sábado, 5 de mayo de 2012

LONDON SHOPPING: HARRODS


Si te das una vuelta por Londres, puedes visitar grandes monumentos, admirar impresionantes museos, callejear por sus grandes avenidas o por sus lugares más típicos. Puedes pasear por sus verdes parques, contemplar el cambio de la guardia en el Palacio de Buckingham o tomarte unas cervezas en sus tabernas típicas.
Pero de eso ya hablaremos otro día. Hoy voy a enseñaros lo que es el "Shopping" en Londres. Y para empezar, no hay más remedio que hablar de "HARRODS"
Yo que no soy partidario de esto de las compras, tengo que reconocer que pasé una lluviosa mañana londinense encantado haciendo fotografías de los escaparates de los grandes almacenes, que son un prodigio de buen gusto, de sofisticación, de diseño y de arte. Aprovechando los reflejos de la calle, estas son algunas de la fotografías que pude hacer:


Luego, ya dentro, la exposición de los artículos también sorprenden con su elegante sencillez:


Hasta los dulces y los helados son un delicado detalle a la hora de ser expuestos:


Y como no podía ser menos, los mil y un regalos con recuerdos de Londes.


Aunque no os guste comprar... que desde luego no es nada barato lo que allí se ofrece... merece la pena darse una vuelta por Harrods, aunque no sea nada más que para hacer fotos.
Otro día os contaré dónde se puede comprar también en otras zonas de Londres.

