mocitas de buen ver, para madres primerizas, para jubilados sin esperanzas y para políticos honestos!
Por lo general nadie solía responder; pero un día, en un pueblo perdido entre un valle sin río y unas montañas de imperceptible pendiente, donde apenas si el camino dejaba pasar nuestro viejo carromato, un pueblo de sólo ocho o nueve casas todas en ruinas, sin puertas ni ventanas, un pueblo donde únicamente quedaban en pie unas piedras de lo que habían sido los arranques de la torre de la iglesia; por detrás de la tapia de lo que un día pudo ser un aprisco, apareció un hombre de pelo cano, de una edad imposible de precisar, con un callado de pastor en la mano y caminando a duras penas, que se acercó a mi abuelo.


- Yo tengo un sueño muy bonito y no tengo a nadie a quien dejárselo.
- ¿Cuánto quiere por él?
- Mi sueño no tiene precio, se lo quiero regalar a este niño de ojos con luz y con ilusión en su cara. Nadie mejor que él lo podrá vivir.

Desde entonces sigo recorriendo los caminos de mi pequeño mundo, buscando otro niño para que pueda seguir viviendo el sueño que a mí me regaló un hombre muy viejo en un pueblo casi deshabitado cuando yo acompañaba a mi abuelo en lo que él llamaba tílburi y no era más que una destartalada tartana, donde guardaba su preciada mercancía de hermosos sueños irrealizables para personas sensatas, solo útiles para soñadores empedernidos y para jóvenes enamorados.

domingo, 17 de abril de 2016

SINCERIDAD.




Lo ha dicho doña Esperanza Aguirre: "Si no fuera política, haría lo que pudiera para pagar los menos impuestos posibles"


Tan dada ella a mentir, o al menos a decir las verdades a medias, hoy por fin ha sido sincera. Yo creo que se le ha escapado y no quería decirlo; pero se le ha calentado la boca (hecho últimamente bastante frecuente, desde que escribió lo de "Yo no me callo") y, posiblemente por una sola vez y sin que sirva de precedente, ha sido sincera.
Y es que tal aseveración está detrás de su filosofía liberal. Hay que bajar los impuestos; o dicho de otra forma, hay que ir debilitando el estado, haciéndolo cada vez más pequeño, hasta su desaparición; y que entonces, las sagradas leyes de los mercados sean las que determinen los que tienen derechos y los que no.
Y lo malo es que esos pensamientos los tienen (por lo que se ve) la mayoría de sus correligionarios. Véase el ejemplo de don José María Aznar, del señor Rato, don Rodrigo, don José Manuel Soria y tantos otros que conocemos o que tarde o temprano conoceremos.
Y para más "INRI" lo ha dicho cuando se inicia la campaña de la renta. Es como recordar a todos los contribuyentes lo de la jueza del caso Noos de que lo de "Hacienda somos todos" es solamente un eslogan publicitario.
Y esto lo dice, además, cuando parece que estamos a punto de ser convocados de nuevo a las urnas, o posiblemente por eso, porque piensa que con este mensaje tendrán más votos, porque es como decir que "Ancha es Castilla" y que con ellos vale todo. Queda sobreentendido que después llegaran los recortes; pero eso no les afecta demasiado a los suyos, y ya sabemos lo que piensan de los demás, como dijo la hija del señor Fabra, doña Andrea, "Que se jodan"

ESTAS SON LAS ÚLTIMAS ENTRADAS

ESTAS SON LAS ÚLTIMAS ENTRADAS
Si quieres seguir leyendo las de los días anteriores, pincha en "ENTRADAS ANTIGUAS" de más arriba... te pueden interesar. Hay mas de 2000, pero no es necesario que las leas todas hoy...

ENCUENTRA LOS TEMAS QUE MÁS TE INTERESAN

MIS EDICIONES MUSICALES

MIS EDICIONES MUSICALES
SENTIRES. Canta Mª Antonia Moya. Edición remasterizada. 2012. Incluye las canciones siguientes:

AVE MARIA

AVE MARIA
De Schubert. Canta María Antonia Moya, acompañada por el Maestro Alcérreca. 2011. Para escucharlo, pinchar en la image.

LA TARARA

LA TARARA
Canta Maria Antonia Moya. Si quieres escuchar la canción, pincha en la imagen

LOS PELEGRINITOS

LOS PELEGRINITOS
La canción de Lorca, cantada por María Antonia Moya, con imágenes de Lucena (Córdoba) Para escuchar la canción pincha en la imagen.

EN EL CAFÉ DE CHINITAS

EN EL CAFÉ DE CHINITAS
La copla de Lorca, cantada por María Antonia Moya, acompañada a la guitarra por Fernando Miguelañez. 1986. Para escuchar la canción, pinchar en la imagen

VERDE, QUE TE QUIERO VERDE

VERDE, QUE TE QUIERO VERDE
Maria Antonia Moya canta el Romance Sonámbulo de Federico García Lorca. Puedes escucharlo pinchando la imagen.

LOS CUATRO MULEROS.

