Mostrando entradas con la etiqueta Literatura.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Literatura.. Mostrar todas las entradas

sábado, 23 de julio de 2016

EDICIÓN DEL CONCURSO DE EPIGRAMAS ENRIQUE SEGOVIA ROCARBERTI.

La Asociación de Amigos de la Biblioteca y del Archivo Histórico de Chinchón ha efectuado la  publicación del IV Concurso Enrique Segovia Rocaberti. Concurso de Epigramas, en formato PDF en el siguiente enlace: 




En esta publicación podemos conocer los dos epigramas seleccionados por el Jurado Calificador como ganador y finalista:



Pero además, podemos leer una selección de los epigramas que se ha presentado al concurso.
Esperamos que paséis un buen rato leyendo todos estos epigramas.

miércoles, 29 de junio de 2016

CONCURSO DE EPIGRAMAS "ENRIQUE SEGOVIA ROCABERTI"


En el IV Certamen literario "Enrique Segovia. Rocaberti" dedicado este año al epigrama, el jurado nombrado al efecto ha concedido los siguientes premios:

Ganador: "Un agujero en mi bolsillo" de Raquel Fernández Fernández (Pontevedra, España) 
Finalista: "Sucede" de Aliro H. Lobos Díaz ( Viña del Mar, Región de Valparíso, Chile)

El próximo sábado día 2 de julio, a las 18 horas en la Biblioteca de Chinchón, y después del LIBROFORUM PARA ADULTOS sobre el libro: "Casa de verano con piscina" de Herman Koch (Salamandra 2012). 

Se celebrará el  ACTO PÚBLICO DE LECTURA DE EPIGRAMAS del IV Certamen Literario Enrique Segovia Rocaberti. En la Biblioteca. A las 20:00 H. aprox. Patrocina: Asociación ABACH

lunes, 4 de abril de 2016

SER ACADÉMICO NO GARANTIZA LA INTELIGENCIA.




Hay quienes tienen la habilidad de dar patadas a un balón y con eso se ganan, muy bien, la vida. Hay a quienes la naturaleza les otorgó el don de una voz privilegiada y de eso viven, también bastante bien, dedicándose al canto o al cante. Hay quienes adquirieron el arte de la pintura o, posiblemente, nacieron con él y sus obras cuelgan en los mejores museos del mundo y hay quienes nacieron con el don de la escritura y son capaces de crear historias que emocionarán a varias generaciones. 
Sin embargo, todas estas habilidades personales solo demuestran su excelencia en lo que les distingue, y un futbolista puede ser tonto de remate; un cantante, un ignorante; un pintor puede no ser capaz de hacer nada más que pintar; como un escritor puede ser un perfecto idiota. Y seguro que todos conocemos uno o varios ejemplos con los que confirmar esta regla.
Lo que pasa, generalmente, es que todas estas personas que en lo suyo alcanzaron la excelencia, llegan a considerarse también excelentes en casi todo, y se atreven a sentar cátedra sobre cualquier materia, y a considerarse superiores a los demás mortales y, en esto, los escritores se llevan la palma, que para eso se les considera intelectuales.
No he leído ningún libro de Felix de Azúa, aunque sí acostumbraba a leer los artículos que firmaba en los periódicos, y desde luego, no voy a cuestionar sus méritos para haber sido nombrado académico de la R.A.E.; pero lo que sí estoy dispuesto a defender es que el ser académico no garantiza, ni muchísimo menos, la inteligencia. Es más, por bastante menos de lo que él ha dicho de la señora alcaldesa de Barcelona,  a muchos se les podría llamar idiotas.

jueves, 7 de enero de 2016

UNA NOVELA EN NUESTRO ENTORNO: "DEMONIOS EN EL ARMARIO" DE MILAGROS DEL VAS.

El día 12 del pasado mes de diciembre se presentó en la Biblioteca de Chinchon la novela "Demonios en el armario" de Milagros del Vas Mingo.

  

Milagros del Vas es Doctora en Historia de América en la Universidad Complutense de Madrid, dedicando su  actividad de enseñanza a la Historia del Ordenamiento Jurídico en Hispanoamérica - Historia de la Cultura en América. Realizó su doctorado sobre "Las Instituciones mercantiles indianas" (siglos XVI-XVIII). Ha publicado numerosos artículos en la Revista Complutense de Historia de América y ha participado en diversos congresos de la Asociación Española de Americanistas.

Pero, además de su actividad académica, ha cultivado la literatura, siendo también autora de relatos breves, algunos de los cuales han sido publicados en ediciones colectivas. En el año 2010, su relato "La certificación" consiguió el segundo premio en el Certamen de San Fernando (Cádiz). "Demonios en el armario" es su primera novela.


  
La novela está ambientada en la comarca de Las Vegas, y una parte de la acción se desarrolla en Chinchón, en los tiempos de la guerra civil.
No es una novela de aventuras. Es una novela de sentimientos que nos narra las vivencias de dos mujeres, la mayoría del tiempo durante la posguerra, en un ambiente de fría opresión y desencuentros. Una novela plena de sensibilidad y de un cuidado estilo literario que es capaz de transportarnos a una época ya distaste en el tiempo pero cercana en el espacio.

En la novela se van solapando la acción de dos épocas, la actual y los recuerdos del pasado. En la primera, narrada en primera persona por las protagonistas, y la segunda, está contada por un narrador omnisciente; en ambas, la autora va administrando hábilmente la información para conseguir mantener la atención del lector.


En la novela vamos a recorrer paisajes que nos resultan conocidos porque la autora ha querido jugar con nuestra curiosidad para animarnos a reconocer las localizaciones donde se desarrolla los hechos. Tan sólo se nombra expresamente Chinchón y aunque algunos de los datos anecdóticos son ficticios, no así los datos históricos que la autora se ha cuidado de investigar previamente y se ajustan bastante a la realidad.

Así, vamos a acompañar a los personajes desde la guerra civil en Chinchón hasta el París del mayo del 68, en una sucesión de acontecimientos que nos irán dando la medida del carácter de María y Adela, las dos protagonistas.


Una novela que la autora deja con algunos detalles sin resolver, sin duda para animarse a ofrecernos una segunda entrega que nos terminara de perfilar la imagen de las protagonistas.
En resumen, "Demonios en el armario" propone una búsqueda del ser a partir de una trama entretenida y una prosa fluida.  María Montesinos, protagonista de la historia, llega al lugar que la vio nacer en la comarca de las Vegas en Madrid. Su equipaje son sus recuerdos, y se busca como persona en ellos y en el mundo que la rodea. Trata de encontrarse a sí misma escribiendo su propia historia. Quiere saber quién es y solo lo podrá averiguar conociendo el pasado y encontrando la multiplicidad de seres que hay en ella y en los que la rodearon.
Y, por fin, una novela que bien podría ser el objeto de uno de los Libro-Forum que organiza periódicamente la biblioteca "Petra Ramírez" de Chinchón y donde la autora nos podría desvelar algunas de las incógnitas que nos deja la lectura de la novela.
Y para terminar, nuestra felicitación a la autora por esta su primera novela, que me atrevo a recomenzar sin reservas a todos mis lectores. La novela, editada por Editorial Verbum. se puede adquirir a través de Internet, y también está disponible en la Biblioteca de Chinchón.


Nota: Las dos últimas ilustraciones de este artículo corresponden al taller de pintura del Comisariado de Propaganda del III Cuerpo del Ejercito Republicano, que estuvo instalado en Chinchón durante la guerra civil, y que es uno de los escenarios de la novela.

domingo, 11 de mayo de 2014

ENTREGA DE PREMIOS DEL II CERTAMEN LITERARIO "ENRIQUE SEGOVIA ROCABERTI"


Este año, el premio "ENRIQUE SEGOVIA ROCABERTI" estaba dedicado al teatro. 
La entrega de premios tendrá lugar en el teatro "Lope de Vega de Chinchón" el próximo sábado, día 17 de mayo a las 19:00 H. en el marco de la Feria del Libro que durante ese fin  de semana tendrá lugar en la Plaza Mayor. 

martes, 4 de febrero de 2014

20 CUENTOS MUY PEQUEÑITOS, CASI MICROCUENTOS.





1.         Se incorporó en la cama y encendió un cigarrillo. El reloj despertador marcaba las dos y cuarenta y tres. Se volvió pero, a su espalda, ya no estaba ella.
            Encima de su mesilla había una nota escrita con rasgos apresurados:
            - “La próxima vez procura no dormirte... hasta después...”