viernes, 4 de mayo de 2012

EL AMO. CAPITULO VIII


Lo de llamarle amo no era realmente un signo de sometimiento. Rosa estaba acostumbrada a escucharlo toda la vida, porque así le decía su madre a su padre, y así llamó siempre su abuela al abuelo Genaro. Así que, para ella, decirle amo era una demostración de cariño y respeto. Y a él le gustó cuando en la escalera se lo oyó decir por primera vez.
El viaje a la capital desde Recondo, como ya se ha dicho, no era nada cómodo y hacerlo para pasar un solo día en Madrid no compensaba. Por eso, las visitas de Nicomedes eran mucho más espaciadas de lo que a él le hubiera gustado y de lo que Rosa deseaba. Porque, al estar sola, la visita del Amo era lo que le alegraba su existencia. Así que los dos coincidían en sus intereses, aunque no precisamente por los mismos motivos. Él esperaba con impaciencia los días en que podía satisfacer sus urgencias sexuales y ella esperaba su llegada porque durante unos días tenía compañía, podía salir de paseo a la calle sin miedos, y siempre él llegaba con algún regalito, además con el sobre mensual que garantizaba su vida de tranquilidad y sin penurias. Las visitas se habían espaciado a una cada mes, aunque también aprovechaba cualquier oportunidad, si tenía que hacer alguna gestión, para hacer una visita a su Rosita. Habían pasado ya tres meses desde que había llegado a Madrid, y su aspecto había cambiado. Aunque solía salir todas las mañanas a dar un paseo por la plaza de San Marcial y a veces subía por la calle de la Princesa casi hasta Moncloa, por la buena alimentación y la falta de trabajo había engordado y su aspecto de jovencita algo desnutrida había cambiado al de una matrona rolliza y sonrosada y así le gustaba mucho más al amo.
En Recondo estaban celebrando las Fiestas del Santo Patrono San Roque; habían casi terminado los trabajos de recolección y las tareas de la casa no requerían la presencia del señorito que era, más que nada, testimonial porque él no tenía asignado ningún trabajo concreto. Ya se habían celebrado la Misa Mayor del Santo, las procesiones de los pobres que era el día antes de la fiesta y la de los ricos que se celebraba el día del Santo Patrón, por la tarde; el encierro de los toros y la becerrada, y en el último día de fiestas que se conocía como día de descanso, sólo se celebraba la almoneda en la que se subastaban los regalos que los cofrades regalaban al Santo, para sufragar los gastos de la fiesta. Nicomedes pidió permiso a su padre para irse una semana a Madrid, porque la Rosa se sentía muy sola y ahora en su estado, necesitaba más compañía, aunque la realidad es que su cuerpo le pedía las satisfacciones que no había podido tener durante las últimas semanas, porque en casa era sometido a una constante vigilancia por sus padres, y el servicio estaba avisado de que debía tener cuidado con el señorito. Sólo, y eso esporádicamente, acudía a los servicios de Eloisa, su “profesora en ciencias amatorias”, aunque sus enseñanzas ya habían dejado de tener interés para él.
Esa semana de finales de agosto fue realmente su luna de miel. Llegó la mañana del lunes a eso de las doce. Vestía un pantalón de franela color marrón claro, una camisa con rallas muy finas de color beige sin cuello y un chaleco gris. Traía una pequeña maleta de loneta con los cantos de cuero y unos herrajes cromados, con ropa suficiente para pasar estos días en la capital.  En un envoltorio aparte, liado en papel de periódicos y atado con una cuerda de tramilla, traía un vestido de crespón color malva que su madre le había dado a escondidas, de cuando ella estuvo embarazada. A Rosa le estaba un poco grande, pero le hizo mucha ilusión el detalle de la madre del amo, que parecía haber asimilado ya la situación y demostraba tener un espíritu caritativo.
Doña Elvira, cuando se le pasó el disgusto que le había dado su hijo, fue a contárselo al señor cura. El bueno de don Ceferino ya era bastante mayor y había aprendido a ser flexible y comprensivo con las debilidades humanas y más cuando se trataba de los jóvenes, porque sabía que sus ímpetus se irían calmando poco a poco y todos terminaban amoldándose, más o menos, a lo que la Santa Madre Iglesia predicaba.
- Mira, hija mía, Nuestro Señor nos dijo que teníamos que perdonar, recuerda cuando impidió que apedreasen a la mujer adúltera. Recuerda lo que siempre os he dicho que hay que odiar el pecado pero no al pecador. Comprendo que os hayáis negado a que el niño se casase, porque es muy joven, pero hay que tener caridad cristiana, con las ovejas descarriadas. Tienes que ser compresiva con la pobre muchacha que se ha dejado llevar por la tentación del maligno.
Doña Elvira conocía a Rosita desde muy pequeña, cuando su madre servía en casa de sus padres. Siempre había sido una muchacha alegre, simpática, servicial y retraída. Parecía una chica muy formal, por eso le chocó más que se hubiese dejado engatusar por su hijo. Nadie le había dicho lo que en realidad había pasado y cómo ella no había tenido ninguna culpa en lo sucedido.
Rosa también apreciaba a la señora. Era algo beata, algo estirada y bastante soberbia, pero tenía buen corazón y siempre había ayudado a las criadas cuando tenían algún problema. Por lo que contaban por Recondo, la casa de doña Elvira podía ser una de las mejores para servir. Y desde luego, el detalle del vestido se granjeó su agradecimiento de por vida.
Lo primero que hizo fue preparar la comida, una ensalada que ya tenía preparada y unos filetes de vaca que él había comprado en la carnicería antes de subir a casa. Después se echaron la siesta, aunque con el calor y el estado de Rosita, las efusiones amorosas debieron ser más contenidas. Por la noche salieron a dar una vuelta y llegaron hasta la Puerta del Sol, donde tomaron un refresco en la terraza de uno de los cafés que estaba muy concurrido y animado mientras escuchaban las notas de un organillo que animaba la noche del verano madrileño. El pidió un agua de Valencia y ella una horchata, que era la primera vez que lo probaba. Después volvieron a casa por la plaza de Santo Domingo y bajando por la calle de Leganitos. En la puerta estaban los vecinos en animada tertulia, dieron las buenas noches y todos callaron hasta que los jóvenes cerraron la puerta para subir al primer piso.
El se había traído parte de sus ahorros y durante esos días no se iban a privar de ningún capricho. Ella estaba viviendo una vida que nunca había soñado.