LOS CUATRO MULEROS.
Canta: María Antonia Moya. 1986.Para escucharlo,pinchar en la imagen.

PERFIDIA

PERFIDIA
Canta Maria Antonia Moya, acompañada a la guitarra por Fernando Miguelañez. Año 1986. Para escuchar la canción, pincha en la imagen.

PASODOBLE DE CHINCHÓN

PASODOBLE DE CHINCHÓN
Letra: L.Lezama - Música: Palazón. Canta: María Antonia Moya. 1987Puedes escucharlo pinchando en la imagen

MIS LIBROS DE FICCIÓN. EL AMARGO SABOR DE LAS ROSAS.

MIS LIBROS DE FICCIÓN. EL AMARGO SABOR DE LAS ROSAS.
"El amargo sabor de las rosas" Novela. Marzo de 2017

LA BODA

LA BODA
"La boda" 1996 -2001. Inédito.Para leer el cuento, pincha en la imagen

CHINCHÓN MÁGICO

CHINCHÓN MÁGICO
"Chinchón Mágico" 2002. Inédito. Para leer el libro, pincha en la imagen.

ANDANZAS Y SENTIRES

ANDANZAS Y SENTIRES
"Andanzas y sentires" 2003. Inédito. Para leer el libro, pinchar en la imagen,

ANTOLOGIA: CUENTOS Y RELATOS

ANTOLOGIA: CUENTOS Y RELATOS
"MIS QUERIDOS FANTASMAS" Recopilación de mis 100 cuentos y relatos que he seleccionado para vosotros.Próximamente en este mismo blog.

CUENTOS DE OTOÑO

CUENTOS DE OTOÑO
Cuentos de Otoño. 2006. Si quieres leer los cuentos, pulsa en la imagen.

CUENTOS DE CAFÉ CON LECHE

CUENTOS DE CAFÉ CON LECHE
Cuentos de café con leche. Pinchar en la imagen para leer los cuentos.

CUENTOS AMORALES

CUENTOS AMORALES
"Cuentos amorales" 2005. Inédito. Para leer los cuentos, pincha en la imagen

LOS CUENTOS DEL ABUELO

LOS CUENTOS DEL ABUELO
Próximamente en este blog.

TRABAJOS FORZADOS

TRABAJOS FORZADOS
Recopilación de 44 relatos escritos para el taller literario.2007-2012. Para leer los relatos pinchar en la portada.

EL CIELO DE LAS AMAPOLAS

EL CIELO DE LAS AMAPOLAS
EL CIELO DE LAS AMAPOLAS Y OTROS CUENTOS PEQUEÑITOS.2015. Recopilación. Para leerlo pinchar en la portada del libro.

LOS VELOS DE LA MEMORIA I. HISTORIA DEL SOLAR

LOS VELOS DE LA MEMORIA I. HISTORIA DEL SOLAR
"Los velos de la memoria". Historia del Solar. Edición restringida de 95 ejemplares. Se presentó el 10.1. 2010.

LOS VELOS DE LA MEMORIA II. EL AMO.

LOS VELOS DE LA MEMORIA II. EL AMO.
Los Velos de la Memoria II. El Amo. Edición digital. 2012.

LOS VELOS DE LA MEMORIA III LA HEREDERA

LOS VELOS DE LA MEMORIA III LA HEREDERA
LOS VELOS DE LA MEMORIA III. La Heredera..AÑO 2014.

DÉJAME QUE TE CUENTE....

DÉJAME QUE TE CUENTE....
"Déjame que te cuente"... 2013. Recopilación. Para leerlo, pinchar en la portada del libro.

HISTORIAS DE INTRIGA PARA DORMIR LA SIESTA

HISTORIAS DE INTRIGA PARA DORMIR LA SIESTA
2013.Recopilación de relatos. Para leerlos, pincha en la portada

PAISAJES CON FIGURA

PAISAJES CON FIGURA
2013. Recopilación. Para leer los relatos, pinchar en la portada

MIS LIBROS DE ENSAYO. LA OPINIÓN DEL EREMITA

MIS LIBROS DE ENSAYO. LA OPINIÓN DEL EREMITA
LA OPINIÓN DEL EREMITA. Recopilación. 2008-2013. Para leer los trabajos, pinchar en la portada.

LA OPINIÓN DEL EREMITA 2º TOMO

LA OPINIÓN DEL EREMITA 2º TOMO
Segunda entrega. Próximamente en este blog.

MIS OBRAS DE TEATRO.

MIS OBRAS DE TEATRO.
Un ramito de Violetas. Para leerlo, pulsar en la portada.

MIS LIBROS DE POESÍAS.

MIS LIBROS DE POESÍAS.
"SINSENTIDO" Para leer las poesías, pinchar en la portada.

MIS LIBROS DE VIAJES

MIS LIBROS DE VIAJES
Los viajes del Eremita.Volumen I. 2016.

LOS VIAJES DEL EREMITA VOLUMEN II

LOS VIAJES DEL EREMITA VOLUMEN II
VOLUMEN II. LOS VIAJES DEL EREMITA.