2.         Había visto llorar al viejo lobo de mar. A su alrededor, todo era negro y viscoso. La actividad era frenética, pero todo era inútil. Había visto morir a muchas gaviotas… ella se limitó a despedirse de sus hermanas y se encerró en su concha para esperar la muerte.



3.         El primer amor: una rosa en primavera.
            Ella es joven y, todavía, no sabe que las rosas tienen espinas y también se marchitan.



4.         La fina arena se había ido mezclando con el aceite bronceador. El sol caía implacable sobre su cuerpo totalmente desnudo y la espuma de las olas empezaba a acariciar sus piernas con la subida de la marea.
            Sólo faltaba que él estuviese a su lado… y le vio acercarse en la lejanía…


5.         Por tres veces había sonado el estridente silbido del tren. En el reloj que colgaba sobre la puerta de los andenes, la manecilla más larga se había movido hasta llegar al número doce. Por debajo de las ruedas de hierro se había escapado una espesa humareda entre chirridos y vaivenes acompasados.
            Ella sacó su pañuelo, se asomó a la ventanilla del vagón y lo agitó mientras una lágrima corría por su mejilla.
            Nadie la contestó.

6.         ...porque la moralidad es la base de nuestro planteamiento programático. Basta ya de comportamientos ambiguos, de conductas que chocan con las más puras esencias de nuestra ancestral formación religiosa... Es hora de una regeneración moral de toda la sociedad...
            - Precioso, amorcito, el discurso te está quedando muy bien, pero no se te olvide que esta noche tienes cena en el partido y tienes que ir con tu mujer...

7.         En un gesto de valentía, se asomó al balcón de su conciencia despierta y era de noche. Cuando amaneció, y empezó a entrar la luz, ya había conseguido dormirla.


8.        - Señor Orwell, las gallinas dicen que prefieren lo de la cebada en los comederos, como siempre, y que se deje usted de tonterías...



9.         - Ya es hora de tomar decisiones y afrontar nuestras propias responsabilidades. He pensado que no está bien que, a mis años, todavía tengáis que estar preocupados por la hora en que vuelvo los fines de semana, y por las amistades que tengo. Ya sé que los tiempos no son fáciles y que como en casa no estaré en ninguna parte, pero he tomado la decisión: me voy a vivir con un amigo...
            Así que, papá, ve pensando que me tienes que aumentar la asignación mensual...



10.       Es muy cariñoso y muy limpio. Vive en casa desde hace unos meses y estoy encantada. Con una simple indicación mía sabe lo que quiero... Sí, claro, duerme en mi cama... Es un encanto, un cielo... Ya no podría vivir sin él...
            - ¿Qué quieres que te diga?.. A mí, los gatos...


11.       “¡Eres un inútil y no sirves para nada! ¿Qué sería de ti si yo no me ocupase de todo? Tengo que prepararte hasta lo que te pones cada día... si no, irías hecho un adefesio. Y no digamos de tu falta de sangre... es que me llevan todos los demonios... ¡Si no eres capaz de tomar ninguna iniciativa! Si vas a permitir que te pase por encima todo el mundo...
            ¡Entérate bien! Hoy, cuando despaches con el presidente, le dices claramente que lo de director general no es suficiente, que tú eres el más indicado para ser el vicepresidente...”
            Detrás de una gran mujer... hay, casi siempre, un pobre hombre.

 


12.       Él siempre había sido una persona ecuánime y poco dado a la exageración. Le gustaba escuchar a los demás, sopesar los argumentos que los otros esgrimían para, después, ir desmontando sus premisas con sosiego y meticulosidad implacable, aportando argumentos fundamentados en la doctrina con que otros pensadores habían ido conformado el acervo filosófico de la humanidad.
            Él era un hombre paciente... y tranquilo, pero, sentado en el calabozo de la comisaría, no paraba de repetir:
            - ¡Es que el árbitro se ha tragado un penalti clamoroso!

 

13.       - Maestro, ¿Piensa usted que la situación coyuntural es favorable para afrontar con probabilidades de éxito la acción prevista?
            - Déjate de mariconadas y pon, de una puñetera vez, el par de banderillas.

 


14.       Y terminó así su mitin:
            - ... y no me votéis los que esperáis un trato de favor, los que no queréis someteros al imperio de la justicia, los que no respetáis a las minorías, los que, en fin, no creéis en la democracia.
            Le hicieron caso y perdió las elecciones.



15.       Le dijeron que la distancia es el olvido. Él quería olvidar y se embarcó para tierras lejanas; pero no le sirvió de nada porque ella se había colado de polizón en las bodegas de su alma.



16.       Era un día gris de finales de otoño. El cielo plomizo empezaba destilar lágrimas a la caída de la tarde. En la chimenea se consumían los últimos troncos de alegría, y ella se preparó para cenar un buen tazón de chocolate con penas ya casi olvidadas. Hacía tanto tiempo que no las probaba que le parecieron nuevas.


17.       Tenía una gran habilidad para tirar la piedra y esconder la mano, pero, al final, todos supieron que era un cobarde, porque las piedras, siempre, terminan manchando las manos.

 


18.       Las estrellas, en el cielo, tiritaban de calor y, cuando hacía frío, jugaban al escondite.


19.       Como era inteligente prefería pasar por tonto que pasarse de listo.

 


Y 20.      Estaba viudo, había alcanzado la cima de su carrera profesional y era rico. Sus hijos eran ya mayores y sus nietos apenas si se acordaban de él, como no fuera para sacarle dinero. 
            Ella era joven. Tan joven que casi la doblaba la edad... y bonita. Como era viejo pero no lelo, sabía por qué se acostaba con él, aunque ella sabía mentir muy bien.
           Un día se casaron y a ella se le olvidó mentir.


lunes, 2 de diciembre de 2013

“EL LAGO DE LA LUNA” UN LIBRO DE CLARA GARCIA.

El Lago de la luna es un pequeño librito de 139 páginas que recoge seis cuentos escritos por Clara García Baños.
A Clara la conocí hace ya muchos años, cuando ambos ignorábamos nuestras aficiones literarias. Ahora he descubierto su talento y me atrevo a recomendar su libro.
Como no es cuestión de contarles todos los relatos, os voy a dejar el título de cada uno, con un breve párrafo, que dan una idea de la maestría de la autora a la hora de escribir:


1.- “Para siempre”.
“Como todos los parajes con encanto, el Lago de la Luna, tiene también su leyenda. Dicen que es un espejo oscuro donde la luna se refleja para lavar sus malos pensamientos; dicen que dentro habitan almas en pena de los que han muerto por amor; que son sus voces lo que se oye en las noches de luna, cuando el aire azota las ramas de los castaños; dicen que no tiene fondo".
2.- “En este pueblo no hay ladrones”.
“Pasamos a la sala. La vivienda, aún siendo nueva, soltaba un cierto tufillo a casa antigua, sin ventilar, rebosante de recuerdos. La salita era pequeña, demasiado pequeña para los muebles que contenía: una mesa camilla en el centro. bajo una lámpara de cerámica de gusto dudoso; un sofá cama de dos cuerpos y otro de tres. donde se suponía que debíamos sentarnos, aunque quedábamos ridículamente bajos con respecto a la mesa; un aparador que contenía mil minucias y una vitrina donde se exhibían varias colecciones de cristalería y vajilla, de esas que a algunas mujeres les gusta coleccionar para no usar jamás”
3.- “Uno de los nuestros”.
“La familia estaba en primera fila, bajo las ramas del sauce. Hirviéndose a fuego lento en dos angustias diferentes. La primera, el dolor sin fondo de la pérdida, trágica y violenta, de la menor de sus hijas. La segunda, la incapacidad de sustraerse a nuestras miradas, a nuestros comentarios, al qué dirán del que la familia De Villa Maldonado, hacía tantísimos años que sabía cuidarse con tanto decoro”.