A la caída de la tarde, al día siguiente, se puso el vestido que le había mandado doña Elvira y que se había arreglado por la mañana.  El se puso el traje color beige con la pañoleta al cuello, los botines de charol negro y el sombrero “canotier” de paja. Cogidos del brazo salieron a la calle, subieron hasta la plaza de Santo Domingo, llegaron a Sol, y por la calle de Alcalá, llegaron al Teatro Apolo. En Madrid se le conocía como el templo del género chico. Hacía unos meses se había estrenado “La Revoltosa”, una zarzuela que alcanzó un clamoroso éxito el día su estreno. Nicomedes había comprado las entradas el día anterior. Dos del anfiteatro principal, bien centradas frente al escenario, le habían costado veinticinco reales. Una verdadera fortuna, pero no era cosa de escatimar gastos en unos días como estos. Eran precios disuasorios para que las clases no acomodadas se llegasen a mezclar con la elitista sociedad madrileña. 
Rosa, con su aire ya de señora, que contrastaba con el aspecto lozano y sonrosado de su cara no sabía a donde mirar. Las lámparas del techo y los apliques de las paredes, las cortinas rojas con los cordones dorados, las butacas tapizadas en cretona azul y sus reposabrazos de madera con los números que indicaban la ubicación de las localidades; los palcos que poco a poco iban ocupando señoras con lujosos vestidos y grandes collares y caballeros de porte distinguido. La verdad es que ella desentonaba un poco con la elegancia de las otras damas, pero también había entre la concurrencia mujeres de más baja posición social que ocuparían lo que se llamaba el gallinero en la parte más alta del teatro.
La orquesta acometió los primeros compases del preludio, mientras se apagaban las luces de la sala y se abría el telón. Durante dos horas, sentada en su butaca, Rosita, la del tío Indalecio, creía que había llegado al cielo.
El jueves comieron pronto. Aunque hacía bastante calor, a las tres de la tarde subieron hasta la plaza de Santo Domingo, aprovechando las sombras de las aceras, y allí esperaron a que llegase el ómnibus que les llevaría hasta la plaza de toros de Goya.
Esa tarde estaban anunciados ocho toros para los diestros Mazzantini, Guerrita, Reverte y Bombita, que era la gran revelación de la temporada, con toros de la Ganadería navarra del Conde de Espoz y Mina.
El tranvía tirado por dos caballos percherones, llegó casi completo; a Rosita le cedió el asiento un joven caballero, que saludó tocándose el ala del sombrero. Nicomedes dio las gracias y bajando por la calle de Alcalá, el ómnibus enfiló hacia la Avenida de la Plaza de Toros, ya a las afueras de Madrid, donde se encontraba la plaza.
Aunque el aspecto de la plaza era espléndido y había un lleno casi absoluto pues sólo se advertían algunas localidades vacías en los tendidos altos de sol, a Rosa le causó menos impresión que el teatro. Ella estaba acostumbrada a las corridas de toros que se celebraban en Recondo, y el aspecto de la plaza con el nuevo tabloncillo que había regalado Frascuelo, unos años antes, no tenía nada que envidiar a esta plaza de la capital. Efectivamente ésta tenía mayor aforo, estaba acondicionada para el espectáculo y el colorido de los tendidos daban una nueva dimensión a la fiesta, pero era mucho más incómoda, sobre todo para su estado, que los balcones de la plaza de Recondo, incluso que los carros que se colocaban detrás de los nuevos tabloncillos, en los que se colocaban unos asientos donde se podían sentar las mujeres. Incluso ella había conocido al mismísimo don Salvador Sánchez “Frascuelo”, que había comprado un casa cerca de la de sus padres y pasaba largas temporadas en Recondo.
La expectación que había levantado la corrida era máxima, porque se habían dado cita el gran maestro Luis Mazzantini con el prometedor novillero sevillano Ricardo Torres “Bombita” que era el mayor atractivo de esta temporada por los éxitos conseguidos en esta misma plaza; compartían cartel el gran Rafael Guerra “Guerrita” y Antonio Reverte el valiente torero de Alcalá del Río. Todos estos datos se los iba indicando su vecino de localidad, un señor de Borox que, según dijo, tenía un abono para toda la temporada.   
La tarde fue un gran éxito y todos los toreros cortaron trofeos, pero ella llegó a su casa demasiado cansada y no tuvo más remedio que acostarse, aunque también esa noche tuvo que acceder a los requerimientos del amo, que no estaba acostumbrado a renunciar a nada de lo que en cada momento le pudiese apetecer.
- Se nota que hoy debías estar cansada, porque he notado que no te esforzabas, como otras veces, para satisfacerme…
Ella no contestó y se durmieron hasta el día siguiente, cuando un reloj, a lo lejos, estaba dando las doce.