LOS VIAJES DEL EREMITA. VOLUMEN III

LOS VIAJES DEL EREMITA. VOLUMEN III
Los viajes del Eremita. 2016.

LOS VIAJES DEL EREMITA. VOLUMEN IV

LOS VIAJES DEL EREMITA. VOLUMEN IV
Los viajes del eremita.Volumen IV. 2016.

EL CATÁLOGO DE MI PINTURA.

EL CATÁLOGO DE MI PINTURA.
POLITÉCNICA. CATÁLOGO DE ARTE. Pintura, dibujo, diseño.Para ver el catálogo, pinchar la portada

FOTOGRAFÍA: ESPAÑA,UN MOSAICO DE IMÁGENES.

FOTOGRAFÍA: ESPAÑA,UN MOSAICO DE IMÁGENES.
ESPAÑA: UN MOSAICO DE IMÁGENES. Fotografías. Para verlo, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: CHINCHÓN EN DUOTONO.

FOTOGRAFÍA: CHINCHÓN EN DUOTONO.
CHINCHÓN EN DUOTONO. Fotografía.Para ver la exposición, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA. DETALLES

FOTOGRAFÍA. DETALLES
MAS DETALLES. Fotografías. Para ver la exposición pincha en la portada.

FOTOGRAFÍA: ACORTANDO DISTNACIA

FOTOGRAFÍA: ACORTANDO DISTNACIA
ACORTANDO DISTANCIAS. Fotografías. Para ver la exposición, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: FRUTAS Y VERDURAS

FOTOGRAFÍA: FRUTAS Y VERDURAS
FRUTAS Y VERDURAS. Fotografías. Para ver la exposición, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: PAISAJES EN MI RECUERDO

FOTOGRAFÍA: PAISAJES EN MI RECUERDO
PAISAJES EN MI RECUERDO. Fotografías. Para ver la exposición, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: FOTOGRAFÍAS OCULTAS

FOTOGRAFÍA: FOTOGRAFÍAS OCULTAS
FOTOGRAFÍAS OCULTAS. Fotografía. Para ver la exposición, pinchar en la portada

FOTOGRAFÍA: DENIA EN FALLAS

FOTOGRAFÍA: DENIA EN FALLAS
DENIA EN FALLAS. Fotografías. Para ver la exposición, pinchar en la portada

FOTOGRAFÍA: CHINCHÓN EN FIESTAS

FOTOGRAFÍA: CHINCHÓN EN FIESTAS
CHINCHÓN EN FIESTAS. Reportaje fotográfico. Para verlo, pinchar en la portada

FOTOGRAFÍA: TURISMO

FOTOGRAFÍA: TURISMO
TURISMO. IMÁGENES DE MIS VIAJES. Fotografías. Para verlas, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: MIS FOTOS.

FOTOGRAFÍA: MIS FOTOS.
MIS FOTOS. Folografías: para verlas, pinchar en la portada

FOTOGRAFÍA: COMIDAS

FOTOGRAFÍA: COMIDAS
COMIDAS. Fotografías. Para verlas, pinchar en la portada

FOTOGRAFÍA: UN VIAJE A CÓRDOBA Y GRANADA

FOTOGRAFÍA: UN VIAJE A CÓRDOBA Y GRANADA
VIAJE A CÓRDOBA Y GRANADA.FOTOGRAFÍAS. Para ver el reportaje, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: FLORES Y PLANTAS

FOTOGRAFÍA: FLORES Y PLANTAS
Flores y Plantas. FOTOGRAFÍAS. Para ver esta exposición, pinchar en la portada.

LAS RECOMENDACIONES DEL EREMITA: CHINCHÓN MONUMENTAL.

LAS RECOMENDACIONES DEL EREMITA: CHINCHÓN MONUMENTAL.
CHINCHÓN MONUMENTAL. Una visita virtual por las calles, plaza y campos de Chinchón. Para verlo, pinchar en la foto.

Museo Etnológico LA POSADA DEL ARCO

Museo Etnológico LA POSADA DEL ARCO
Una visita al Museo LA POSADA DEL ARCO.Para ver la visita virtual, pinchar en la fotografía.

EL MUSEO ULPIANO CHECA

EL MUSEO ULPIANO CHECA
Una visita al Museo ULPIANO CHECA en Colmenar de Oreja.Para ver la visita virtual, pincha en la imagen:

IMÁGENES RELIGIOSAS DE CHINCHÓN

IMÁGENES RELIGIOSAS DE CHINCHÓN
Una visita a las IMÁGENES RELIGIOSAS de CHINCHÓN.Para ver las imágenes, pincha en la Galería.

CARTELES DE TURISMO EN EL MUNDO

CARTELES DE TURISMO EN EL MUNDO
Un recorrido por distintos países y ciudades, visitando sus carteles de turismo. Para verlos, pinchar en la imagen.

ALELUYAS CHINCHONETAS

ALELUYAS CHINCHONETAS
ALELUYAS CHINCHONETAS. Para poder ver todas las aleluyas chinchonetas, pinchar en el dibujo.

Archivo del blog

Etiquetas