4.- Nunca pidas sal al vecino del tercero”.
“El roce de la puerta cerrándose bajo el peso del cuerpo de Telma ahogó un hondo suspiro de la mujer, mientras apoyaba la caja de bombones sobre su alterado corazón”.
5.- “Un mal día”.
“Un escalofrío me recorrió entera y supe que estaba a punto de pescar un resfriado. ¡Lo que hubiera dado yo por no tener que ir al Super! Pero ya he dicho que mi vida está hipotecada a demasiadas cosas, así que no pude rehuir la responsabilidad que recaía sobre mí. Arranqué mi ciento veintisiete a la tercera”.
6.- “Testimonios”.
“Estaba descabezando una siestecita, con este calor, cuando me despertaron unas voces apuradas, cuatro o cinco hombres, gritando todos a la vez; poco entendí entonces de aquel guirigay: algo de un muerto y una ambulancia que venía para aquí. Pidieron la llave del salón parroquial. Sí, es costumbre, sí. Aquí no hay donde velar a los muertos, no siendo en el salón parroquial”.

Son seis relatos en los que se mezclan el misterio y la intriga con un humor un tanto surrealista y una gran sensibilidad. Con una prosa fácil y cuidada nos va llevando por sus páginas haciendo muy difícil dejar el libro sin haber terminado el relato.
La autora ha buscado unos entramados argumentales muy precisos para hacer creíbles sus disparatadas historias, que emocionan y entretienen.
A mí el que más me ha gustado es el último, aunque el primero puede ser el más completo desde el punto de vista literario. 
Si estáis interesados en el libro, lo podréis encontrar en “DESCUBREBOOKS” en este enlace: 


Y lo podéis encontrar en formato de papel o en formato digital, tanto epub como pdf.

Desde aquí mi enhorabuena a la autora y mi gratitud por haberme enviado su libro.
Gracias, Clara.

miércoles, 13 de noviembre de 2013

"EL BLASÓN DE LOS CHAVES DE VILLALBA". Una comedia de LOPE DE VEGA.

Teatro Lope de Vega de Chinchón.

Es sabido que el Teatro Lope de Vega de Chinchón lleva el nombre del Fénix de los Ingenios, para recordar que donde ahora está el teatro estuvo el Palacio de los Marqueses de Moya, don Andrés de Cabrera y doña Beatriz de Bobadilla cuando los Reyes Católicos les concedieron el Señorío de Chinchón en el año 1480.
En este Palacio, casi cien años después, siendo don Diego Fernández de Cabrera y Bobadilla el III Conde de Chinchón,  invitó a pasar unos días en el Palacio a don Pedro Fernández de Castro, Andrade y Portugal, IV Marqués de Sarria, VII Conde  de Lemos, IV Marqués de Sarria y V Conde de Villalba. Al marqués le acompañaba su protegido don Félix Lope de Vega y Carpio, quien desde 1598 era su secretario y que estaba terminando de escribir una comedia que tituló "El Blasón de los Chaves de Villalba". El manuscrito autógrafo de esta comedia está fechado en Chinchón, el 20 de agosto de 1599. La obra se la dedicó el autor al pequeño hijo de su anfitrión, don Luis Gerónimo, que contaba entonces con la edad de 10 años;  después de hacer la primera lectura pública en las veladas de esos días en el palacio de los Condes de Chinchón.

                Luis Jerónimo Fernandez de Cabrera Bobadilla         Pedro Fernández de Castro, Andrade y Portugal.


Inicialmente, esta comedia tenía por único título Los Chaves de Villalba. El manuscrito autógrafo de esta comedia, como hemos dicho, está fechado en Chinchón a 20 de agosto de 1599, existía a fines del siglo pasado en el archivo de la casa ducal de Sessa. Se ignora su paradero actual, pero en la Biblioteca Nacional existe una copia, sacada en 1781 por D. Miguel Sanz de Pliegos, archivero de aquella casa. Es documento importante, no sólo porque mejora en algunas cosas el texto de laParte X de Lope (1618), en que esta comedia salió impresa, sino porque da razón de las raras alteraciones que en ella mandó hacer la censura. 
En la comediase trata de las guerras de Italia entre franceses y españoles, llevando los nuestros la mejor parte, como la llevaron en la realidad histórica, y no escaseaban conceptos hostiles y ofensivos para el amor propio de nuestros vecinos. 
En esa época se vivía en paz con éstos desde 1598, fecha del tratado de Vervins; acababa de subir Felipe III al trono, y el Duque de Lerma, que en su nombre gobernaba, era pacífico por temperamento y por cálculo. Se dio orden al secretario Tomás Gracián Dantisco, censor de esta comedia, para que no la dejase representar sin que se hiciesen en ella algunos cambios, «por tocar en la historia que tocaba», y tanta importancia se dió al caso, que hubo una representación previa de la pieza, enmendada, en casa de un Consejero de Castilla, el licenciado Tejada, con asistencia de D. Pedro de Tapia, D. Juan Ocón y otros consejeros, y del célebre predicador de S. M., Dr. Terrones, los cuales la aprobaron y dieron por buena después de examinada. Este ensayo, que se verificó en la noche del sábado 30 de diciembre de 1600, muestra la atención que entonces se concedía a las cosas de teatro y el aprecio que ya se hacía del talento de Lope de Vega, todavía muy joven. 

Félix Lope de Vega y Carpio.

Era difícil enmendar una comedia enteramente histórica y cuyos personajes eran conocidos de todo el mundo. Los censores sólo hicieron unos pequeños cambios, como poner albanés en vez de francés , y Albania en vez de Francia , sin reparar que muchas veces se destruía el verso; y se disfrazaron un poco algunos nombres y apellidos, escribiendo Oristán por Guzmán , rey Enrique por rey Fadrique (de Nápoles), Dionís por Luis duodécimo (de Francia). Pero como al mismo tiempo quedaban otros muchos sin alteración, resultó un galimatías, que después se procuraron remediar en posteriores ediciones, restableciendo el primitivo texto.
Es comedia genealógica, de poco valor, como casi todas las de su género. Está fundada en una anécdota, probablemente fabulosa, que Lope hubo de recoger de la tradición oral, porque no la he encontrado en ningún libro de historia, ni siquiera en la obra manuscrita de D. Juan Duque de Estrada sobre el linaje de los Chaves. 
El mismo Lope es quien la refiere de este modo en las  notas a su novela pastoril La Arcadia , que publicó un año antes de escribir la comedia:
«Villalva, o Chaves de Villalva, fué un caballero español, natural de Truxillo, cuya valerosa hazaña, tan digna de memoria”
 Como esta acción caballeresca no bastaba para llenar una comedia, Lope la dilató con una intriga amorosa mil veces repetida en su Teatro, y con muchas escenas históricas en que intervienen el Gran Capitán, Diego García de Paredes y los generales franceses Aubigny (Mosiur de Aubení) y el Duque de Nemours, a quien llama Namurcio. Hay algún trozo poético de mérito, por ejemplo, la narración del desafío de Barleta en el acto segundo, y el reto de Chaves de Villalba en el tercero, y el conjunto debió de agradar por la representación animada de la vida soldadesca, por la jactancia patriótica y por el aparato escénico de la batalla entre Chaves y el señor de Aspramonte.
En el libro III de La Arcadia (tomo VI de la edición de Sancha, (página 207) puso Lope esta inscripción en loor del honrado caballero Chaves de Villalba , que en honra del Rey Católico venció en Roma aquel celebrado desafío:

«Desafíos puso en Roma 
       Un Valon, que el Rey francés 
       El mayor del mundo es, 
       Y en su honor las armas toma. 
           Yo dixe que el Rey de España; 
       Y le maté peleando, 
       Y dióme de oro Fernando 
       Dos águilas por la hazaña.» 

Esta comedia, que está catalogada por Menéndez Palayo dentro de su estudio sobre el teatro Lope de Vega, en el Apartado V: Encuadrado en el capítulo IX:  CRÓNICAS Y LEYENDAS DRAMÁTICAS DE ESPAÑA, se le asigna el número  LXXIV. EL BLASON DE LOS CHAVES DE VILLALBA no es de las obras más conocidas de Lope de Vega, pero para nosotros muestra la curiosidad de que fue terminada de escribir en nuestro pueblo, el día 20 de Agosto de 1599.


lunes, 29 de abril de 2013

EL CIELO DE LAS AMAPOLAS.


A María Antonia.