jueves, 3 de mayo de 2012

J.M.MENDIGUCHÍA EN EL MOMA DE CHINCHÓN


Del 5 de Mayo al 17 de Junio de 2012

TURISMO: AMBERES (Bélgica)

miércoles, 2 de mayo de 2012

LA IGLESIA DE SAN JUAN BAUTISTA DE MOARVES DE OJEDA



Moarves de Ojeda es una localidad y también pedanía perteneciente al municipio de Olmos de Ojeda, de la Provincia de Palencia.
Como la mayoría de los pueblos de la comarca, está muy poco habitado y según dice su censo de población, en el año 2011 sólo contaba con 30 habitantes.




Sin embargo, tiene una preciosa iglesia románica. La Iglesia de San Juan Bautista, que es el monumento más importante de la localidad  tambien llamada de San Juan de Moarves. 
Aunque no pudimos visitar su interior, solo su fachada compensa el viaje de llegar hasta esta pequeña localidad. 


martes, 1 de mayo de 2012

EL AMO. CAPITULO VII



Doña Elvira no paraba de llorar.
-¿Qué van a decir en el pueblo? Cuando se enteren nuestras amistades… ¡Esto va a ser un escándalo! ¿Y cómo se lo cuento yo a don Ceferino, con lo estricto que es? Y tú, hijo mío, ¿cómo has podido hacer esto? ¿No han servido de nada la educación que te hemos dado y las enseñanzas del señor cura?
- ¡Déjate de lamentaciones, que ya no tiene remedio! Y tú, sinvergüenza, ¿En qué estabas pensando? ¿Cuántas veces te he dicho que tenías que tener cuidado? Y ahora, ¿Qué piensas tú? ¿Qué podemos hacer?
- Nos podríamos casar… A mí me gusta la Rosita…
- ¡Eso ni hablar!
Era doña Elvira, con su voz entrecortada por el llanto.
- No vamos a permitir que toda nuestra herencia pase a manos de una desgraciada que no tiene donde caerse muerta. ¡Hasta ahí podíamos llegar! Entonces sí que íbamos a ser el hazmerreír del Recondo. Con la de chicas buenas y ricas que hay, y te tienes que liar con esa pelandrusca. ¡Ay Dios mío, qué desgracia!
Don Eduardo relató las condiciones exigidas por el padre de la Rosa que a doña Elvira le parecieron totalmente desproporcionadas. A Nicomedes no le pareció mal lo de ponerle la casa en Madrid, porque era lo que terminaban haciendo la mayoría de los señoritos, aunque bien es verdad que cuando eran ya más mayores. Y al final todos llegaron a la conclusión de que era la solución menos mala para evitar el escándalo y salvar el prestigio familiar, y además quedaban todas las puertas abiertas para que el heredero encontrase una esposa de su alcurnia que aportase una buena dote para incrementar el patrimonio familiar.
Cuando el tío Indalecio llegó a casa le esperaban su mujer y sus dos hijas. Ya habían hablado antes de lo que tenía que decir a los señores y habían comentado las distintas posibilidades que tenían para sacar el mejor partido a la situación. La tía Rosario conocía bien a doña Elvira y sabía que su formación puritana, su fervor religioso y su soberbia no iban a permitir que el nombre de su familia quedase en entredicho en el pueblo. No tenía la menor duda de que estarían dispuestos a pagar lo que fuera, para evitar que trascendiese la noticia.
Rosita estaba avergonzada. Aseguró que no había dicho nada por temor a lo que fuesen a decir sus padres y que pensasen que ella había tenido la culpa. Sin embargo todos conocían las andanzas del señorito, que aunque no habían trascendido fuera, eran bien conocidas por todos los que habían servido en la casa, aunque nadie se atrevía a decirlo abiertamente.
Al día siguiente, a la caída de la tarde, cuando ya se había puesto el sol, los padres y la hija llegaron a casa de los señores. Esperaban en el gabinete con Nicomedes. Unas escuetas “buenas noches” fueron el saludo previo a la entrega de un papel que don Esteban tendió al tío Indalecio. Éste se lo pasó a Rosita porque él no sabía leer. Ella, que sólo había ido tres años a la escuela de la señorita Paquita, leía y escribía con una cierta dificultad y conocía las cuatro reglas, aunque no dominaba la división.
“Reunidos don Esteban Gómez y doña Elvira Carretero, con don Indalecio Buitrago y doña Rosario Martínez, acuerdan que los primeros ceden su casa en el número 10, primera planta puerta número dos, de la calle de Leganitos de Madrid para que la ocupe doña María Rosario Buitrago Martínez.
Asimismo, la garantizan un sueldo diario de seis reales, a pagar mensualmente. Entregan al matrimonio Buitrago Martínez la cantidad de mil reales en concepto de gastos y les donan una tierra de dos fanegas de secano en el sitio denominado El llano y un olivar con veinte plantas en el Camino de San Juan.
Por su parte, el matrimonio Buitrago Martínez y su hija María Rosario se comprometen a mantener en secreto su embarazo y no revelar nunca el nombre del padre. También se comprometen a no exigir nunca el reconocimiento de paternidad.
Y en prueba de conformidad lo firman en Recondo a uno de mayo de mil ochocientos noventa y ocho”.  
- Lo del reconocimiento de paternidad no habíamos hablado nada…
- ¡Pero eso no es negociable!
Nicomedes y Rosa ya habían hablado antes. Cuando ella tuvo la primera falta se lo dijo. Él se asustó y no supo qué decir, porque no estaba acostumbrado a asumir ninguna responsabilidad. Los días siguientes intentó evitarla y se le veía serio y cabizbajo. Él que no era de mucho comer se mostraba más inapetente que de costumbre y su madre le había preguntado varias veces qué le pasaba, y él decía que debía estar resfriado. Delante de su padre procuraba disimular y no se atrevía a contar a nadie lo que había ocurrido.
Esa noche, cuando salían del gabinete, y por las escaleras camino del zaguán, se acercó a ella y por lo bajinis le susurró “que la seguía queriendo y que estaba muy contento con la solución que habían decidido sus padres y que así se podrían ver cuando quisieran y que iban a ser muy felices”, sin que sus padre pudieran oírle. Se quedaron un poco rezagados en el rellano de la escalera y él preguntó casi al oído:
- ¿Estas contenta, Rosita?
- Ahora, si, amo.
Y ya sólo quedaba hacer los preparativos para su marcha a Madrid. 

lunes, 30 de abril de 2012

SANTA MARIA DE VALVERDE, LA “CATEDRAL” DE LOS EREMITORIOS.


Al hablar de los eremitorios, debemos destacar, en los límites geográficos cántabros, los ejemplos de Arroyuelos, Cadalso y Santa María de Valverde, sin embargo, también a escasa distncia de Elines, es posible admirar, entre otros, los interesantísimos conjuntos rupestres medievales de Presillas de Bricia (Burgos) u Olleros de Pisuerga (Palencia).



Concretamente, entre el impresionante panorama de eremitorios rupestres de Valderredible, destaca la Iglesia rupestre de Santa María de Valverde. A pesar de que su estructura actual dista en mucho de su primigenia configuración, puede tratarse que nos encontremos ante un insólito caso de iglesias pareadas. Al exterior, la espadaña proporciona al conjunto monumentalidad y esbeltez.



Excavada en una peña arenisca, sobre la que se dispone una espadaña de atribución románica, se ubica este templo que posee tres vanos de entrada, uno de ellos con un arco dovelado de tipo ojival. En la fachada observan huellas (una repisa y muescas de apoyo) de un posible porche de madera, que respondería a alguna reforma de la iglesia. La planta se constituye de dos naves separadas por pilares de base cuadrada y cubiertas que recuerdan irregularmente las bóvedas de cañón.




El ábside, entre semicircular y de herradura, se comunica con la cámara yuxtapuesta de la iglesia aneja. Hoy se localiza una pila bautismal, cuyos temas decorativos fueron repicados y perdidos en su mayor parte.



 Nuestra Señora de Valverde es también la patrona del pueblo de Fuencarral, que actualmente es una barrio de la Capital.