"Yo nací en un prado, a finales de un mes de abril en el que las lluvias habían llegado con anticipación. Recuerdo muy poco de mis primeros días de existencia. Tan solo que eran mis vecinas unas flores de pequeños pétalos  blancos  y un corazón redondo de color amarillo, que creo recordar que las llamaban margaritas. Justo a mi lado, tenían su residencia un pequeño cardo, que era muy agradable en su trato pero poco delicado en las distancias cortas, y una pequeña espiga de trigo, que había crecido muy deprisa y estaba demasiado espigada para su edad. A nuestro alrededor, corrían a diario unos niños muy grandes que resultaban peligrosísimos porque al menor descuido te podían aplastar y dejabas de existir.

Y ese fue mi primer trauma infantil. Aunque nadie me lo advirtió, pronto llegué a la conclusión de lo pasajero de mi existencia. Eran tantos los peligros que me acechaban, que ya era difícil sobrevivir un solo día, y llegar a un mes sólo se podía conseguir si el destino te había rodeado de peñascos o de alguna planta venenosa a la que nadie quería acercarse. Y aún, si lograbas sobrevivir, la esperanza de vida no sobrepasaba, apenas, unos pocos meses. 

Como digo, ese mes de abril en que nací, había sido lluvioso casi en demasía y unido a que los vientos habían soplado con generosidad el mes anterior, llegamos a un mes de mayo exuberante en el que los colores de las plantas  ponían el marco adecuado para escuchar los sonidos de la primavera, con los gorjeos de los jilgueros, el silbo aflautado de los mirlos, el grito estridente de los vencejos o el trisar de las golondrinas. Pero todo entonces, era efímero. Nadie podía asegurar que cuando el sol apareciese detrás de las montañas alguno de nosotros seguiría viviendo.

Yo me quejé a un olmo cercano. Él era sabio y tenía más experiencia de la vida porque había vivido muchas estaciones, muchos soles y muchas lunas. Yo creo que, sólo para consolarme, me contó que más allá del horizonte, donde corría el sol al caer de la tarde, y donde vivía la luna hasta que salía a dar su paseo nocturno, mucho más allá, me dijo, había un cielo precioso para las amapolas.

Yo le pregunté si había también un cielo para los olmos, y otros para las margaritas y para las azucenas, que había oído que eran unas flores preciosas. Y me dijo que no; que sólo era para las amapolas. Porque las amapolas somos flores sencillas, sin pretensiones ni aires de grandeza. Allí en nuestro cielo, me contó el viejo olmo, viviríamos para siempre, y el rojo color de nuestros pétalos se mantendría para siempre brillante y lozano, como ahora lucía entre las margaritas y las demás florecillas silvestres que me rodeaban y que como yo era aún demasiado joven no me había aprendido sus nombres.

No me lo llegué a creer del todo. Era demasiado bonito y no era justo. Yo pensaba que las margaritas, que también eran flores sencillas, y todas las demás, aunque no conociera su nombre, también deberían tener un cielo, aunque estuviese aún más lejos del horizonte donde se esconde el sol.

Aquella noche, antes de dormirnos, el viejo olmo me aseguró que vendría alguna vez a visitarme al cielo de las amapolas y esa noche soñé con estrellas relucientes y hasta me pareció que la luna se acostó a mi lado hasta que el sol vino a despertarnos cuando amaneció la aurora".





Yo la conocí ya en los últimos días de su vida, debió ser a mediados de agosto. Estaba en un búcaro de cristal, junto con otras flores silvestres que había recogido mi nieta y que mi hija había puesto en la mesa del cuartito de estar, junto a la ventana del patio.
Me llamó la atención su vivacidad en comparación con las demás, que ya se las veía demasiado ajadas y algo tristes. Yo me cuidaba de cambiar el agua del florero donde ponía un trocito de aspirina, y una tarde, mientras todos dormían la siesta, ella me contó su vida.
Cuando todas las flores murieron yo sabía que mi amapola estaría llegando a su cielo, al cielo de las amapolas; que está más allá del horizonte, hacia donde todos los días el sol corre al caer de la tarde y donde vive la luna, esperando que llegue la noche para salir a dar su paseo de todos los días. 

viernes, 6 de abril de 2012

CHINCHÓN ESCENARIO DE LA NOVELA DE ANTONI VIVES.


Antoni Vives Tomás es teniente de alcalde de Barcelona, pero además es novelista y acaba de publicar su nueva novela “Las banderas del 1º de Abril”, a la que ha dedicado casi cuatro años y en la que nos presenta un friso sobre las heridas de la postguerra, que le sirve para aseverar que al terminar el conflicto bélico "triunfó la institucionalización del cinismo".
La acción de la novela la acción se inicia en Chinchón (Madrid) cuando el ejército de Franco entra en la localidad, donde confluirán Misericordia, conocida como "La Pasionaria de Chinchón"; el alférez falangista e idealista Jesús Camacho Ruiz de Villalobos y Julián Alcántara Rodríguez de Zúñiga, que acabará siendo el alcalde.

Preguntado por el hecho de que la historia arranque en una localidad como Chinchón, señala Vives que: “ se trata de un lugar muy potente y fascinante, "muy poliédrico y cañí, aunque también fue la sede de la agencia de propaganda del Partido Comunista durante los años de la guerra".

Hace unos años, el autor se puso en contacto conmigo para solicitarme información documental sobre esos años en Chinchón, que le trasmití en su día, y que espero le hayan servido para documentar mejor su historia.
El único problema es que la novela está escrita en catalán, por lo que tendremos que esperar a que se traduzca al castellano, o se haga la película... o nosotros aprendamos el catalán...

viernes, 23 de marzo de 2012

PRÓXIMA PUBLICACIÓN DE LA SEGUNDA PARTE DE "LOS VELOS DE LA MEMORIA"

Durante este período de tiempo que he estado retirado, he tenido tiempo de abordar un proyecto que tenía aparcado desde hacía varios meses. Escribir la segunda parte de la novela "Los velos de la memoria" que publiqué hace un tiempo en este blog, y que podéis leer pinchando en la portada que aparece en la parte inferior de este blog.
Mi intención es publicar también esta segunda parte por capítulos, como hice en la primera, y a falta de algunos retoques que estoy haciendo, pienso que estará dispuesta para el mes que viene.
Ahora os dejo el prólogo de esta segunda parte que firma El Eremita.

LOS VELOS DE LA MEMORIA II:
SEGUNDA PARTE:

EL AMO.