La iglesia de cabecera triple, comunicada hoy día con la anterior, posee nave única, con tres pequeños ábsides de arco de tendencia al medio punto. De entre sus cámaras destaca la central por tener una cruz griega bajo un arco peraltado, labrada en el testero. Su estilo presenta reminiscencias del arte asturiano, pudiendo ser el encaje de una cruz mueble. El muro sur de la nave de Santa María está realizado de fábrica.




Al exterior se halla un área sepulcral, elemento muy característico de los eremitorios altomedievales, con tumbas antropomorfas excavadas en la roca y sarcófagos exentos labrados en roca arenisca. Si os acercáis por allí, os encontraréis a Rosalina, la encargada de cuidar esta ermita, que os explicará todos los secretos que encierra este impresionante vestigio de un pasado que gracias a personas como ella, han llegado hasta nosotros.


domingo, 29 de abril de 2012

ESTAS SON LAS ÚLTIMAS ENTRADAS

ESTAS SON LAS ÚLTIMAS ENTRADAS
Si quieres seguir leyendo las de los días anteriores, pincha en "ENTRADAS ANTIGUAS" de más arriba... te pueden interesar. Hay mas de 2000, pero no es necesario que las leas todas hoy...

ENCUENTRA LOS TEMAS QUE MÁS TE INTERESAN

MIS EDICIONES MUSICALES

MIS EDICIONES MUSICALES
SENTIRES. Canta Mª Antonia Moya. Edición remasterizada. 2012. Incluye las canciones siguientes:

AVE MARIA

AVE MARIA
De Schubert. Canta María Antonia Moya, acompañada por el Maestro Alcérreca. 2011. Para escucharlo, pinchar en la image.

LA TARARA

LA TARARA
Canta Maria Antonia Moya. Si quieres escuchar la canción, pincha en la imagen

LOS PELEGRINITOS

LOS PELEGRINITOS
La canción de Lorca, cantada por María Antonia Moya, con imágenes de Lucena (Córdoba) Para escuchar la canción pincha en la imagen.

EN EL CAFÉ DE CHINITAS

EN EL CAFÉ DE CHINITAS
La copla de Lorca, cantada por María Antonia Moya, acompañada a la guitarra por Fernando Miguelañez. 1986. Para escuchar la canción, pinchar en la imagen

VERDE, QUE TE QUIERO VERDE

VERDE, QUE TE QUIERO VERDE
Maria Antonia Moya canta el Romance Sonámbulo de Federico García Lorca. Puedes escucharlo pinchando la imagen.

LOS CUATRO MULEROS.

LOS CUATRO MULEROS.
Canta: María Antonia Moya. 1986.Para escucharlo,pinchar en la imagen.

PERFIDIA

PERFIDIA
Canta Maria Antonia Moya, acompañada a la guitarra por Fernando Miguelañez. Año 1986. Para escuchar la canción, pincha en la imagen.

PASODOBLE DE CHINCHÓN

PASODOBLE DE CHINCHÓN
Letra: L.Lezama - Música: Palazón. Canta: María Antonia Moya. 1987Puedes escucharlo pinchando en la imagen

MIS LIBROS DE FICCIÓN. LA BODA

MIS LIBROS DE FICCIÓN. LA BODA
"La boda" 1996 -2001. Inédito.Para leer el cuento, pincha en la imagen

CHINCHÓN MÁGICO

CHINCHÓN MÁGICO
"Chinchón Mágico" 2002. Inédito. Para leer el libro, pincha en la imagen.

ANDANZAS Y SENTIRES

ANDANZAS Y SENTIRES
"Andanzas y sentires" 2003. Inédito. Para leer el libro, pinchar en la imagen,

ANTOLOGIA: CUENTOS Y RELATOS

ANTOLOGIA: CUENTOS Y RELATOS
"MIS QUERIDOS FANTASMAS" Recopilación de mis 100 cuentos y relatos que he seleccionado para vosotros.Próximamente en este mismo blog.

CUENTOS DE OTOÑO

CUENTOS DE OTOÑO
Cuentos de Otoño. 2006. Si quieres leer los cuentos, pulsa en la imagen.