PROLOGO:
Me encarga mi amigo Manolo Carrasco que haga un pequeño prólogo para esta segunda parte de “Los Velos de la Memoria”, que lleva el subtítulo de “El Amo”.
Cuando leí la primera entrega con el subtítulo de “Historia del Solar”, me pareció una novela interesante, con mucha acción, con muchos personajes, con una interesante intrahistoria que retrataba un pueblo peculiar durante un larguísimo periodo de tiempo que narraba la historia de tres generaciones.
En la primera parte, el protagonismo indiscutible de doña Margara llegaba a eclipsar al resto de los personajes, por lo que muchos de ellos quedaban prácticamente esbozados y el lector se quedaba con ganas de conocer más detalles interesantes de sus historias.
Esta impresión personal que le trasmití, coincidía con los comentarios que había recibido de otros lectores que le habían pedido una nueva versión ampliada o una segunda parte complementaria de lo escrito.
Ahora que muchos escritores recurren a sagas y trilogías, parece lógico pensar que la decisión del autor de escribir una segunda parte, e incluso otra tercera, puede ser acertada.
En esta segunda parte, que debe ser leída después de la primera publicada, recoge la historia que se inicia en una época anterior y se centra en la vida y peripecias de Rosa, la amante de don Nicomedes.
Podríamos decir que Rosa es la antítesis de doña Margara. Rosa no es una heroína, no tiene ni la prestancia ni el ánimo para llegar a ser un prototipo humano que pueda servir como canon a imitar. Rosa es una pobre mujer que nació para no ser nadie. Como le dice su madre en una ocasión: “Mira, para los pobres eso de la honra y de la dignidad son finezas que no nos podemos permitir. Eso queda para los ricachones que tienen que pensar en el qué dirán para pavonearse entre los de su clase. Nosotros nos tenemos que conformar con no pasar hambre.”
Rosa va a tener que acomodarse a las circunstancias que le va preparando el Destino, aceptando las distintas situaciones que se van planteando. La valoración moral de este comportamiento se va amoldando a las circunstancias que le tocaron vivir.
Con una formación precaria, toda su vida se va a regir por una moral de subsistencia en la que no cabe la maldad pero tampoco los remilgos de un remordimiento por lo que la vida le ha obligado a hacer.
Su cuna le había reservado una vida de sometimiento a los padres, primero; después, a los amos, para terminar atada a un marido de su misma clase, que la iban a obligar a tener que acatar lo que cada uno de ellos pudieran disponer en cada momento de su vida.
Sin embargo, todo eso cambió drásticamente por un hecho deleznable por parte del que iba a ser su “amo”, que sin embargo cambió su vida a una situación mucho más placentera y fácil para ella.
El ser la querida, la mantenida, la barragana, en una palabra, la furcia oficial del señorito, no iba a representar para ella un trauma moral que amargase su existencia, porque los pobres no se pueden permitir el lujo de una conciencia exquisita, como las formalidades sociales y religiosas enseñan a las jovencitas de buena familia y alta alcurnia; aunque no sea nada más que hasta consiguen un buen marido.
Luego se tuvo que amoldar a los requerimientos de la sociedad, cuando sus hijos tuvieron que emprender una formación y una preparación que les permitiese no tener que aceptar su mismo destino.  
La acción se desarrolla en un Madrid que termina el siglo XIX y comienza el XX. Un Madrid en el que la miseria apenas si salpica a nuestra protagonista, y que empieza su carrera de progreso y ampliación que llegaría a convertirle en una de las principales capitales de Europa.
Al escoger este escenario para la novela, el autor se enfrenta al reto que representa ahondar en una época y una ciudad en construcción sólo conocida parcialmente, aunque se puede disponer de informaciones fragmentarias que ofrece la impresionante herramienta que es Internet.
El autor ha ideado un complejo decorado de historias y situaciones, mezcladas con hechos históricos reales, en el que ha ido colocando a sus personajes, para hacer más creíbles sus vicisitudes personales y más amena su lectura.
Como ya es su costumbre, el autor va poniendo a sus personajes nombres de personas reales, aunque ninguna de ellas tengan nada que ver con el personaje de la novela. No deja de ser un pequeño homenaje a estas personas, como muestra de cariño y admiración.
Esta segunda entrega es un complemento de la novela anterior, posiblemente con menos acción y menos dramatismo, más pausada, que da el contrapunto a la azarosa y trágica vida de doña Margara, que siempre se guió por el egoísmo,  la soberbia y la venganza.
Pero es mejor que cada uno de los lectores hagáis vuestra propia valoración, porque siempre habrá tantas historias como lectores, porque el lector, a la postre, es el que conforma la historia que ha ideado el autor.
Yo espero que os guste.
El Eremita.

viernes, 12 de agosto de 2011

EL SÓTANO


Desperté con el cuerpo dolorido. Era como si hubiese recibido una tremenda paliza y además no veía nada. Todo estaba absolutamente a oscuras o me había quedado ciego, pero los ojos eran lo único que no me dolía del cuerpo. Estaba boca a bajo en un suelo húmedo y demasiado frío. Era cemento o una superficie rugosa, pero con demasiada humedad. Me costó levantarme; al hacerlo mi cabeza tropezó con lo que debía ser la esquina de una mesa. Olía a viejo. Una mezcla de óxido, ropa apulgarada, aceite de linaza y alcanfor. Cuando estuve de pie extendí los brazos, moviéndolos para no volver a tropezar. Llegué hasta una pared que debía estar pintada al “gotelé” y tenía algunos desconchones. Palpé un interruptor, lo pulsé pero no se encendió ninguna luz. ¿Realmente estaría ciego? No recordaba nada... No sabía lo que había pasado... no sabía donde estaba... ¿Me habrían secuestrado...? Mi corazón empezó a palpitar apresuradamente... en el total silencio en que me encontraba se podían oir perfectamente sus latidos cada vez más acelerados. Mi primera intención fue pedir socorro, pero pensé que antes era mejor averiguar donde estaba. Me quedé parado, de pie, y no se oía nada. Estaba inmóvil sin apenas atreverme a respirar. Me pareció escuchar como un leve ruido que bien podía estar producido por algún pequeño ratón. Dí una palmada y el ruido cesó al instante.  Me pareció percibir un zumbido casi imperceptible que debía provenir de otra habitación cercana. Por la reverberación de mi palmada pensé que la estancia no era demasiado grande. Levanté un brazo, me puse de puntillas y logré tocar el techo, debía medir poco más de dos metros. Mi mano tropezó con una bombilla que colgaba del techo, sin lámpara ni tulipa, estaba fria, lo que me tranquilizó porque ahora sabía que no había luz y que no debía estar ciego.

Me dí cuenta de que en el dedo anular de la mano derecha tenía un anillo. Debía estar casado.. ¿Tendría hijos? No lograba recordar nada. Me palpé la ropa. Por la textura debía vestir un chandal con sudadera y unas zapatillas de deporte. Sin embargo me vino a la mente un traje azul marino, una corbata de rayas rojas y grises y una maletín negro... Pero no lograba fijar mingún recuerdo y la cabeza me empezó a doler de nuevo. 

Avancé muy despacio, cerciorándome de que no iba a chocar con ningún mueble. Al dar un paso tropecé con un recipiente que debía tener líquido, por el ruido que hizo al volcarse. Enseguida me incliné para recogerlo y pude comprobar que era una bidón de plástico, al que se le había caído el tapón. El líquido era disolvente, no lo podía ver pero su olor era inconfundible. Aunque lo levanté rápidamente se había derramado algo del líquido porque mis pies se resbalaban. Con más cuidado llegué a otra pared; allí había una puerta que estaba cerrada. No tenía cerrojos ni pestillos ni se veía ninguna claridad por ninguna de las rendijas del quicio. La golpeé con los nudillos, era metálica, de una sola pieza y debía estar esmaltada porque su tacto era más cálido que el de las chapas sin pintar. Nunca, antes, había tenido que renunciar al sentido de la vista y ahora sentía miedo... No sabía mi nombre; realmente no sabía quien era... Sólo que estaba a oscuras, en un lugar desconocido, con todo el cuerpo dolorido... pero algo más tranquilo porque ahora pensaba que no estaba ciego.

¿Sería médico... o tal vez empresario..? Me vino a la mente la imagen de un coche grande, muy limpio... Sería un magnate de la industria... pero yo iba delante... No, no podía ser taxista... era mejor no pensar....

Pude tocar dos sillas de madera torneada con el asiento de anea; una estantería en la que estaban colocados siete botes que debían de ser de pintura por el tamaño; también pude contar hasta diez cajas de cartón llenas de libros que olían a polvo y humedad, lo que, extrañamente,  me resultaba  familiar. En el centro de la habitación había una mesa cuadrada cubierta con un hule viejo, porque tenía algunos cortes y, no sé porque, pensé que debía ser de cuadros rojos y azules.  Sobre la mesa había un plato con mondas que olían a naranja, un vaso vacio y una botella de plástico sin tapón, que tenía algo de líquido. Puse un dedo sobre la boca de la botella,  la incline y el contenido no me  produjo ninguna sensación. Llevé el dedo a mi boca y era agua. Me atreví a dar un trago para ver si calmaba mis nervios. Estaba caliente y tenía un ligero sabor a cal. 

Junto a otra de las paredes palpé otro mueble que podía ser un banco de bricolage. Encima, en uno de los extremos, una caja de poco más de dos palmos de largo y uno de ancho, que pesaba mucho. Por su tacto frío y su consistencia, deduje que era metálica; además tenía dos asas redondeadas y abatibles. Era, sin duda, una caja de herramientas. En la parte de arriba tenía un cierre que unía las dos partes en que estaba dividida la tapa. Lo quité y la caja se abrió hacia los dos lados dejando que mis dedos fuesen descubriendo los dos pisos de pequeñas estanterías llenas de tornillos, clavos, tuercas, y tacos de plástico. En el fondo había un martillo, tres destornilladores, el más pequeño con punta de estrella, unas tenacillas, unos alicates y otro utensilio alargado con mango de madera que, solo con el tacto, no pude identificar. Lo volví a cerrar y mis manos siguieron la exploración. En la pared, colgados en unos clavos, había una tenaza grande, una llave inglesa, un mazo y .... uno de mis dedos había tropezado con algo punzante. Sentí un dolor agudo y me llevé instintivamente el dedo a la boca. Me salía sangre, sentí su sabor dulzón y esperé a que dejase de sangrar. Busqué en mi bolsillo y lié el dedo con mi pañuelo. Ahora con cuidado fui palpando hasta comprobar que era un serrucho. Lo descolgué. Su hoja era flexible, con los dientes demasiado afilados. El mango era de madera y por el tacto parecía estar muy usado. Lo empuñé y mi dedo índice encontró una pequeña muesca que me resultó conocida... Sí, yo conocía este serrucho... y yo era... claro, yo era Manolo... 