CUENTOS DE CAFÉ CON LECHE

CUENTOS DE CAFÉ CON LECHE
Cuentos de café con leche. Pinchar en la imagen para leer los cuentos.

CUENTOS AMORALES

CUENTOS AMORALES
"Cuentos amorales" 2005. Inédito. Para leer los cuentos, pincha en la imagen

LOS CUENTOS DEL ABUELO

LOS CUENTOS DEL ABUELO
Próximamente en este blog.

TRABAJOS FORZADOS

TRABAJOS FORZADOS
Recopilación de 44 relatos escritos para el taller literario.2007-2012. Para leer los relatos pinchar en la portada.

EL CIELO DE LAS AMAPOLAS

EL CIELO DE LAS AMAPOLAS
EL CIELO DE LAS AMAPOLAS Y OTROS CUENTOS PEQUEÑITOS.2015. Recopilación. Para leerlo pinchar en la portada del libro.

LOS VELOS DE LA MEMORIA I. HISTORIA DEL SOLAR

LOS VELOS DE LA MEMORIA I. HISTORIA DEL SOLAR
"Los velos de la memoria". Historia del Solar. Edición restringida de 95 ejemplares. Se presentó el 10.1. 2010.

LOS VELOS DE LA MEMORIA II. EL AMO.

LOS VELOS DE LA MEMORIA II. EL AMO.
Los Velos de la Memoria II. El Amo. Edición digital. 2012.

LOS VELOS DE LA MEMORIA III LA HEREDERA

LOS VELOS DE LA MEMORIA III LA HEREDERA
LOS VELOS DE LA MEMORIA III. La Heredera..AÑO 2014.

DÉJAME QUE TE CUENTE....

DÉJAME QUE TE CUENTE....
"Déjame que te cuente"... 2013. Recopilación. Para leerlo, pinchar en la portada del libro.

HISTORIAS DE INTRIGA PARA DORMIR LA SIESTA

HISTORIAS DE INTRIGA PARA DORMIR LA SIESTA
2013.Recopilación de relatos. Para leerlos, pincha en la portada

PAISAJES CON FIGURA

PAISAJES CON FIGURA
2013. Recopilación. Para leer los relatos, pinchar en la portada

MIS LIBROS DE ENSAYO. LA OPINIÓN DEL EREMITA

MIS LIBROS DE ENSAYO. LA OPINIÓN DEL EREMITA
LA OPINIÓN DEL EREMITA. Recopilación. 2008-2013. Para leer los trabajos, pinchar en la portada.

LA OPINIÓN DEL EREMITA 2º TOMO

LA OPINIÓN DEL EREMITA 2º TOMO
Segunda entrega. Próximamente en este blog.

MIS OBRAS DE TEATRO.

MIS OBRAS DE TEATRO.
Un ramito de Violetas. Para leerlo, pulsar en la portada.

MIS LIBROS DE POESÍAS.

MIS LIBROS DE POESÍAS.
"SINSENTIDO" Para leer las poesías, pinchar en la portada.

MIS LIBROS DE VIAJES

MIS LIBROS DE VIAJES
Los viajes del Eremita.Volumen I. 2016.

LOS VIAJES DEL EREMITA VOLUMEN II

LOS VIAJES DEL EREMITA VOLUMEN II
VOLUMEN II. LOS VIAJES DEL EREMITA.

LOS VIAJES DEL EREMITA. VOLUMEN III

LOS VIAJES DEL EREMITA. VOLUMEN III
Los viajes del Eremita. 2016.

LOS VIAJES DEL EREMITA. VOLUMEN IV

LOS VIAJES DEL EREMITA. VOLUMEN IV
Los viajes del eremita.Volumen IV. 2016.

EL CATÁLOGO DE MI PINTURA.

EL CATÁLOGO DE MI PINTURA.
POLITÉCNICA. CATÁLOGO DE ARTE. Pintura, dibujo, diseño.Para ver el catálogo, pinchar la portada

FOTOGRAFÍA: ESPAÑA,UN MOSAICO DE IMÁGENES.

FOTOGRAFÍA: ESPAÑA,UN MOSAICO DE IMÁGENES.
ESPAÑA: UN MOSAICO DE IMÁGENES. Fotografías. Para verlo, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: CHINCHÓN EN DUOTONO.