- Desde luego, Manolo, te le llevaba diciendo miles de veces... ¡Tienes que arreglar la cerradura del sótano y tienes que quitar esos cables de la escalera, que te vas a matar un día!... pero tú, como siempre, ni caso... 

sábado, 23 de julio de 2011

LAS CAMPANAS DE LOS SANTOS.


No me gusta el día de los Santos... odio este día; aunque antes era distinto. Antes esperaba con ilusión el día en que estrenaría el abrigo nuevo, las botas hasta las rodillas y la bufanda de lana a rayas marrones y blancas que todos los años me hacía la “yaya”. Cómo ha cambiado mi vida... por eso ahora no puedo soportar el  pesado lamento de las campanas que tendré que padecer hasta que logre dormirme esta noche. 

Este olor, mezcla de café, tabaco y anís, que inunda toda la sala, apesta, pero no me apetece levantarme para llevar las tazas y la copa la cocina. Otro día no daré la tarde libre a todo el servicio... Aunque me gusta la soledad en las tardes lluviosas del final del otoño. Víctor podía utilizar los ceniceros como todo el mundo, pero yo creo que usa el plato del café porque sabe que me molesta. Los restos del puro a medio fumar aplastado sobre los posos del fondo de la taza son el fiel reflejo de mi vida. Nunca me debí casar con él. Toda mi vida es un desperdicio. Seguro que él piensa que si no soy para él tampoco seré para otro hombre. Sabe que no le quiero pero no le importa, sólo me quiere para pasearme cogida a su brazo y presumir de esposa joven y hermosa... pero intocable. 

Esto es agradable. Aquí bajo las faldas de la mesa camilla se está bien. No me apetece leer.. el periódico dice lo de siempre, y aquí en Vetusta nunca pasa nada. Tengo que mandar que cambien ya las cortinas de invierno. Mañana vendrá él de visita, le he mandado recado a la rectoral y me han dicho que vendrá por la tarde, antes de la misa de difuntos... su conversación me calma y su presencia me tranquiliza. Siempre veo en sus ojos esos destellos de luz que me alagan, pero él es tímido y nunca se atreverá a decir lo que siente... a mí e gusta... Nunca pensé que lo llegase a reconocer... Es un sacrilegio... no, no puedo pensar en esto... ¡Ave María! Es una tentación del maligno... Engañar a mi marido es una cosa, pero engañarle con un hombre de Dios... tengo que pensar en otra cosa....

Voy a cambiar todo el vestuario; colores más alegres, aunque se escandalicen esas beatas que tanta envidia me tienen, sí, tengo que cambiar el vestuario... Para las navidades vendrán mis cuñadas... a ellas tampoco la soporto... Tengo que confesar mañana mismo... pero con el párroco...Nunca me atrevería a contarle a él todos mis pensamientos... 

¡Vaya, ya están aquí las malditas campanadas! Parece que este año suenan más graves, más pesadas, más tristes... con más pausa. Aunque estan cerradas todas las ventanas, los tañidos resuenan dentro como si estuvieran en mis entrañas... así suenan a vacío, a vacio y soledad... y también a tristeza... Hoy las campanas de los santos suenan para mí con más melancolía, con desesperación... como diciéndome que estaré aquí recluída hasta la primavera... Hoy las campanas de la catedral tañen para mí, sólo para mí... las campanas de todos los santos vuelven a sonar en la torre de la catedral porque saben que, sólo ellas, pueden hacerme compañía...  

Recordando La Regenta.

jueves, 21 de julio de 2011

LA VERDAD DE TOM RIPLEY

Lo que no contó Mary Patricia Plangman en  “El talento de Mr. Ripley” (Un ejercicio literario)



"Vivía en una pequeña casa cerca del lago a poco más de dos horas, en coche, de la gran manzana. Él se decía que éste era el motivo por lo que la visitaba tan poco, pero eso era porque ya se había acostumbrado a creerse las mentiras que le eran tan fácil urdir.

Era sábado y sabía que le gustaba asistir a los oficios de la iglesia; hoy quería darla una alegría y pensó que acompañándola tendría que dar menos explicaciones de su decisión.

Apenas si era capaz de respirar el aire puro que entraba por la ventanilla entreabierta de su coche, tan acostumbrado estaba a la contaminación de la ciudad y a los ambientes cargados de “Raoul´s” y de los otros garitos donde pasaba la mayor parte de las noches.

Tom, que no era muy dado a los exámenes de conciencia, no pudo evitar que la limpieza de aquella mañana de principios del otoño le trasportase a unos años que ya casi pensaba que había olvidado y se preguntaba qué le había llevado a esta situación.

Visitar a tía Dottie le producía sensaciones contradictorias. Por una parte no tenía que ocultar nada de su vida pasada, pero también tenía que cuidarse muy bien de no hacer referencias a su vida actual, que distaba mucho del cuento de hadas que había creado para ella. Era su única familia y la tenía un profundo cariño, a lo que también contribuía el cheque que cada mes le enviaba, ella creía que para financiar la escuela de contabilidad que tenía para niños pobres en Brooklin.

La sirena de un coche de policía le sobresaltó; no había demasiado tráfico y no tardó en ver cómo le sobrepasaba con sus luces relampagueantes encendidas, sin duda persiguiendo un conductor que se había saltado alguna señal. Ya empezaba a pensar que sus jefes no habían denunciado su continuada apropiación de fondos que había empezado dos años antes y que sólo le había servido para financiar su vida nocturna y algún otro pequeño capricho como el utilitario que ahora conducía. La denuncia supondría a la empresa un descrédito que le podría ocasionar más daño ante sus clientes que el desfalco que él había producido. Tenía que llamar  a Marc para saber si había recibido algún requerimiento judicial, porque no se atrevía a volver por casa por si la vigilaba la policía.

Había pergeñado detenidamente una historia creíble para conseguir el adelanto de la asignación de todo un año. Sabía que la economía de su tía no se iba a resentir por ello, y eso le permitiría disponer de un dinero extra a la financiación que recibiría del padre de Richard para su viaje a Europa. A tía Dottie no le extrañó el cambio de trabajo de Tom, a lo que ya estaba acostumbrada, y su traslado a Italia para organizar la delegación europea de la “Naviera Greenleaf”. Mientras extendía el cheque, porque nunca había podido resistirse al encanto de su sobrino,  pensó cuanto se parecía Tom a su madre, que estaba siempre dispuesta para ayudar a los demás y que afortunadamente no había salido a su cuñado, un vividor embustero y egoista desaprensivo con cara de buena persona, que nunca se responsabilizó de su familia que pudo sobrevivir gracias a ella y del que no había tenido noticias desde que los abandonó dos años antes de la muerte de su hermana.

- Espero que sea de total confianza tu amigo Marc, y que sabrá administrar los fondos de la escuela hasta que tu vuelvas.

Mientras degustaba el pastel de carne y la tarta de manzana que le retrotraían a los años lejanos de su niñez le fue contando a tía Dottie la suerte que había tenido al recibir el encargo de viajar a Nápoles para abrir la delegación de la Naviera. Allí le esperaba el hijo del dueño, su amigo Dickie, que pronto se pondría al frente de todo el negocio familiar, lo que le proporcionaba la gran oportunidad de conseguir un cargo de confianza en la empresa. Estas inmejorables perspectivas le compensaban sobradamente de los inconvenientes de tener que dejar su casa, sus amigos, su trabajo y a ella misma, durante una temporada que ahora no podía precisar cuanto podría durar.

Caía la tarde y vio por el retrovisor de su coche cómo ella le despedía desde el porche de la casa. Se palpó el bolsillo de la camisa donde había depositado el cheque y pensó que ya sólo le quedaba pasar por las oficinas de Mr. Greenleaf para recoger los billetes de avión y la provisión de fondos. Había insistido que en el pasaje figurase como empleado de la comañía en viaje de negocios, para evitar posibles malentendidos con la policía del aereopuerto. Sólo le quedaba comprar lo más imprescindible para renovar su vestuario y esperar hasta el jueves siguiente en que partía en vuelo regular a Roma, donde haría trasbordo hasta Sicilia. Por primera vez, a sus veinticinco años, pensaba que ésta podría ser la oportunidad para dejar de vivir a salto de mata, olvidar a la policía y empezar a labrarse un porvenir; aunque, en realidad, no le importaba demasiado porque él siempre había confiado en su talento innato para sobrevivir en las dificultades".

viernes, 8 de julio de 2011

EL MOLINO DEL BALNEARIO


Se quedó un rato de rodillas delante de la maleta abierta, contemplando perpleja aquella masa heterogénea de prendas. Se decidio a ordenarlas por colores; dabajo las más oscuras, encima las de colores claros. Luego pensó que era mejor colgarlas en perchas y colocarlas en el armario. Las de Carlos a la izquierda, las suyas a la derecha, pero ni así lograba organizar el caos de la ropa que parecía crecer y cada vez ocupaba más espacio en la habitación que iba encogiendo a medida de que pasaba el tiempo. Agotada se sentó en el borde de la cama. Tenía que hablar con Carlos, sería lo primero que haría cuando volviese del paseo. ¿Por qué le había dejado sola? pensó, y de pronto le pareció que todo se iluminaba en su mente. La había traido aquí para abandonarla en el molino. El fuerte olor a naptalina que desprendía las ropas hacía irrespirable el aire de la habitación. Pensó en abrir la ventana pero no se atrevió por si alguien la espiaba detrás de los visillos de las ventanas de enfrente. ¿Por qué su marido quería dejarla? ¿Es que ya no la quería? ¿Se había cansado de ella? Porque sí era su marido, lo decía el pasaporte que él había dejado en la recepción, además ella se acordaba de todos los invitados que había asistido a la ceremonia y de lo guapo que estaba Carlos con su esmoquin. Sin descorrer la cortina acertó a entreabrir la ventana, un soplo de aire fresco le acarició el rostro que se reflejó desvaído en el cristal. Desde allí se divisaba el jardín del que había hablado el maletero; le pareció ver a Carlos vadeando el rio camino del molino. Pensó en bajar en su busca, pero si no tenía el pasaporte ¿Cómo iba a preguntar por él? Sobre la mesilla estaba la llave de la habitación. Preguntaría por el señor de la 92; sí era lo más sencillo. Pero si salía y se llevaba la llave y él volvía ¿cómo podría entrar? Entonces él se enfadaría y en este caso tendría razón porque le había mandado que organizase el equipaje y la mayoría estaba aún sobre la cama. Los zapatos debían colocarse en la parte baja del armario, los sombreros arriba, recordaba que la ropa interior debía ir en los cajones y el camisón y el pijama en las mesillas de noche. En el fondo de la maleta estaba el reloj despertador, se había parado y no tenía ningún otro medio para saber la hora. Debían ser cerca de las siete porque la luz de la tarde se estaba tiñendo de violeta. Junto al reloj, el portarretratos con su fotografía de novios. Ya no habia ninguna duda de que estaban casados. 

Por fín había terminado, todo ya estaba en orden, pero quiso cerciorarse de que todo estaba en su sitio. Abrió el armario, la ropa de Carlos no estaba en las perchas, tampoco estaba en los cajones su ropa interior ni su pijama en la mesilla de noche, aunque ella podría jurar que la había colocado allí solo hacía unos minutos. Seguro que todo tenía una explicación y él se lo aclararía cuando volviese del molino. Él siempre tenía explicación para todo. Él le había explicado porqué tuvo que firmar aquellos papeles para que él se hiciese cargo de todos los negocios cuando murió papá y porqué tenían que casarse lo antes posible aunque a mamá no le parecía bien que ella se casase con el hijo del administrador, a pesar de que era tan guapo. Luego le había explicado porqué no debían salir mucho de casa y porqué era mejor vivir su amor al resguardo de las envidias de los amigos. Ahora también le había explicado lo bien que lo pasarían en el balneario alejados de los problemas de la gran ciudad. 

El cansancio y las emociones de ese día fueron venciendo su resistencia y terminó por caer rendida sobre la cama. La última imagen de su mente antes de dormirse fue la figura de Carlos cruzando descalzo el vado del rio. Ella se prometió que también tenía que ir mañana a ver el molino. 

ESTAS SON LAS ÚLTIMAS ENTRADAS

ESTAS SON LAS ÚLTIMAS ENTRADAS
Si quieres seguir leyendo las de los días anteriores, pincha en "ENTRADAS ANTIGUAS" de más arriba... te pueden interesar. Hay mas de 2000, pero no es necesario que las leas todas hoy...

ENCUENTRA LOS TEMAS QUE MÁS TE INTERESAN

MIS EDICIONES MUSICALES

MIS EDICIONES MUSICALES
SENTIRES. Canta Mª Antonia Moya. Edición remasterizada. 2012. Incluye las canciones siguientes:

AVE MARIA

AVE MARIA
De Schubert. Canta María Antonia Moya, acompañada por el Maestro Alcérreca. 2011. Para escucharlo, pinchar en la image.

LA TARARA

LA TARARA
Canta Maria Antonia Moya. Si quieres escuchar la canción, pincha en la imagen

LOS PELEGRINITOS

LOS PELEGRINITOS
La canción de Lorca, cantada por María Antonia Moya, con imágenes de Lucena (Córdoba) Para escuchar la canción pincha en la imagen.

EN EL CAFÉ DE CHINITAS

EN EL CAFÉ DE CHINITAS
La copla de Lorca, cantada por María Antonia Moya, acompañada a la guitarra por Fernando Miguelañez. 1986. Para escuchar la canción, pinchar en la imagen

VERDE, QUE TE QUIERO VERDE

VERDE, QUE TE QUIERO VERDE
Maria Antonia Moya canta el Romance Sonámbulo de Federico García Lorca. Puedes escucharlo pinchando la imagen.

LOS CUATRO MULEROS.

LOS CUATRO MULEROS.
Canta: María Antonia Moya. 1986.Para escucharlo,pinchar en la imagen.

PERFIDIA

PERFIDIA
Canta Maria Antonia Moya, acompañada a la guitarra por Fernando Miguelañez. Año 1986. Para escuchar la canción, pincha en la imagen.

PASODOBLE DE CHINCHÓN

PASODOBLE DE CHINCHÓN
Letra: L.Lezama - Música: Palazón. Canta: María Antonia Moya. 1987Puedes escucharlo pinchando en la imagen

MIS LIBROS DE FICCIÓN. EL AMARGO SABOR DE LAS ROSAS.

MIS LIBROS DE FICCIÓN. EL AMARGO SABOR DE LAS ROSAS.
"El amargo sabor de las rosas" Novela. Marzo de 2017

LA BODA

LA BODA
"La boda" 1996 -2001. Inédito.Para leer el cuento, pincha en la imagen

CHINCHÓN MÁGICO

CHINCHÓN MÁGICO
"Chinchón Mágico" 2002. Inédito. Para leer el libro, pincha en la imagen.

ANDANZAS Y SENTIRES

ANDANZAS Y SENTIRES
"Andanzas y sentires" 2003. Inédito. Para leer el libro, pinchar en la imagen,

ANTOLOGIA: CUENTOS Y RELATOS

ANTOLOGIA: CUENTOS Y RELATOS
"MIS QUERIDOS FANTASMAS" Recopilación de mis 100 cuentos y relatos que he seleccionado para vosotros.Próximamente en este mismo blog.

CUENTOS DE OTOÑO

CUENTOS DE OTOÑO
Cuentos de Otoño. 2006. Si quieres leer los cuentos, pulsa en la imagen.

CUENTOS DE CAFÉ CON LECHE

CUENTOS DE CAFÉ CON LECHE
Cuentos de café con leche. Pinchar en la imagen para leer los cuentos.