FOTOGRAFÍA: CHINCHÓN EN DUOTONO.
CHINCHÓN EN DUOTONO. Fotografía.Para ver la exposición, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA. DETALLES

FOTOGRAFÍA. DETALLES
MAS DETALLES. Fotografías. Para ver la exposición pincha en la portada.

FOTOGRAFÍA: ACORTANDO DISTNACIA

FOTOGRAFÍA: ACORTANDO DISTNACIA
ACORTANDO DISTANCIAS. Fotografías. Para ver la exposición, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: FRUTAS Y VERDURAS

FOTOGRAFÍA: FRUTAS Y VERDURAS
FRUTAS Y VERDURAS. Fotografías. Para ver la exposición, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: PAISAJES EN MI RECUERDO

FOTOGRAFÍA: PAISAJES EN MI RECUERDO
PAISAJES EN MI RECUERDO. Fotografías. Para ver la exposición, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: FOTOGRAFÍAS OCULTAS

FOTOGRAFÍA: FOTOGRAFÍAS OCULTAS
FOTOGRAFÍAS OCULTAS. Fotografía. Para ver la exposición, pinchar en la portada

FOTOGRAFÍA: DENIA EN FALLAS

FOTOGRAFÍA: DENIA EN FALLAS
DENIA EN FALLAS. Fotografías. Para ver la exposición, pinchar en la portada

FOTOGRAFÍA: CHINCHÓN EN FIESTAS

FOTOGRAFÍA: CHINCHÓN EN FIESTAS
CHINCHÓN EN FIESTAS. Reportaje fotográfico. Para verlo, pinchar en la portada

FOTOGRAFÍA: TURISMO

FOTOGRAFÍA: TURISMO
TURISMO. IMÁGENES DE MIS VIAJES. Fotografías. Para verlas, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: MIS FOTOS.

FOTOGRAFÍA: MIS FOTOS.
MIS FOTOS. Folografías: para verlas, pinchar en la portada

FOTOGRAFÍA: COMIDAS

FOTOGRAFÍA: COMIDAS
COMIDAS. Fotografías. Para verlas, pinchar en la portada

FOTOGRAFÍA: UN VIAJE A CÓRDOBA Y GRANADA

FOTOGRAFÍA: UN VIAJE A CÓRDOBA Y GRANADA
VIAJE A CÓRDOBA Y GRANADA.FOTOGRAFÍAS. Para ver el reportaje, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: FLORES Y PLANTAS

FOTOGRAFÍA: FLORES Y PLANTAS
Flores y Plantas. FOTOGRAFÍAS. Para ver esta exposición, pinchar en la portada.

LAS RECOMENDACIONES DEL EREMITA: CHINCHÓN MONUMENTAL.

LAS RECOMENDACIONES DEL EREMITA: CHINCHÓN MONUMENTAL.
CHINCHÓN MONUMENTAL. Una visita virtual por las calles, plaza y campos de Chinchón. Para verlo, pinchar en la foto.

Museo Etnológico LA POSADA DEL ARCO

Museo Etnológico LA POSADA DEL ARCO
Una visita al Museo LA POSADA DEL ARCO.Para ver la visita virtual, pinchar en la fotografía.

EL MUSEO ULPIANO CHECA

EL MUSEO ULPIANO CHECA
Una visita al Museo ULPIANO CHECA en Colmenar de Oreja.Para ver la visita virtual, pincha en la imagen:

IMÁGENES RELIGIOSAS DE CHINCHÓN

IMÁGENES RELIGIOSAS DE CHINCHÓN
Una visita a las IMÁGENES RELIGIOSAS de CHINCHÓN.Para ver las imágenes, pincha en la Galería.

CARTELES DE TURISMO EN EL MUNDO

CARTELES DE TURISMO EN EL MUNDO
Un recorrido por distintos países y ciudades, visitando sus carteles de turismo. Para verlos, pinchar en la imagen.

ALELUYAS CHINCHONETAS

ALELUYAS CHINCHONETAS
ALELUYAS CHINCHONETAS. Para poder ver todas las aleluyas chinchonetas, pinchar en el dibujo.

Archivo del blog

Etiquetas