CUENTOS AMORALES

CUENTOS AMORALES
"Cuentos amorales" 2005. Inédito. Para leer los cuentos, pincha en la imagen

LOS CUENTOS DEL ABUELO

LOS CUENTOS DEL ABUELO
Próximamente en este blog.

TRABAJOS FORZADOS

TRABAJOS FORZADOS
Recopilación de 44 relatos escritos para el taller literario.2007-2012. Para leer los relatos pinchar en la portada.

EL CIELO DE LAS AMAPOLAS

EL CIELO DE LAS AMAPOLAS
EL CIELO DE LAS AMAPOLAS Y OTROS CUENTOS PEQUEÑITOS.2015. Recopilación. Para leerlo pinchar en la portada del libro.

LOS VELOS DE LA MEMORIA I. HISTORIA DEL SOLAR

LOS VELOS DE LA MEMORIA I. HISTORIA DEL SOLAR
"Los velos de la memoria". Historia del Solar. Edición restringida de 95 ejemplares. Se presentó el 10.1. 2010.

LOS VELOS DE LA MEMORIA II. EL AMO.

LOS VELOS DE LA MEMORIA II. EL AMO.
Los Velos de la Memoria II. El Amo. Edición digital. 2012.

LOS VELOS DE LA MEMORIA III LA HEREDERA

LOS VELOS DE LA MEMORIA III LA HEREDERA
LOS VELOS DE LA MEMORIA III. La Heredera..AÑO 2014.

DÉJAME QUE TE CUENTE....

DÉJAME QUE TE CUENTE....
"Déjame que te cuente"... 2013. Recopilación. Para leerlo, pinchar en la portada del libro.

HISTORIAS DE INTRIGA PARA DORMIR LA SIESTA

HISTORIAS DE INTRIGA PARA DORMIR LA SIESTA
2013.Recopilación de relatos. Para leerlos, pincha en la portada

PAISAJES CON FIGURA

PAISAJES CON FIGURA
2013. Recopilación. Para leer los relatos, pinchar en la portada

MIS LIBROS DE ENSAYO. LA OPINIÓN DEL EREMITA

MIS LIBROS DE ENSAYO. LA OPINIÓN DEL EREMITA
LA OPINIÓN DEL EREMITA. Recopilación. 2008-2013. Para leer los trabajos, pinchar en la portada.

LA OPINIÓN DEL EREMITA 2º TOMO

LA OPINIÓN DEL EREMITA 2º TOMO
Segunda entrega. Próximamente en este blog.

MIS OBRAS DE TEATRO.

MIS OBRAS DE TEATRO.
Un ramito de Violetas. Para leerlo, pulsar en la portada.

MIS LIBROS DE POESÍAS.

MIS LIBROS DE POESÍAS.
"SINSENTIDO" Para leer las poesías, pinchar en la portada.

MIS LIBROS DE VIAJES

MIS LIBROS DE VIAJES
Los viajes del Eremita.Volumen I. 2016.

LOS VIAJES DEL EREMITA VOLUMEN II

LOS VIAJES DEL EREMITA VOLUMEN II
VOLUMEN II. LOS VIAJES DEL EREMITA.

LOS VIAJES DEL EREMITA. VOLUMEN III

LOS VIAJES DEL EREMITA. VOLUMEN III
Los viajes del Eremita. 2016.

LOS VIAJES DEL EREMITA. VOLUMEN IV

LOS VIAJES DEL EREMITA. VOLUMEN IV
Los viajes del eremita.Volumen IV. 2016.

EL CATÁLOGO DE MI PINTURA.

EL CATÁLOGO DE MI PINTURA.
POLITÉCNICA. CATÁLOGO DE ARTE. Pintura, dibujo, diseño.Para ver el catálogo, pinchar la portada

FOTOGRAFÍA: ESPAÑA,UN MOSAICO DE IMÁGENES.

FOTOGRAFÍA: ESPAÑA,UN MOSAICO DE IMÁGENES.
ESPAÑA: UN MOSAICO DE IMÁGENES. Fotografías. Para verlo, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: CHINCHÓN EN DUOTONO.

FOTOGRAFÍA: CHINCHÓN EN DUOTONO.
CHINCHÓN EN DUOTONO. Fotografía.Para ver la exposición, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA. DETALLES

FOTOGRAFÍA. DETALLES
MAS DETALLES. Fotografías. Para ver la exposición pincha en la portada.

FOTOGRAFÍA: ACORTANDO DISTNACIA

FOTOGRAFÍA: ACORTANDO DISTNACIA
ACORTANDO DISTANCIAS. Fotografías. Para ver la exposición, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: FRUTAS Y VERDURAS

FOTOGRAFÍA: FRUTAS Y VERDURAS
FRUTAS Y VERDURAS. Fotografías. Para ver la exposición, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: PAISAJES EN MI RECUERDO

FOTOGRAFÍA: PAISAJES EN MI RECUERDO
PAISAJES EN MI RECUERDO. Fotografías. Para ver la exposición, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: FOTOGRAFÍAS OCULTAS

FOTOGRAFÍA: FOTOGRAFÍAS OCULTAS
FOTOGRAFÍAS OCULTAS. Fotografía. Para ver la exposición, pinchar en la portada

FOTOGRAFÍA: DENIA EN FALLAS

FOTOGRAFÍA: DENIA EN FALLAS
DENIA EN FALLAS. Fotografías. Para ver la exposición, pinchar en la portada

FOTOGRAFÍA: CHINCHÓN EN FIESTAS

FOTOGRAFÍA: CHINCHÓN EN FIESTAS
CHINCHÓN EN FIESTAS. Reportaje fotográfico. Para verlo, pinchar en la portada

FOTOGRAFÍA: TURISMO

FOTOGRAFÍA: TURISMO
TURISMO. IMÁGENES DE MIS VIAJES. Fotografías. Para verlas, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: MIS FOTOS.

FOTOGRAFÍA: MIS FOTOS.
MIS FOTOS. Folografías: para verlas, pinchar en la portada

FOTOGRAFÍA: COMIDAS

FOTOGRAFÍA: COMIDAS
COMIDAS. Fotografías. Para verlas, pinchar en la portada

FOTOGRAFÍA: UN VIAJE A CÓRDOBA Y GRANADA

FOTOGRAFÍA: UN VIAJE A CÓRDOBA Y GRANADA
VIAJE A CÓRDOBA Y GRANADA.FOTOGRAFÍAS. Para ver el reportaje, pinchar en la portada.

FOTOGRAFÍA: FLORES Y PLANTAS

FOTOGRAFÍA: FLORES Y PLANTAS
Flores y Plantas. FOTOGRAFÍAS. Para ver esta exposición, pinchar en la portada.

LAS RECOMENDACIONES DEL EREMITA: CHINCHÓN MONUMENTAL.

LAS RECOMENDACIONES DEL EREMITA: CHINCHÓN MONUMENTAL.
CHINCHÓN MONUMENTAL. Una visita virtual por las calles, plaza y campos de Chinchón. Para verlo, pinchar en la foto.

Museo Etnológico LA POSADA DEL ARCO

Museo Etnológico LA POSADA DEL ARCO
Una visita al Museo LA POSADA DEL ARCO.Para ver la visita virtual, pinchar en la fotografía.

EL MUSEO ULPIANO CHECA

EL MUSEO ULPIANO CHECA
Una visita al Museo ULPIANO CHECA en Colmenar de Oreja.Para ver la visita virtual, pincha en la imagen:

IMÁGENES RELIGIOSAS DE CHINCHÓN

IMÁGENES RELIGIOSAS DE CHINCHÓN
Una visita a las IMÁGENES RELIGIOSAS de CHINCHÓN.Para ver las imágenes, pincha en la Galería.

CARTELES DE TURISMO EN EL MUNDO

CARTELES DE TURISMO EN EL MUNDO
Un recorrido por distintos países y ciudades, visitando sus carteles de turismo. Para verlos, pinchar en la imagen.

ALELUYAS CHINCHONETAS

ALELUYAS CHINCHONETAS
ALELUYAS CHINCHONETAS. Para poder ver todas las aleluyas chinchonetas, pinchar en el dibujo.

Archivo del blog

Etiquetas